Público
Público

La jordana que batió a los hombres en las urnas

Rola Al Hrub es una de las tres mujeres que se ha hecho con un asiento en la Cámara baja fuera de los quince reservados a la cuota femenina en una sociedad poco acostumbrada a ver a las mujeres en cargos políticos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La periodista Rola al Hrub ha cambiado los estudios de televisión por el hemiciclo parlamentario, donde ha logrado la hazaña de convertirse en una de las primeras jordanas en conseguir un escaño en liza contra candidatos masculinos. De 45 años y origen palestino, es una de las tres mujeres que se ha hecho con un asiento en la Cámara baja fuera de los quince reservados a la cuota femenina en una sociedad poco acostumbrada a ver a las mujeres en cargos políticos.

Vestida con una traje de chaqueta con pantalón oscuro, recibe a Efe en su oficina en el canal de televisión Josat TV, propiedad de su marido, Riad al Hrub. Pese a su logro, opina que aún es temprano para pensar en suprimir la cuota femenina, porque primero hay que emprender otras reformas. 'Creo que todavía es pronto para cancelar el sistema de cuotas (para mujeres), que podría discutirse más adelante, tras la adopción de una ley electoral democrática de verdad', afirma la periodista, con un doctorado en psicología educacional.

Alcanzó la popularidad presentando un programa de debate en el canal de su marido y ahora quiere hacer realidad los sueños de reforma de sus compatriotas con su trabajo en la Cámara baja del Parlamento. Durante la entrevista, su teléfono no para de sonar con llamadas de ciudadanos que le piden ayuda sobre los asuntos más diversos, como la de una madre que le solicita justicia por el asesinato de su hijo.

'Aquellos que boicotearon las elecciones por las dudas sobre su limpieza podrían tener razón'

Pese a la confianza que le han depositado muchos jordanos, se mostró pesimista sobre la posibilidad de que la nueva Cámara sea capaz de llevar a cabo esos cambios. Y reconoce que 'hay un número de diputados entusiastas que han venido a la Cámara baja con los sueños de los votantes, pero la mayoría de los parlamentarios han sido elegidos con base a la manera tradicional, que no permite realizar cambios reales'.

Según los resultados de las elecciones celebradas el 23 de enero, el Parlamento, con 150 escaños, estará dominado por diputados de base tribal, tradicional apoyo del rey Abdalá II, aunque la fragmentación del voto ha complicado la formación de mayorías. Al Hrub, que se define como liberal, concurrió a los comicios con el grupo 'Jordania más fuerte', que presentó diez candidatos por las listas nacionales (las otras son por circunscripciones locales), de los que solo dos consiguieron escaño.

Para esta musulmana, que no lleva velo, las autoridades manipularon los resultados en el escrutinio, forzaron a la gente a registrarse para sufragar y suministraron fondos para comprar votos. En ese sentido, recuerda que los cinco aspirantes acusados por la supuesta compra de sufragios han ganado escaños. También pone en duda el porcentaje de participación del 56 % ofrecido por la Comisión Electoral Independiente, que, a su juicio, ha sido menor.

Por esos motivos, cree justificado el boicot a los comicios del principal grupo opositor, los Hermanos Musulmanes. 'Las irregularidades me han llevado a concluir que aquellos que boicotearon las elecciones por las dudas sobre su limpieza podrían tener razón'. En ese sentido, adelantó que como diputada tiene intención de dar prioridad a enmendar la ley electoral y de partidos, aunque no esté en la agenda de las sesiones de la nueva Cámara, que será inaugurada el próximo domingo por Abdalá II.

'La mayoría de parlamentarios sigue intereses personales, en vez de principios y programas' Según Al Hrub, es complicado que se forme un Gobierno salido de una mayoría parlamentaria, tal y como prometió el monarca, por la fragmentación del voto en las elecciones y la ausencia de bloques fuertes en la cámara. Aunque ha habido intentos de crear bloques parlamentarios, 'la mayoría sigue intereses personales, en vez de principios y programas'.

'Todavía operan fuerzas en contra de las reformas. Sin embargo, como la mayoría de los diputados son conscientes de que la etapa actual es crucial, puede que respondan a los desafíos históricos y a la presión de la calle para que haya reformas', señaló.

Sobre los últimos llamamientos de algunos manifestantes a derrocar la monarquía, Al Hrub dijo que fueron alentados por el fracaso de los gobiernos anteriores y de los asesores del monarca en poner en marcha la visión del rey de implementar reformas. 'Nuestro rey es un monarca liberal pionero en iniciativas -indicó-. Desde su ascensión al trono, ha declarado que quiere la rotación de los partidos políticos en el poder'. Aun así, 'cada cierto tiempo hay personas que conspiran y frustran las iniciativas del rey'.