Público
Público

Salafistas Marruecos Marruecos indulta a 15 salafistas condenados por terrorismo

El rey, Mohamed VI concede la medida de gracia por haber participado en el programa de reeducación llamado "Musalaha" (reconciliación), además de "revisar sus posturas y pensamientos y expresar su rechazo al extremismo y al terrorismo" y de demostrar buena conducta en su estancia en la cárcel.

Publicidad
Media: 2.88
Votos: 17
Comentarios:

El rey de Marruecos, Mohamed VI.-REUTERS

El rey Mohamed VI de Marruecos ha indultado este sábado a un grupo de notorios salafistas condenados por casos de terrorismo y que han manifestado "su rechazo al extremismo", dentro de los 415 indultos pronunciados con ocasión de la festividad conocida como Revolución del Rey y del Pueblo.

Sin embargo, en este nuevo indulto colectivo no se incluye a ninguno de los dos centenares de activistas rifeños detenidos en los últimos meses, pese a que se esperaba en esta fecha una medida de clemencia, según confirmaron a Efe fuentes de su defensa.

La novedad de este indulto colectivo, uno de los varios que Mohamed VI concede a lo largo del año, es que por primera vez en varios años incluye a 15 salafistas condenados por casos de terrorismo, algunos desde 2003, fecha de los atentados suicidas de Casablanca, los más graves sufridos en Marruecos.

Según fuentes de la Coordinadora de Detenidos Salafistas, nueve de los indultados fueron detenidos tras aquellos atentados, y todos han sido ya excarcelados, a excepción de uno que vio conmutada su pena de muerte por otra de 30 años; en cuanto al resto, habían sido condenados por haber viajado o tratado de viajar a Siria.

El ministerio de Justicia aclaró en su comunicado que los indultados han tomado parte en un programa de reeducación llamado "Musalaha" (reconciliación), además de "revisar sus posturas y pensamientos y expresar su rechazo al extremismo y al terrorismo" y de demostrar buena conducta en su estancia en la cárcel.

Además, todos ellos pidieron expresamente la clemencia al rey y "proclamaron oficialmente su fidelidad a las constantes de la nación, sus valores sagrados y sus instituciones nacionales", en referencia al reconocimiento del rey como máxima autoridad religiosa del país.