Público
Público

Elecciones Reino Unido May pierde la mayoría absoluta pero promete "estabilidad" mientras Corbyn pide su cabeza

Con 649 circunscripciones de las 650 ya asignadas, los conservadores se quedan con 318 escaños, lejos de la mayoría de 326. Los laboristas rompen los pronósticos con un tremendo ascenso: ganan 32 asientos en Westminster y obtienen 261. La primera ministra pierde "escaños, votos, apoyo y confianza; eso es suficiente para que se vaya", señala el líder laborista.

Publicidad
Media: 3.43
Votos: 7
Comentarios:

La primera ministra británica Theresa May (c) ofrece un discurso de victoria en el Centro de Ocio Magnet después de ser declarada ganadora de la votación en el distrito electoral de Maidenhead, Gran Bretaña. /EFE

El Partido Conservador británico, liderado por la primera ministra Theresa May, ha perdido la mayoría absoluta, según el recuento oficial en las elecciones generales celebradas el jueves en el Reino Unido.

Conocido el resultado de 647 circunscripciones del país de las 650 que componen la Cámara de los Comunes, el Partido Conservador ha obtenido 318 escaños, lo que matemáticamente le impide alcanzar los 326 diputados necesarios para obtener la mayoría absoluta.

El Partido Laborista de Jeremy Corbyn obtiene 261 parlamentarios, el Partido Nacionalista Escocés (SNP) 35 asientos y los liberaldemócratas 12 escaños. Otras fuerzas, entre ellas Los Verdes, que logran un asiento, se reparten otros 23 escaños. El partido eurófobo y antiinmigración UKIP, que abanderó el referéndum sobre el Brexit, no ha logrado ningún escaño.

El líder del UKIP, Paul Nuttall, dimitió tras el mal resultado obtenido por el partido en las elecciones del jueves, en las que no ganó ningún escaño y redujo al 1,8% su porcentaje de voto. En una comparecencia ante la prensa, Nuttall dijo que la formación populista de derechas, ha sido "víctima de su propio éxito".

Con casi el 100% de los votos escrutados, el Partido Conservador obtiene el 42% de los sufragios, apenas dos puntos por encimas de los laboristas de Jeremy Corbyn , que superan ya el 40% de los votos.

Con estos resultados el Reino Unido tiene lo que se conoce como un Parlamento colgado, en el que ninguna formación ha obtenido la mayoría absoluta y no podrá gobernar en solitario, para lo que necesitará el apoyo de otro partidos. 
En el momento de la disolución del Parlamento en mayo, los tories tenían 330 escaños, frente a los 229 del Laborismo.

La primera ministra británica afirmó esta pasada madrugada que su partido ha ganado las elecciones y que por tanto le corresponderá a los conservadores darle al Reino Unido la estabilidad que necesita de cara al brexit. May asumió que de estos comicios generales sale un Parlamento "colgado", sin que ningún partido saque la mayoría absoluta, de una Cámara de los Comunes formada por 650 asientos.

En ese sentido, el probritánico Partido Democrático Unionista del Ulster (DUP), que ha sacado diez escaños de los 18 que tiene Irlanda del Norte en la Cámara de los Comunes, ya ha manifestado su intención de ofrecer ayuda a Theresa May para formar una coalición.

"Este país necesita un periodo de estabilidad. Si el Partido Conservador ha ganado la mayor cantidad de escaños y votos, le corresponderá asegurar esa estabilidad", dijo la jefa del Gobierno. Por su parte, el líder laborista Jeremy Corbyn, que ha echado por tierra todos los pronósticos y ha conseguido un resultado mucho mejor del esperado, reprueba a May, asegurando que "ha perdido escaños, votos, respaldo y confianza. Yo diría que es suficiente para marcharse".

Pasos a seguir

May convocó el pasado 18 de abril elecciones anticipadas cuando su formación llevaba una ventaja de casi veinte puntos a los laboristas de Corbyn.

Sin embargo, en el tramo final de la campaña electoral, los laboristas consiguieron estrechar considerablemente esa brecha.

Cuando adelantó estos comicios, que debían celebrarse en 2020, May dijo que buscaba ampliar la mayoría en los Comunes a fin de contar con un mandato fuerte en las negociaciones con Bruselas sobre la salida del Reino Unido de la UE.

Sin embargo, su apuesta no dio sus frutos y ahora los conservadores tendrán que decidir los pasos a seguir.