Público
Público

El mundo cierra los ojos a la matanza que Arabia Saudí desata en Yemen

La ONU denuncia que los yemeníes sufren la mayor crisis humanitaria mundial, causada por los bombardeos de una monarquía saudí a la que sólo Suecia, Países Bajos y la región belga de Valonia han prohibido la venta de armas.

Publicidad
Media: 4.42
Votos: 24
Comentarios:

Un hombre sujeta el cuerpo inconsciente de Buthina, la niña de cinco años que revolvió conciencias tras sobrevivir a un bombardeo en el que murieron los siete miembros de su familia. KHALED ABDULLAH / REUTERS

El más mortífero brote de cólera del que se tienen registros históricos, con 2.100 muertos y más de 750.000 infectados, cifra que llegará al millón en noviembre. Un bloqueo marítimo y aéreo que ha llevado al país al borde de la hambruna total, con unos dos millones de niños aquejados de desnutrición severa y un 60% de la población que no sabe de dónde obtendrá su siguiente comida. Unas 10.000 víctimas civiles directas de los bombardeos, 50.000 heridos

EEUU, Francia, Reino Unido, Montenegro, Canadá, Italia, Suiza, China, Alemania y España han vendido armas a Arabia Saudí desde que bombardea Yemen

Son datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que atestiguan que no hay crisis humanitaria más grave en el mundo que la que atraviesa el pueblo de Yemen. Organizaciones internacionales que están financiadas por la misma comunidad internacional que sigue vendiendo armas a Arabia Saudí, líder de la coalición árabe que ha causado tal masacre. Una guerra desatada para lograr que en Yemen haya un gobierno afín a sus intereses, en la que ambos bandos cometen con impunidad crímenes de guerra y otras violaciones del derecho internacional y no amaina: en el último semestre la media de bombardeos ha crecido hasta los 30 diarios. 

Desde el comienzo de la guerra en 2015, EEUU ha vendido a la monarquía wahabista helicópteros de combate, misiles y lanzamisiles, y explosivos. Francia, carros de combate, artillería de gran calibre, misiles y otros componentes de armas. Reino Unido, aviones de combate, munición y explosivos. Canadá, blindados; Italia, munición; China, aeronaves; Alemania, componentes. Suiza y Montenegro exportaron armamento, pero no revelaron de qué clase. Todos ellos son datos publicados por el principal centro de investigación sobre comercio de armas a nivel mundial, el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo.

Una lista en la que también se encuentra España. El gobierno de Mariano Rajoy ha enviado 700.000 euros de ayuda humanitaria a Yemen, pero exportado armas por mil veces esa cantidad: casi 700 millones de euros en armamento vendidos a Arabia Saudí desde que comenzaron los bombardeos. Desde el puerto de Bilbao han salido en dirección a Riad armas ligeras, munición, explosivos y otros componentes para la fabricación de material de combate, a pesar de que la ley de comercio de armas española prohíbe la exportación a países en conflicto o que violen los derechos humanos.

España envió 700.000 euros de ayuda humanitaria a Yemen, pero ha vendido armas a los saudíes por 1.000 veces esa cantidad desde que comenzó el conflicto

Vladimir Putin, que criticó la hipocresía de los líderes mundiales al condenar el terrorismo a la vez que vendían armas a Arabia Saudí, va a autorretratarse próximamente. Según han informado los medios oficialistas del país, Rusia está a punto de dejarse comprar: aceptará dejar de vender armas a Irán a condición de que sea Arabia Saudí la que ocupe el lugar de los iraníes en su lista de exportaciones de armamento. 

Si a las ventas a los sauditas se suman las que se siguen produciendo con Baréin, Egipto, Kuwait, Catar, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Marruecos, Sudán o Senegal, miembros de la coalición que bombardea Yemen, la complicidad de la comunidad internacional con la crisis humanitaria aumenta exponencialmente. 

Sólo Suecia, Países Bajos y Valonia lo vetan

Sólo Suecia, Países Bajos y Valonia, la región francófona belga (el país ha descentralizado las autorizaciones de venta de armamento) han vetado las exportaciones de armas a Arabia Saudí. De poco sirven las atestiguadas relaciones de los saudíes con el terrorismo yihadista, las violaciones de derechos humanos cometidas por su Administración (al menos 66 personas han sido decapitadas en lo que va de 2017, según Amnistía Internacional) o la muerte que ha desencadenado sobre Yemen: el suministro de armas continúa. 

En los parlamentos occidentales se veta cualquier resolución que mencione específicamente a Arabia Saudí

En los parlamentos occidentales cuesta mentar a Arabia Saudí. Buen ejemplo de ello es el Congreso de los Diputados español, cuya comisión de Defensa impidió que se aprobara un veto a la venta de armas a Arabia Saudí con los votos de PP, PSOE y C's. No obstante, se aprobó un paquete de medidas para aumentar la vigilancia sobre el destino final de las armas que se exportan que "estaba claramente inspirado" en lo que ocurre con las exportaciones saudíes, explica Alberto Estévez, de la campaña Armas bajo control. 

"Hasta el PP pidió al Gobierno que pusiera en marcha mecanismos de control", continúa el portavoz de esta campaña participada por Amnistía Internacional, Greenpeace, FundiPau y Oxfam Intermón. "¿Qué más hace falta para que España deje de vender armas a Arabia Saudí? El Gobierno dice que se tiene que fiar de la palabra de los saudíes cuando dice que no reexportarán, pero no tiene ningún medio para comprobarlo", se pregunta. 

Por qué no se corta el suministro de muerte a los saudíes es una pregunta que desde hace días se hacen también muchos estadounidenses sobre su propio país, desde que Amnistía Internacional confirmara que la bomba que mató a los padres y a los cinco hermanos de Buthaina, una niña yemení de cinco años, se fabricó en EEUU. La ONG lo corroboró gracias a un fragmento del proyectil encontrado entre los restos del edificio residencial que destruyó, asesinando a 16 civiles e hiriendo a otros 17.

"Sencillamente no hay explicación que Estados Unidos u otros países como Reino Unido o Francia puedan ofrecer para justificar el flujo constante de armas hacia la coalición encabezada por Arabia Saudí para su uso en el conflicto de Yemen", denunció Amnistía. La fotografía de Buthaina se hizo viral y desencadenó la solidaridad en las redes, pero como ella miles de niños sufren diariamente la mayor crisis humanitaria mundial ante la pasividad de EEUU y Europa.