Público
Público

Atentado en Pakistán contra tropas de EEUU

Los tres soldados muertos viajaban de paisano porque el Pentágono oculta su presencia en la zona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una bomba colocada en las inmediaciones de un colegio femenino paquistaní acabó ayer con la vida de tres soldados estadounidenses y una decena de alumnas paquistaníes. El ataque confirma la presencia de tropas estadounidense en el noroeste del país, y pone en un aprieto al presidente Asif Alí Zardari, que lo ha negado en reiteradas ocasiones.

Es la primera vez que tropas de EEUU mueren en el cinturón tribal fronterizo con Afganistán. Teóricamente, no tienen el consentimiento de Islamabad para realizar operaciones militares en esta región y como muestra del secretismo con el que participan en ellas, los soldados fallecidos vestían ropas civiles y fueron primero identificados como periodistas y más tarde como cooperantes.

Horas después, la embajada estadounidense reconoció en un comunicado la muerte de tres militares y afirmó que estaban entrenando al Cuerpo Fronterizo, una fuerza paramilitar paquistaní, en técnicas de contrainsurgencia en la demarcación del Bajo Dir.

Los talibanes paquistaníes se atribuyeron el atentado contra el convoy y amenazaron con repetirlo. 'Continuaremos con estos ataques a los americanos', dijo por teléfono a Reuters el portavoz de Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), Azam Tariq.

El asalto ocurre en plena ofensiva área de EEUU en las áreas tribales contra el líder talibán, Hakimulá Mehsud, y sus principales aliados. EEUU intensificó los bombardeos de aviones no tripulados en esta región tras la difusión de un vídeo de Hakimulá junto al espía doble jordano que mató a siete agentes de la CIA en Afganistán.

Gran parte de los paquistaníes se opone a los talibanes, pero los bombardeos tampoco cuentan con el beneplácito de la población, que recela cada vez más de la intervención norteamericana en su país.

Sólo en 2008, unas 600 personas entre ellas numerosos civiles murieron en estos ataques. Uno de los bombardeos mató al ex líder talibán, Baitulá Mehsud, y estos días el ejército investiga si son ciertos las informaciones que dan también por muerto a Hakimulá, su sucesor. El Gobierno paquistaní ofrece cinco millones de dólares de recompensa a quien dé pistas que permitan capturar, vivos o muertos, al líder de los talibanes y a sus 18 hombres más cercanos.

Los insurgentes han sido debilitados en las sucesivas campañas militares del Ejército paquistaní, pero con este atentado demuestran que todavía tienen capacidad de reacción.

La destrucción de las escuelas femeninas es uno de los objetivos de los talibanes, que se oponen a la educación de niñas y mujeres, y forma parte de su campaña de intimidación a la población. Desde finales de 2009, al menos diez colegios del noroeste del país han sido atacados, según recoge la agencia de noticias de la ONU.