Publicado: 23.11.2016 13:44 |Actualizado: 23.11.2016 13:50

El nuevo presidente moldavo ofrece a los separatistas no entrar en la OTAN

Tanto Transnistria como Gagauzia proclamaron su independencia de Moldavia tras la disolución de la Unión Soviética aunque solo prosperó la de la primera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El socialista prorruso Igor Dodon, presidente electo de Moldavia, comparece en una rueda de prensa en la sede del Partido Socialista de Moldavia en Chisinau (Moldavia). EFE

El socialista prorruso Igor Dodon, presidente electo de Moldavia, comparece en una rueda de prensa en la sede del Partido Socialista de Moldavia en Chisinau (Moldavia). EFE

MADRID.- El presidente electo de Moldavia, el prorruso Igor Dodon, quiere acordar con la república separatista de Transnistria el veto al ingreso moldavo en la OTAN para evitar la independencia de esa región. Durante la campaña electoral se pronunció a favor de convertir a Moldavia en una federación para evitar la independencia de Transnistria, territorio poblado en su mayoría por rusos y ucranianos. 

"Si de repente alguien en Moldavia piensa en ingresar en esa organización, tanto Transnistria como (la región de) Gagauzia tendrían derecho a la autodeterminación", dijo Dodon a la agencia rusa Interfax.



Tanto Transnistria, al este del país, como Gagauzia, al sur, proclamaron su independencia de Moldavia tras la disolución de la Unión Soviética. En el primer caso, esto llevo a una guerra y a una situación en la que, de facto, la zona funciona con independencia de Moldavia aunque con ayuda rusa.

Gagauzia, región rural y agrícola azotada por sequías, calmó sus ansias de independencia con la llegada del sistema federal asimétrico que le concede, únicamente a esta zona del país, un estatus de autonomía. Dodon se propone viajar en enero a Tiraspol, la capital de Transnistria, para acordar los principios del arreglo de dicho conflicto congelado iniciado en 1992 con la guerra de Transnistria en el que cayeron centenares.

La región separatista ya no busca solo su independencia.Tras el referéndum celebrado en 2006 mostró su expectativas irredentistas cuando un 97% de los habitantes votó a favor de la independencia y de la futura integración en la Federación Rusa.

"Gagauzia puede servir de ejemplo. En su legislación dice que si Moldavia pierde su soberanía, tiene derecho a la independencia. Creo que eso también sería correcto para Transnistria", señaló. Con esto, el dirigente socialista hace la referencia a la posibilidad de que Moldavia acabe fusionándose con la vecina Rumanía. Ambos países tienen lazos étnicos y culturales muy fuertes, de tal manera que en Moldavia se habla un dialecto del rumano. Históricamente Moldavia perteneció a Rumanía hasta anexionarse a la URRS.

"Estos son unos principios básicos. Significa que antes que nada debemos ponernos de acuerdo. Nosotros mismos, sin intermediarios. No importa de quien se trate", subrayó. Dodon advirtió a Transnistria que no logrará que la comunidad internacional reconozca su independencia y que nunca se convertirá en "una segunda Kaliningrado", en referencia al enclave báltico ruso.

Una vez consensuado el acuerdo de arreglo del conflicto, se mostró dispuesto a convocar un referéndum en ambos territorios, ahora ya con mediación de Rusia, EEUU, la Unión Europea (UE), Ucrania y la OSCE. Admirador del presidente ruso, Vladímir Putin, Dodon quiere forjar unas relaciones estratégicas con el Kremlin, al tiempo que aboga por revisar el Acuerdo de Asociación con la UE, que considera perjudicial para la economía nacional.