Público
Público

El FMI aprueba los 43.146 millones de ayuda  para Argentina

El organismo internacional realiza un primer desembolso inmediato de 19.950 millones, la mitad de los cuales se destinará al respaldo presupuestario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, con el presidente de Argentina, Mauricio Macri, en la cumbre del G-7 en Quebec (Canada). REUTERS

El directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el miércoles una línea de financiación por 50.000 millones de dólares (unos 43.146 millones de euros) para Argentina y desembolsará de inmediato de 15.000 millones de dólares que servirían para aplacar la turbulencia cambiaria que vive el país sudamericano.

Mediante un comunicado divulgado casi al mismo tiempo en Washington y Buenos Aires, autoridades ratificaron que la medida se enmarca en el acuerdo de financiación stand-by por tres años. El aval preliminar se había conocido el 7 de junio.

"La decisión del directorio (del FMI) permite a las autoridades (argentinas a) realizar una compra inmediata de 15.000 millones de dólares (unos 12.959 millones de euros), equivalentes a 10.614 millones de derechos especiales de giro (...) La mitad de ese monto (7.500 millones de dólares) se destinará al respaldo presupuestario", dijo el Ministerio de Hacienda y Finanzas de Argentina.

Agregó en un comunicado que "el monto restante del respaldo financiero del FMI (35.000 millones de dólares) estará disponible a lo largo de la duración del acuerdo, supeditado a exámenes trimestrales a cargo del Directorio Ejecutivo (del FMI)".

Para el presidente del banco central argentino, Luis Caputo, este acuerdo ayudará a estabilizar el complejo mercado cambiario del país.

Se busca reestablecer "la confianza del mercado mediante un programa macroeconómico coherente que reduce las necesidades de financiación, encauza la deuda pública argentina por una trayectoria descendente firme y afianza el plan de reducción de la inflación mediante metas (...) más realistas y el fortalecimiento de la independencia del banco central", sostuvo.

Este informe subrayó que se incluyen "medidas para proteger a los segmentos más vulnerables de la sociedad manteniendo el gasto social y, en caso de que las condiciones sociales desmejoraran, abriendo margen para incrementar el gasto en la red de protección social argentina".

Deseos

En sus primeros comentarios públicos desde que reemplazó a Federico Sturzenegger a la cabeza de la autoridad monetaria la semana pasada, cuando la moneda doméstica cayó a sus mínimos históricos, Caputo dijo a los diarios Clarín y La Nación que aguarda "que el mercado llegue a un equilibrio pronto" y resaltó la tranquilidad de la plaza el martes.

"Estamos en una transición hacia una mayor estabilidad" del tipo de cambio, dijo Caputo, quien ejerció como ministro de Finanzas hasta antes de asumir el cargo como titular del banco central. "Ahora viene el cronograma (de oferta de dólares) del Ministerio de Hacienda, que va a dar más certidumbre. Va a ofrecer un panorama de lo que va a ser la oferta", sostuvo.

La sede del Banco Central de la República Argentina, en Buenos Aires. REUTERS/Enrique Marcarian

Argentina anunció que recurriría al FMI el mes pasado después de una fuerte caída del peso debido a las preocupaciones de los inversores sobre la capacidad del presidente Mauricio Macri para dominar la inflación desenfrenada, así como una venta masiva de activos de mercados emergentes por el aumento de tipos en Estados Unidos.

El peso cerró el martes con una baja de 0,36%, a 27,80 por dólar, después de subir el 2,71% el lunes, cuando Caputo aumentó los requisitos de reserva de los bancos. La moneda doméstica anotó el viernes su mínimo histórico de 28,50 por dólar.

Los mercados argentinos permanecen cerrados este miércoles por un festivo nacional.

En la entrevista con los diarios, Caputo agregó que apuntaría a eliminar el saldo de las llamadas letras Lebac del banco central a un ritmo más rápido que el plan trienal establecido en el acuerdo con el FMI.

El martes, el banco central elevó los tipos de Lebac a corto plazo al 47 por ciento, frente al 40 por ciento anterior, y renovó 308.473 millones de pesos (11.096 mln dlrs) de un vencimiento de 514.779 mln pesos. Caputo dijo que la renovación del 60 por ciento fue mayor que el 50 por ciento que había estado esperando.

"Este es un mensaje muy poderoso", dijo en la entrevista. "Ya estamos limpiando el balance del banco central", subrayó.