Público
Público

Un incendio en una discoteca de Brasil causa al menos 233 muertos

Entre 1.000 y 2.000 jóvenes estaban en el interior del local, cuya licencia había vencido, cuando comenzó el incendio en la discoteca 'Kiss' en el municipio de Santa María, al sur del país. Fuentes policiales c

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Tragedia en una discoteca en Brasil. Al menos 233 personas (120 hombres y 113 mujeres) murieron y 106 resultaron heridas este domingo, según el último boletín policial, en una discoteca del municipio de Santa María (estado de Rio Grande do Sul), en el sur del país, tras un incendio provocado por fuegos artificiales que inundó el local de una densa humareda e impidió que las personas encontraran la salida de emergencia, dijeron funcionarios. De acuerdo con el comandante del Batallón de Operaciones Especiales de la Policía Militarizada del estado de Río Grande do Sul, mayor Cléberson Bastianello, hasta ahora han sido trasladados 233 cuerpos al Centro Deportivo Municipal, en donde se realizan las tareas de identificación. Además, recientemente se ha sabido que la discoteca afectada carecía de la correspondiente licencia.

Otro oficial, Gerson da Rosa Ferreira, que supervisaba las labores de rescate, dijo que las víctimas se habían asfixiado o habían muerto aplastadas, y que la cifra de muertos probablemente superaría los 200, según la agencia Reuters. 'En este momento tenemos aquí 180 cuerpos, pero infelizmente ese número va a aumentar. Algunas personas fueron llevadas a los hospitales ya muertas', afirmó el oficial. Bastianello admitió que las tareas de remoción en los escombros de la discoteca Kiss aún no han concluido, por lo que también pueden ser retirados más cuerpos del local. El número oficial de heridos se ha establecido en 106, pero algunas fuentes oficiales citaban inicialmente cerca de 200.

Además de los centros médicos de Santa María, ciudad ubicada a 286 kilómetros de Porto Alegre, la capital regional, los heridos han sido trasladados a hospitales de municipios vecinos. 'Hemos movilizado todo el estado. Pusimos a disposición hospitales de diversas ciudades, incluyendo Canoas, Santo Angelo y Santa Cruz. Todos están colaborando para ofrecer la mejor atención posible', afirmó el secretario de Salud de Río Grande do Sul, Ciro Simoni.

'Los bomberos están buscando más víctimas y no podemos concretar el número exacto de fallecidos. La mayoría de ellos murió por asfixia. Cundió el pánico y  se acabaron pisoteando entre sí', aclaró el comandante general del Cuerpo de Bomberos, coronel Guido de Melo.

Entre 1.000 y 2.000 personas, la mayoría adolescentes, se encontraban en el interior de la discoteca Kiss en el momento del incendio, que comenzó a las 02.00 horas de la madrugada del domingo —las 06.00 horas del sábado en España—, según informaron fuentes policiales al diario Estado de Sao Paulo. El incendio ocurrió en una discoteca de Santa María, en el sureño estado de Río Grande do Sul, fronterizo con Uruguay y Argentina, en la que se realizaba una fiesta de los estudiantes de diferentes cursos de la Universidad Federal de Santa María. De acuerdo con algunos testigos, el fuego comenzó hacia las 02.00 hora local, cuando el cantante de la banda que se presentaba usó una luz de bengala para ofrecer un espectáculo pirotécnico y las chispas alcanzaron la espuma utilizada como aislante acústico en el techo del establecimiento.

Además del uso de un artefacto no permitido dentro de un establecimiento cerrado, contribuyeron a la tragedia el pánico provocado por la rápida expansión de la humareda y la supuesta decisión de los vigilantes de cerrar las puertas para evitar que el público saliese sin pagar, según los bomberos. Hasta ahora ninguna autoridad ha confirmado el número de personas presentes en la discoteca, cuya licencia de funcionamiento estaba vencida, ni la capacidad de la misma, pero algunas versiones indican que eran cerca de mil, informa Efe.

Las llamas, la caída del fluido eléctrico y la humareda generaron pánico entre las personas que estaban en la discoteca y una estampida hacia las puertas, donde muchos murieron pisoteados.  'Recibimos la información de personas que estaban en el lugar de que los vigilantes de la discoteca inicialmente cerraron las puertas y no permitieron una rápida evacuación. Eso provocó aún más pánico y tumulto', según el comandante del Cuerpo de Bomberos.

La difícil evacuación y la avalancha de personas corriendo hacia la única salida causaron numerosas muertes por asfixia. Según el delegado de la Tercera Comisaría de Policía Civil en Santa María, Sandro Meinerz, la mayoría de las personas murió por inhalación de humo al no conseguir salir a tiempo del lugar. El gobernador de Río Grande do Sul, Tarso Genro, lamentó la tragedia en un mensaje colgado en su cuenta de Twitter y anunció que visitará hoy la ciudad.

Uno de los guardias de seguridad de la discoteca, Rodrigo Moura, de 20 años, explicó al mismo Diario de Santa María que se encontraba en el escenario en el momento en que el grupo musical que actuaba disparó una luz de bengala que presuntamente provocó el incendio y que cogió un extintor para contener las llamas pero el artefacto no funcionó. la banda, llamada Gurizada Fandangueira, podría ser acusada de homicidio imprudente, según uno de los responsables de la investigación, el comisario Sandro Meinerz.

En una entrevista a la agencia de noticias Estado, Meinerz explicó que, aunque el crimen no es doloso, 'es culpa de quien usó la pirotecnia'. 'La banda sí [puede ser acusada], porque su actuación es la que produjo el incendio y es necesario comprobar si ellos podían hacer aquello o no', explicó Meinerz, quien no precisó si los integrantes de la banda ya fueron interrogados por la policía.

El acordeonista de la banda, Danilo Jaques, pereció en el incendio, según sus compañeros. 'Fue muy rápido. Había mucho humo, un humo muy oscuro', dijo al canal de televisión Globonews Aline Santos Silva, una sobreviviente de 29 años que logró escapar porque estaba cerca de la puerta. 'Estaba todo el mundo en pánico', agregó. 

La presidenta Dilma Rousseff anticipó su regreso de una cumbre en Santiago de Chile, dijo su portavoz. A su llegada a Brasilia, la presidenta decretó tres días de luto oficial en memoria de las víctimas y acudió, acompañada por sus ministros de Salud, Educación, Desarrollo, Industria y Comercio y Derechos Humanos,  a reunirse con algunos de los heridos en el hospital de la Caridade y con los familiares de las víctimas en el Centro Deportivo Municipal, el gimnasio al que fueron conducidos los cadáveres para su identificación.

El desastre en Santa María recuerda un incendio ocurrido en el 2004 en una discoteca de Buenos Aires, donde murieron cerca de 200 personas después de que alguien encendió una bengala. Los estándares de seguridad y la capacidad de respuesta de emergencia de Brasil están bajo la lupa dado que la nación sudamericana se prepara para organizar la Copa Mundial del 2014 y los Juegos Olímpicos del 2016.