Publicado: 23.04.2015 21:58 |Actualizado: 24.04.2015 09:15

Los líderes de la UE acuerdan triplicar los fondos de la vigilancia
en el Mediterráneo

La operación Tritón tiene actualmente un presupuesto de 2,9 millones al mes, con lo que igualará la dotación de la antigua Mare Nostrum, que era coordinada y pagada sólo por Italia

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:
Bettel, Cameron y Merkel, en la cumbre extraordinaria sobre inmigración. / EFE

Bettel, Cameron y Merkel, en la cumbre extraordinaria sobre inmigración. / EFE

BRUSELAS.- Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea decidieron hoy triplicar el presupuesto actual de la operación de vigilancia marítima Tritón, que actualmente es de 2,9 millones de euros al mes, que contribuirá a reforzar el rescate de los inmigrantes en el mar en situación de peligro.



El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, informó al término de la cumbre de que "los líderes de la UE han decidido triplicar los recursos disponibles para Tritón, la operación en el Mediterráneo central, y sus capacidades operativas". Agregó que los países "ya se han comprometido a (enviar) más buques, más expertos, más aviones y más fondos".



La decisión supone que "los recursos presupuestarios para Tritón pasan a 120 millones de euros, igualando la dotación de Mare Nostrum", para este año y el siguiente, informó por su parte el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Tusk subrayó que los países debatieron sobre "la situación dramática que se vive en el Mediterráneo", en donde en las últimas semanas han fallecido más de mil personas que intentaban llegar a territorio europeo desde la costa libia. "Que quede claro que salvar la vida de personas inocentes es la prioridad número uno de la Unión Europea, (pero) salvar no solo es rescatar de alta mar, también es parar a los traficantes, a los contrabandistas y a la inmigración ilegal", subrayó el exprimer ministro polaco.

 

"Hay que desalentar también a los inmigrantes, lo que significa mayor cooperación, sobre todo con los países de tránsito y de origen en torno a Libia", agregó Tusk. Subrayó también que "Europa no ha causado esta crisis, pero llega ya el verano y hay que actuar", en referencia a que con la llegada del buen tiempo aumentan los flujos migratorios hacia la frontera sur de la UE.

Destruir los barcos de los traficantes

Los líderes, agregó, han pedido a la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, que "prepare acciones para capturar y destruir los buques de los traficantes para que no se puedan utilizar, en línea con la ley internacional y derechos humanos". 

"Hay que mejorar nuestra protección de asilo, y vamos a intentar coordinar la reubicación de más personas en Europa de modo voluntario. Los que no tienen la protección de refugiado, serán objeto de una política de retorno", señaló. Tusk afirmó que "los líderes son conscientes de que esta emergencia humana no se va a resolver hoy", por lo que intensificarán los trabajos y de nuevo abordarán la situación en la cumbre de finales de junio.

Por su parte, la canciller de Alemania, Angela Merkel, indicó en su conferencia de prensa final que "si el dinero no es suficiente, lo aumentaremos" y confirmó que su país ofrecerá dos barcos para contribuir a las tareas de rescate de inmigrantes en las aguas del Mediterráneo.

En la actualidad el presupuesto de la operación de vigilancia marítima Tritón, que coordina la Agencia europea de Control de las Fronteras Exteriores (Frontex) para este año ascendía a 18,25 millones de euros, con un coste mensual en torno a 2,9 millones. En ella participan 21 Estados miembros con personal (65 personas) y recursos técnicos que incluyen 4 aviones, un helicóptero, 4 embarcaciones, una patrullera y otros dos navíos más de patrulla costera.

Propuesta de la Comisión Europea

"Reforzamos nuestros medios en embarcaciones y personal", dijo Juncker, que señaló también que el 13 de mayo la CE presentará su propuesta sobre inmigración, incluyendo la legal, porque "este problema no se soluciona si nos ocupamos solo de la inmigración ilegal".

Tusk precisó que no se ha cambiado el mandato de la operación "porque no era necesario. Se trata de gestionar la frontera y de que en caso de una catástrofe, no tienen ese límite geográfico y jurídico, están obligados a actuar si es necesario. Eso está claro y no hace falta debatirlo". "Los textos actuales ya incluyen esa posibilidad de intervenir en alta mar, por eso no se ha cambiado", subrayó.

lea también...