Publicado: 24.10.2015 10:26 |Actualizado: 24.10.2015 10:26

Las alabanzas a la dinastía de los Kim invaden los reencuentros de las familias coreanas divididas

Muchos familiares surcoreanos han declarado a medios locales que sus parientes de Corea del Norte se dedicaron a alabar al "líder supremo" y el sistema socialista norcoreano durante las reuniones colectivas. Los norcoreanos recibieron una lista de temas, entre ellos la política, de los que tenían prohibido hablar. 

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5
Comentarios:
Familias divididas desde el final de la guerra de Corea se reencuentran este fin de semana gracias a la ONU.- REUTERS

Familias divididas desde el final de la guerra de Corea se reencuentran este fin de semana gracias a la ONU.- REUTERS

SEÚL.- Además de las lágrimas y los abrazos de parientes que no se veían desde hace más de seis décadas, las alabanzas al régimen de Kim Jong-un son la tónica en la reunión de familias divididas de las dos Coreas a pesar de la prohibición de hablar de política.

Tras la primera ronda de reencuentros, que tuvo lugar desde el martes hasta el jueves, muchos familiares surcoreanos han declarado a medios locales que sus parientes de Corea del Norte se dedicaron a alabar al "líder supremo" y el sistema socialista norcoreano durante las reuniones colectivas, que continuarán este sábado tras el receso de ayer.



Esto a pesar de que los familiares -la mayoría ancianos- recibieron una lista con los temas que está prohibido abordar, como política o asuntos sociales de actualidad, antes de la vigésima reunión y la primera en casi dos años que se celebra en el monte Kumgang, en territorio norcoreano.

Más de cinco centenares de miembros de 96 familias divididas se citaron durante tres días en su primer reencuentro desde la Guerra de Corea (1950-53), y otras 90 familias lo hacen desde hoy en tres reuniones colectivas y una individual de dos horas de duración cada una, además de comidas y cenas.

En el caso de las familias surcoreanas, prácticamente la totalidad cumplen a rajatabla con las normas ya que "si critican a los líderes (de la familia Kim) o realizan comentarios inapropiados puede meter en problemas a sus parientes de Corea del Norte", reveló a Efe un funcionario del Gobierno en Seúl.

En cuanto a las norcoreanas, sus alabanzas a los líderes y al régimen de los Kim son constantes, según revelan tanto las familias del Sur que regresaron el jueves como fuentes del Ejecutivo surcoreano, e incluso los propios medios de Pyongyang.

La Ley Nacional de Seguridad surcoreana restringe duramente todo tipo de alabanzas al régimen de los Kim.

 norcoreanos dijeron a sus familiares del Sur que disfrutan de una vida feliz y plena gracias al sistema socialista coreano enfocado en las masas populares, recordando los días de abnegado trabajo para la prosperidad bajo el cuidado del gran sol (el líder)", expresó la agencia estatal norcoreana KCNA al término del primer encuentro el martes.

Una fuente del Gobierno surcoreano reveló a Efe que autoridades de Corea del Norte vigilan lo que dicen los participantes en la reunión de familias y, una vez finalizadas estas, les someten a una "sesión de control" para verificar lo que han comunicado a sus familiares y viceversa.

A pesar de esta situación, la fuente aseguró que al Gobierno de Seúl "no le preocupa" que los norcoreanos transmitan "mensajes de propaganda" a sus familiares del Sur, a pesar de que la Ley Nacional de Seguridad surcoreana restringe duramente todo tipo de alabanzas al régimen de los Kim.

"Nuestra principal prioridad es evitar cualquier tipo de problema en las reuniones. Siempre que sea así, estamos satisfechos", aseguró la fuente.

Hay que recordar que las reuniones de familias separadas son un asunto delicado que depende de las relaciones políticas entre Norte y Sur, que solo organizan este tipo de eventos en momentos de reconciliación.

Esto explica que las autoridades establezcan un alto número de restricciones para evitar problemas que pudieran alterar los encuentros o provocar un conflicto entre los Gobiernos de Seúl y Pyongyang.

Las reuniones de familias divididas también incluyen intercambio de regalos y generalmente los participantes de la más próspera Corea del Sur entregan dinero en efectivo a sus parientes del Norte, lo que también está sujeto a algunas restricciones.

Por ejemplo, en la lista elaborada por la Cruz Roja figuran como prohibidos los artículos electrónicos, obras de arte o relojes y cosméticos por encima de los 100 dólares, mientras la entrega de dinero en efectivo no puede superar los 1.500 dólares, toda una fortuna en el país comunista.