Publicado: 09.07.2016 21:28 |Actualizado: 09.07.2016 21:28

Los líderes de la OTAN apoyarán a la coalición contra el Daesh y a la misión de la UE en el Mediterráneo

Decretan el despliegue de aviones de vigilancia AWACS, prestar más apoyo para consolidar las capacidades de fuerzas locales de países en el Norte de África y Oriente Próximo frente a la amenaza terrorista y han abierto la puerta a que la OTAN coopere con la operación de la UE contra las mafias en el Mediterráneo Central.

Publicidad
Media: 2
Votos: 7
Comentarios:
Vista general de la sesión plenaria del Consejo del Atlántico Norte, hoy en la Cumbre de la OTAN en Varsovia. EFE/Sergio Barrenechea

Vista general de la sesión plenaria del Consejo del Atlántico Norte, hoy en la Cumbre de la OTAN en Varsovia. EFE/Sergio Barrenechea

VARSOVIA.- Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN han acordado dar apoyo directo a la coalición contra el Estado Islámico que lidera Estados Unidos con el despliegue de aviones de vigilancia AWACS, prestar más apoyo para consolidar las capacidades de fuerzas locales de países en el Norte de África y Oriente Próximo frente a la amenaza terrorista y han abierto la puerta a que la OTAN coopere con la operación de la UE contra las mafias en el Mediterráneo Central a través de su nueva misión de seguridad marítima más amplia, bautizada 'Guardiana del Mar'.

"Hoy hemos tomado decisiones para reforzar a nuestros socios y proyectar estabilidad más allá de nuestras fronteras", ha confirmado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que ha alertado del "impacto directo" para los aliados que plantean "los Estados fracasado o en vías de fracaso", "la peor crisis de refugiados y de inmigración" y "los grupos terroristas que han organizado ataques" en las calles de Europa.

"La escalada de los desafíos exigen que actuemos", ha resumido Stoltenberg, que ha insistido en que ayudar a consolidar las capacidades de fuerzas locales "es más eficaz que desplegar un gran número" de militares occidentales para "operaciones de combate" y "una de las mejores herramientas" para "combatir el terrorismo". "La prevención es mejor que la intervención", ha zanjado.

En primer lugar, los líderes aliados han acordado continuar entrenando a las fuerzas iraquíes en Jordania y extender el entrenamiento al propio Irak, algo que "es clave para combatir al Estado Islámico", ha explicado Stoltenberg, que ha avanzado que la OTAN enviará "pronto" un equipo de expertos a Bagdad para "comenzar la planificación, dar asesoramiento estratégico y apoyar la reforma del sector de seguridad".

Albania ha anunciado que contribuirá "un número significativo" de instructores miliares, ha anunciado el secretario general aliado, que ha precisado que de momento no está sobre la mesa la posibilidad de que los aliados armen las fuerzas iraquíes y kurdas. "Los equipos no está en la agenda por ahora", ha explicado.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN también han acordaron "en principio" dar "apoyo directo" a la coalición contra el Estado Islámico con aviones de vigilancia AWACS como "una señal clara" de su determinación de atajar el terrorismo, aunque ha precisado que estos solo se desplegarán en Turquía y aguas internacionales del Mediterráneo, desde donde "podrán ver el espacio aéreo tanto de Irak como Siria" aunque no los sobrevolarán.

En su declaración final de la cumbre, los aliados precisan que esta contribución comenzará "en otoño" y "no convierte a la OTAN en un miembro" de la coalición contra el Estado Islámico.

Los países de la OTAN también ven prioritario seguir reforzando la cooperación con Jordania y "en breve" comenzarán a prestar apoyo a las fuerzas especiales de Túnez, país con el que ya están trabajando para ayudarle a crear un centro nuevo de fusión de inteligencia, ha explicado Stoltenberg.

Respecto a Libia, los países de la OTAN continuarán "los preparativos para asistir a Libia a diseñar sus políticas y estructuras de seguridad, que les ayudarán a unificar y defender mejor su país contra grupos como el Estados Islámico".



Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN también han anunciado el lanzamiento de una nueva misión de seguridad marítima más amplia en el Mediterráneo, bautizada 'Guardiana del Mar', que nace de la transformación de la misión antiterrorista aliada 'Active Endeavour' lanzada tras los atentados del 11-S, en Estados Unidos y en la que ha venido participando España y han abierto la puerta a "considerar un posible apoyo adicional" en el Mediterráneo para atajar la crisis de refugiados, en cooperación y complementariedad con la UE, según recoge la declaración final de la cumbre. "La decisión en principio se ha tomado", han explicado fuentes aliadas.

"Tenemos intención de trabajar estrechamente con la operación 'Sophia' de la Unión Europea en el Mediterráneo Central en base a nuestra cooperación eficaz y rápida con la UE para cortar las líneas del tráfico humano internacional en el Egeo", ha explicado Stoltenberg.

El secretario general aliado ha explicado que todavía hay que definir "las tareas concretas" de la nueva operación aliada pero ha incidido en que esta tendrá "un alcance amplio" para cubrir tareas como la situación de alerta, la lucha antiterrorista y el apoyo a la consolidación de capacidades.

"Ahora nos sentaremos con la UE y veremos cómo podemos complementar los esfuerzos en el Mediterráneo Central en base a las lecciones aprendidas en el Egeo", ha precisado el noruego.