Público
Público

El ejército israelí investiga la matanza de 21 civiles en Gaza

El ataque fue uno de los más sangrientos de la operación 'Plomo Fundido'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ejército israelí está investigando a varios oficiales de alta graduación que aparecen implicados en la masacre de 21 miembros de la misma familia palestina en la franja de Gaza durante la operación Plomo Fundido que tuvo lugar en enero de 2009, cuando era primer ministro Ehud Olmert.

La investigación interna ha sorprendido a los expertos pese a que varias organizaciones de derechos humanos habían solicitado repetidamente a Israel que investigara la masacre ocurrida en el transcurso de un bombardeo aéreo en el que también resultaron heridos otros 19 miembros de la misma familia Al-Samuni.

Este ataque fue uno de los más sangrientos de la operación Plomo Fundido, que comenzó el 27 de diciembre de 2008 y se prolongó durante tres semanas causando la muerte de más de 1.400 palestinos y una destrucción masiva en varias zonas de Gaza.

Una fuente militar citada ayer por el diario Haaretz afirma que el material que se está examinando es 'explosivo y muy sensible' y arroja dudas sobre el comportamiento de militares de alta graduación, incluido el entonces coronel Ilan Malka, que comandaba la unidad de élite Guivati, que en aquellas fechas estaba operando en la zona. El diario afirma que todavía no se ha tomado la decisión de procesar a los jefes militares.

Según una investigación realizada por la ONG israelí Rompiendo el Silencio, la unidad Guivati tomó una de las casas de la familia Al-Samuni en la mañana del 4 de enero de 2009, y ordenó a toda la familia que fuera a la casa de otro pariente que estaba situada a unos 30 metros de la primera. Los soldados vieron que entre la gente había bebés, niños, mujeres y ancianos, pero al día siguiente la aviación bombardeó en dos ocasiones la segunda casa causando la masacre.

Según la explicación que en su momento dio el ejército, varios miembros de la familia salieron para buscar leña para cocinar en la mañana del 5 de enero y la aviación los fotografió e interpretó que transportaban misiles. La casa estaba repleta con miembros de la familia Al-Samuni, en total más de medio centenar, y 21 de ellos murieron.