Público
Público

Berlusconi no se libra del caso Ruby

El Constitucional desestima un recurso del Parlamento que habría anulado toda la investigación de la Fiscalía, que acusa a 'Il Cavaliere' de abuso de poder y prostitución de menores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, seguirá siendo procesado en el Tribunal de Milán por el caso Ruby, en el que está imputado por abuso de poder y corrupción de menores. Así lo ha decidido esta tarde el Tribunal Constitucional, que ha desestimado el conflicto de atribuciones presentado por el Parlamento la pasada primavera.

Il Cavaliere, en una votación que ha pasado a la historia, consiguió que la Cámara baja apoyara su coartada. Es decir, que la noche del 27 de mayo de 2010 ordenó a la Policía la puesta en libertad de la joven marroquí, Karima el Mahroug (Ruby), detenida por haber robado 3.000 euros, ya que pensaba que era la nieta del exdictador egipcio Hosni Mubarak. Según esto, Berlusconi habría desempeñado un papel institucional para evitar un conflicto diplomático, por lo que la competencia del caso debía pasar al tribunal de ministros.

Pero la tesis de la Fiscalía de Milán, bien documentada gracias a una investigación preliminar exhaustiva, es que Berlusconi abusó de su posición al telefonear a la comisaría aquella noche por miedo a que se descubriera que había mantenido relaciones sexuales con la joven cuando aún era menor de edad.

Los fiscales no solo descubrieron que Berlusconi mantuvo relaciones sexuales con Ruby, sino que en torno al premier se creó toda una red de prostitución que tenía como base de operaciones Villa San Martino, su mansión en la localidad de Arcore, y cuyos responsables serían el director de informativos Emilio Fede, el cazatalentos televisivo, Lele Mora, y la secretaria regional del Pueblo de la Libertad, Nicole Minetti.

Ellos indujeron a la prostitución con Il Cavaliere a al menos 33 mujeres, a las que el primer ministro pagaba con miles de euros en sobres, automóviles, operaciones de cirugía estética, puestos de trabajo en la televisión y hasta apartamentos con todos los gastos cubiertos en el complejo inmobiliario de su propiedad, Milano II.

Si el Constitucional le hubiera dado la razón a Berlusconi, entonces todas las pruebas de la Fiscalía habrían sido anuladas. Pero ahora el juicio seguirá desarrollándose sin problemas.

Según las pesquisas Ruby tenía 16 años la primera vez que frecuentó Arcore y Berlusconi habría mantenido relaciones sexuales con ella a cambio de dinero en al menos nueve ocasiones.