Público
Público

Los kurdos acusan a las milicias aliadas de Turquía de mutilar y degradar el cadáver de una combatiente

Las imágenes, que han circulado por las redes sociales, han provocado  la ira entre la población kurda del norte de Siria, donde el Ejército turco ha lanzado una ofensiva aérea y terrestre.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 10

Fotografía de Barin Kobane, la combatiente kurda torturada y mutilada supuestamente por el Ejército de Turquía.

Las milicias kurdosirias han acusado al Ejército Libre Sirio (ELS), una guerrilla enemiga asociada con Turquía, de mutilar a una combatiente kurda en la región de Afrin.

La mujer, identificada como Barin Kobane y perteneciente a la sección femenina de las Unidades de Protección Popular (YPG), murió esta semana en los combates cerca de Bulbul, en el norte de Afrin. Al poco de fallecer, comenzaron a circular por las redes sociales videos y fotos de de su cadáver, semidesnudo, con los pechos y los genitales amputados.

"Esto está dedicado a los cerdos del PKK", dice una voz en uno de los vídeos, en referencia a las milicias del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, en guerra con Turquía, y aliadas de las YPG.

La administración liderada por los kurdos del noreste de Siria ha asegurado que Barin Kobane fue asesinada por rebeldes respaldados por Turquía que "jugaron con su cadáver y lo cortaron" mientras lo grababan. "Responsabilizamos al Gobierno turco por este acto atroz", ha señalado.

El vídeo ha causado ira entre la población kurda del norte de Siria, según ha señalado un testigo.

Captura del vídeo distribuido por los kurdos.

El Ejército Libre Sirio ha prometido una investigación sobre el incidente y ha asegurado que ha comenzado a recabar pruebas ante lo que, de confirmarse, sería un comportamiento impropio de sus filas, según ha informado el jefe del Estado Mayor de estas milicias, Salim Idris.

"El Ejército Libre Sirio opera en el marco de la operación Rama de Olivo [que Turquía está desarrollando en Afrin], para liberar a nuestra gente, los kurdos, y la tierra de las milicias terroristas de las YPG. Nosotros tratamos a nuestros capturados de acuerdo con la ley islámica", según la nota recogida por la agencia kurda Rudaw.

Del mismo modo se ha expresado otro responsable del ELS, Zeyad Haji Obeid, que reconoció implícitamente la autenticidad de las imágenes. "Ni nosotros ni nadie vamos a tolerar una conducta así. Esto se ha cometido a nivel individual y los responsables se enfrentarán a represalias", ha dicho.

Combatientes kurdos que luchan junto con el Ejército Sirio Libre, caminan juntos en el norte de la campiña de Alepo. REUTERS / Khalil Ashawi

Por su parte, la sección femenina de las YPG, las Unidades Femeninas de Protección o YPJ, han mostrado su preocupación ante "el silencio de la opinión pública que ha visto esta brutalidad".

Turquía lanzó una ofensiva aérea y terrestre en enero contra los combatientes kurdos que controlan la región siria de Afrin en la frontera con Turquía, abriendo un nuevo frente en la guerra de Siria.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha asegurado que la combatiente kurda murió durante los combates en el norte de la región de Afrin "junto a otras cuatro compañeras". Barín Kobane tenía alrededor de 20 años y se unió a la unidad kurda de mujeres conocida como YPJ en 2015.