Publicado: 04.09.2015 15:25 |Actualizado: 04.09.2015 16:45

Los gobiernos europeos ceden forzados por la presión social
frente al drama de los refugiados

Reino Unido dice que acogerá a "miles" de sirios más y el Gobierno español anuncia la creación de una comisión. Alemania y Francia defienden un sistema de cuotas obligatorio 

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Refugiados cruzan la frontera entre Macedonia y Grecia, cerca de la ciudad de Gevgelija. EFE

Refugiados cruzan la frontera entre Macedonia y Grecia, cerca de la ciudad de Gevgelija. EFE

Madrid. -La situación cada vez más tensa en el centro de Europa, la presión de la sociedad civil que ha comenzado a organizarse por su cuenta y la fotografía de Aylan, el niño sirio ahogado en una playa de Turquía que ha dado la vuelta al mundo y que se convirtió el jueves en ‘la gota que colma el vaso’ de un drama humanitario sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial, está haciendo poco a poco ceder a los gobiernos europeos, algunos de ellos muy reacios a la acogida de refugiados.

Uno de los últimos en presentar medidas y en un importante cambio de discurso con respecto a días anteriores, ha sido el primer ministro británico, David Cameron, que en una comparecencia de prensa ha anunciado que Reino Unido proporcionará asilo a “miles” de refugiados sirios más, aunque no facilitó detalles ni cifras concretas. "Discutiremos las cifras con ONG y socios y habrá más detalles la próxima semana", precisó Cameron, que quiso lavar su imagen ante las críticas por su postura en la crisis migratoria. "El Reino Unido actuará con cabeza y corazón facilitando asilo a quienes lo necesitan y trabajando en soluciones a largo plazo. Ningún otro país europeo ha hecho más para ayudar a los refugiados en la frontera con Siria”, insistió el mandatario británico.

Algo parecido le ha sucedido al Gobierno español, que antes del verano lideraba la oposición a la propuesta europea de un reparto por cuotas obligatorias de refugiados entre los Estados miembros y que en los últimos días ha suavizado su postura y se ha visto obligado a reaccionar frente a las iniciativas de muchos ayuntamientos al margen de la política de Rajoy. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado este viernes en Consejo de Ministrios la creación de una comisión interministerial, que se reunirá el próximo lunes para atender la crisis y la convocatoria de una sectorial de migraciones con las comunidades "para trabajar todos juntos".

El ministro de Exteriores español, José Manuel García Margallo, reunido hoy con sus homólogos en un encuentro informal en Luxemburgo para abordar la situación de los refugiados en el continente, declaró ayer que España “está perfectamente dispuesta a asumir la cuota que le corresponda”, poco después de conocerse que la Comisión Europea presentará la próxima semana una nueva propuesta para acoger a 120.000 refugiados, frente a los 40.000 previstos hasta ahora. No obstante, Margallo no concretó ninguna cifra y se limitó a las declaraciones del presidente del Gobierno el miércoles en Berlín, donde Rajoy se mostró abierto a aumentar la cifra de 2.739 refugiados con los que por lo pronto se ha comprometido.



Europa, estancada

En unas conversaciones que llevan meses estancadas mientras miles de personas siguen jugándose la vida cada día para llegar a las fronteras europeas, Bruselas trata de alcanzar un acuerdo con los estados miembros para el reparto de refugiados. Hasta ahora, los países de la UE se han comprometido a compartir a unos 32.000 solicitantes de asilo procedentes de Italia y Grecia, una cantidad todavía muy alejada de los 120.000 que propondrá Jean-Claude Junker el próximo miércoles durante el discurso del Estado de la Unión en el pleno de la Eurocámara.

Francia y Alemania, los países más cercanos a la propuesta de Bruselas, defendieron ayer un mecanismo de reubicación permanente que sea “equitativo” entre los países y de obligado cumplimiento. La principal oposición al sistema de cuotas obligatorias viene representado por el eje del Este europeo: República Checa, Eslovaquia, Hungría y Polonia. Los cuatro se reúnen hoy en Praga en una cumbre extraordinaria para consensuar su postura frente a Bruselas.