Publicado: 23.04.2015 19:18 |Actualizado: 23.04.2015 19:23

Evacúan a más de 4.000 personas por la erupción del volcán chileno Calbuco 

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, ha reconocido este jueves que las erupciones del volcán Calbuco, situado unos 1.000 kilómetros al sur de Santiago, han generado una situación peor que la provocada en marzo pasado por la explosión del volcán Villaric

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Vista de la erupción del volcán Calbuco desde la localidad de Puerto Montt. /REUTERS

Vista de la erupción del volcán Calbuco desde la localidad de Puerto Montt. /REUTERS

SANTIAGO DE CHILE.- Un total de 4.150 personas han sido evacuadas hasta ahora a causa de la doble erupción que experimentó en la tarde del miércoles y la madrugada de hoy el volcán chileno Calbuco, situado en la sureña región de Los Lagos, informaron fuentes oficiales.

El volcán estalló inesperadamente y creó la alarma en la población aledaña debido a la enorme columna de humo, ceniza y rocas de más de 15 kilómetros de altura que salió del cráter.



La presidenta chilena, Michelle Bachelet, reconoció hoy que las erupciones del volcán Calbuco, situado unos 1.000 kilómetros al sur de Santiago y con 2.015 metros sobre el mar, han generado una situación peor que la provocada en marzo pasado por la explosión del volcán Villarica, situado también en el sur.

"Esto es hasta ahora más grave que Villarrica", el volcán que entró en erupción el pasado 3 de marzo y que obligó a evacuar a 3.385 personas, admitió la gobernante chilena en una comparecencia ante la prensa tras la reunión sostenida en el palacio de La Moneda con varios ministros de su gabinete para evaluar la situación.

Las autoridades han informado de que hasta ahora no se han registrado muertos como consecuencia de este fenómeno y sólo permanece en calidad de desaparecido un joven andinista

Bachelet viaja hoy hacia la ciudad de Puerto Montt, una de las más afectadas, para reunirse con los agricultores de la zona y visitar algunos de los once albergues que alojan a los evacuados.

La presidenta informó de que, según los datos de los organismos especializados, "se mantiene el pulso" de las características del volcán, por lo que sigue vigente la medida de evacuación preventiva de 20 kilómetros en torno a la montaña.

También se ha decretado el estado de excepción por catástrofe, alerta sanitaria y la suspensión de las clases en toda la región de Los Lagos, donde se encuentra el volcán.

Las autoridades han informado de que hasta ahora no se han registrado muertos como consecuencia de este fenómeno y sólo permanece en calidad de desaparecido un joven andinista que escalaba el monte en compañía de unos amigos que sí lograron alejarse del lugar.

La intención de la presidenta Bachelet al viajar a la zona afectada es conocer sobre el terreno las consecuencias de la erupción y entrar en contacto con la comunidad.

"Se ha dispuesto de equipos aéreos y terrestres para mirar tanto las condiciones vulcanológicas, como también para ubicar personas o grupos de familias que pudieran estar aislados", dijo Bachelet.

Indicó también que equipos del Ministerio de Obras Públicas supervisan el estado de las carreteras y caminos, de los que la mayoría siguen abiertos, así como también los cauces de los ríos, para ver si registran algún aumento como consecuencia de la nieve fundida en la zona cercana al cráter del volcán.

Sobre los servicios públicos, la gobernante señaló que las redes de agua potable urbana están en buenas condiciones, pero que hay que revisar el estado de algunas de agua potable rural para verificar si han quedado contaminadas por las cenizas del volcán.

"Vamos a hacer un evaluación del impacto que han tenido las cenizas del volcán tanto en los terrenos, como en el ámbito de la ganadería y de la agricultura y ver que otras medidas tenemos que tomar", precisó.

La jefa de Estado agregó que atender esta nueva emergencia no impedirá que el Gobierno mantenga el plan de ayuda a los damnificados por los aludes que semanas atrás arrasaron numerosas poblaciones en las regiones norteñas de Antofagasta y Atacama, con un saldo de 30 muertos y 48 desaparecidos, 30.000 damnificados y 1.500 millones de dólares de daños.

Sobre la financiación que requerirá la emergencia en el sur, Bachelet señaló que es muy pronto para realizar una evaluación de la dimensión del daño.

Pero acotó que se hará uso de los recursos que sean necesarios y que luego se evaluará si se necesitan fondos extras.