Publicado: 28.09.2016 19:28 |Actualizado: 28.09.2016 19:28

Margallo pide a sus socios de la UE excluir a Gibraltar de las negociaciones sobre el 'Brexit'

Invita a Gran Bretaña a retomar las conversaciones bilaterales entre ambos países, paralizadas en 2002 tras fracasar la propuesta de cosoberanía, a partir de la Declaración de Bruselas de 1984

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo siguen desde su escaño la intervención del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante la primera jornada del debate de investidura a la que se somete, esta tarde en el Congre

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo durante el pasado debate de investidura al que se presentó Mariano Rajoy. EFE/Emilio Naranjo

MADRID.- El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha pedido formalmente a sus socios de la UE excluir a Gibraltar de las negociaciones que se abrirán con Reino Unido para hacer realidad su salida del club comunitario ('Brexit'), decidida en el referéndum británico del pasado 23 de junio.

El jefe de la diplomacia española ha remitido este miércoles una carta a los ministros europeos de Exteriores, todos salvo el británico, en la que les solicita su "apoyo y comprensión" para que Reino Unido no pueda negociar con los Veintisiete un nuevo estatus para Gibraltar dentro de la UE, sino que esta cuestión se negocie de manera bilateral entre España y Reino Unido.

Los gibraltareños están mayoritariamente a favor de seguir dentro de la UE y presionan para que Reino Unido negocie algún tipo de estatus específico para el Peñón que les permitiese mantener una mayor vinculación con la UE de la que tendrá Reino Unido una vez que abandone el club comunitario.

España se opone firmemente a esta posibilidad y presiona a su vez para que, si Gibraltar quiere seguir beneficiándose de estar dentro de la UE y mantener, por ejemplo, su acceso al mercado único -crucial para la prosperidad de su economía- se vea obligado a aceptar la fórmula de cosoberanía, pues en el momento en que Reino Unido salga de la UE, los Tratados dejarán de aplicarse de forma inmediata también en este territorio.

En la misiva, García Margallo subraya que para España es "fundamental" que esta cuestión quede excluida de las negociaciones, pues lleva años insistiendo en retomar las negociaciones bilaterales con Reino Unido en torno a la cuestión de Gibraltar, paralizadas desde que en el año 2002 fracasara la propuesta de cosoberanía, que rechazaron además en referéndum los gibraltareños.

También periódicamente la Asamblea General de la ONU viene instando a España y Reino Unido a resolver a través del diálogo el contencioso que mantienen por la soberanía de Gibraltar."Estoy convencido de que España y el Reino Unido seremos capaces de encontrar una fórmula aceptable para ambos y en interés de los habitantes de Gibraltar, de manera que éstos puedan seguir beneficiándose de las ventajas derivadas de la aplicación a Gibraltar de los Tratados de la Unión Europea", explica el ministro en su carta.

"Con esto se evitará, además, que el contencioso entre Gran Bretaña y España afecte negativamente, como lo está haciendo ahora, a determinados aspectos como, por ejemplo, el bloqueo de normativa europea en el ámbito medioambiental, pesca o aviación civil", añade.

Avisó a Boris Johnson antes

Antes de dirigirse a sus colegas europeos, García-Margallo escribió otra carta al secretario del Foreign Office, Boris Johnson, para adelantarle su intención de proponer al resto de socios esta exclusión de Gibraltar de las negociaciones y para proponerle un encuentro donde empezar a hablar del asunto.

"Hasta que no alcancemos este acuerdo bilateral previo no va a ser posible definir la nueva relación de Gibraltar con la UE", advertía García-Margallo en su escrito a Johnson.

En la carta remitida a su homólogo británico, Margallo le invita a retomar las negociaciones bilaterales sobre la cuestión de Gibraltar para alcanzar "la mejor solución" para España y el Reino Unido y para los intereses de la población de Gibraltar y del Campo de Gibraltar, que debe permitir "la continuación de la aplicación de los Tratados de la Unión Europea en el Peñón".

García-Margallo explica que la no aplicación de los Tratados de la Unión Europea a Gibraltar creará grandes dificultades tanto a los ciudadanos del Peñón como a los del Campo de Gibraltar.

El ministro español invita así a Boris Johnson a retomar las negociaciones que en su día mantuvieron Reino Unido y España a partir de la Declaración de Bruselas de 1984, acordada en el marco del inminente ingreso de España en las Comunidades Europeas.

"Estimo que es urgente empezar a trabajar en este asunto ya que hasta que no alcancemos este acuerdo bilateral previo no va a ser posible definir la nueva relación de Gibraltar con la UE", destaca el jefe de la diplomacia española.

Doble nacionalidad y amplia autonomía

A la carta a sus colegas de los Veintisiete, el ministro adjunta un informe donde repasa los antecedentes históricos del contencioso, la doctrina de Naciones Unidas sobre el mismo y el impacto que el contencioso tiene para la aplicación de determinadas políticas comunitarias en ese territorio.

En ese informe, el ministro avanza que con la fórmula de la cosoberanía los gibraltareños podrían beneficiarse de un estatus particular que les permitiría adquirir la nacionalidad española sin tener que renunciar a la británica.

Gibraltar podría también gozar de un alto grado de autonomía, "tan amplio como el actual", salvo en materia de política exterior y defensa, que serían competencias tanto de Reino Unido como de España.

Hasta la fecha, los gibraltareños se han mantenido firmes en su férrea oposición a aceptar la cosoberanía, mientras que Reino Unido mantiene también su posición de los últimos años, que pasa por afirmar que no entrará en ningún proceso de negociación bilateral con España con el que los gibraltareños no estén de acuerdo.

En cualquier caso, la negociación con el Reino Unido para ir concretando su desconexión de la UE no se iniciará hasta que Londres active el artículo 50 del Tratado de la UE, que es el que prevé la salida de un Estado miembro y que nunca se ha aplicado hasta la fecha.