Publicado: 17.12.2014 17:07 |Actualizado: 17.12.2014 21:01

Obama ordena abrir
el diálogo con Cuba
para restablecer las relaciones diplomáticas

-Cuba libera al estadounidense Alan Gross a cambio de la excarcelación de tres de los agentes del grupo de 'Los Cinco'

-Obama anuncia una relajación de los límites comerciales y de viajes, así como planes para abrir una embajada estadounidense en La Habana en los próximos meses

-El Departamento de Estado también retirará a Cuba de su lista de países patrocinadores del terrorismo

Publicidad
Media: 4.09
Votos: 11
Comentarios:
Obama, en el momento en que habla con Castro. /CASA BLANCA

Obama, en el momento en que habla con Raúl Castro. /PETE SOUZA (CASA BLANCA)

WASHINGTON.- El presidente EEUU, Barack Obama, ha anunciado este miércoles un cambio de la política de EEUU hacia Cuba después de que La Habana liberara al estadounidense Alan Gross a cambio de tres presos cubanos. Obama y Raúl Castro hablaron el pasado lunes por teléfono para cerrar el acuerdo por el que ambos países se han comprometido a iniciar el diálogo para restablecer sus relaciones diplomáticas, rotas desde 1961, confirmaron hoy altos cargos de la Casa Blanca.

Obama ha informado de que pedirá al Congreso estadounidense que debata para poner fin al embargo a Cuba, que dura ya más de medio siglo. En una comparecencia desde la Casa Blanca, el presidente norteamericano ha anunciado el "fin" del aislamiento de Cuba, que está "obsoleto" y que "ha fracasado durante décadas". Ha asegurado, asimismo, que apuesta por "una Cuba más libre y más próspera", al tender "un mano de amistad" al pueblo cubano. Por su parte, Raúl Castro ha afirmado que han acordado el "restablecimiento de las relaciones diplomáticas y adoptar medidas mutuas para mejorar el clima bilateral, pero eso no quiere decir que lo principal se haya resuelto, el bloqueo económico, comercial y financiero que provoca enormes daños a nuestro país debe cesar". Ambos mandatarios han agradecido la mediación de El Vaticano y de Canadá durante las negociaciones.

El presidente estadounidense ha anunciado una relajación de los límites comerciales y que los estadounidenses podrán viajar a la isla e incluso utilizar sus tarjetas bancarias. El histórico acercamiento también incluye planes para la apertura de una embajada estadounidense en La Habana en los próximos meses. Los dos gobiernos entablarán, asimismo, conversaciones sobre materias sociales y de seguridad como sanidad, migración y narcotráfico, entre otros temas.

El Departamento de Estado retirará a Cuba de su lista de países patrocinadores del terrorismo. Además, la Casa Blanca ha anunciado que Obama participará por vez primera en la Cumbre de las Américas que se celebrará en Panamá en abril de 2015 y a la que también ha sido invitada Cuba. Según AP, las negociaciones también han facilitado la liberación de 53 presos cubanos. La Casa Blanca no descartó, asimismo, que el presidente norteamericano visite la isla durante los dos años que le quedan de mandato.

"Los cubanos nos han ayudado a construir Estados Unidos", ha dicho Obama, que ha comparado la escasa distancia entre los dos países con la "barrera ideológica" que les ha separado durante estas últimas décadas. Miami representa, en opinión del presidente, un ejemplo de lo que los cubanos "pueden alcanzar" y una especie de "capital" donde cabe toda América Latina. Ahora, "podemos hacer más para apoyar al pueblo cubano", ha añadido. Obama ha tendido una mano de "amistad" para decirles a los cubanos que, si bien no puede "borrar la historia", sí puede contribuir a que once millones de personas en Cuba vivan con "dignidad". "Todos somos americanos", ha concluido en español.



"Debemos aprender el arte de convivir, de forma civilizada, con nuestras diferencias", ha defendido Castro, destacando que "los progresos alcanzados en los intercambios sostenidos demuestran que es posible encontrar solución a muchos problemas". En concreto, ha propuesto iniciar las conversaciones por temas sobre los que, no obstante, ha reconocido que ambos países tiene "profundas diferencias", como "soberanía nacional, democracia, Derechos Humanos y política exterior".

 

Un funcionario estadounidense indicó que Gross, que ya se encuentra en Washington, fue liberado por motivos humanitarios y el senador estadounidense Dick Durbin dijo que las negociaciones duraron un año y que hasta El Vaticano participó. Cuba arrestó a Gross, ahora de 65 años, el 3 de diciembre de 2009. El subcontratista de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) fue condenado a 15 años de cárcel por importar tecnología prohibida y tratar de establecer una red de Internet clandestina.

El caso de Gross era un obstáculo para la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, viejos enemigos de la Guerra Fría que carecen de relaciones diplomáticas desde los primeros años de la década de 1960, poco después de que Fidel Castro llegara al poder con la revolución de 1959.

 

Cuba había culpado al Gobierno de EEUU por el encarcelamiento del contratista estadounidense y había ofrecido en reiteradas ocasiones entablar un diálogo sin condiciones previas, una propuesta que hasta ahora había sido rechazada por Washington.

El Gobierno cubano siempre intentó vincular el tema de Gross a los casos de tres agentes de inteligencia, pertenecientes al grupo de 'Los Cinco', que cumplían prolongadas penas de cárcel en varias ciudades estadounidenses por espiar a grupos de exiliados cubanos y monitorizar instalaciones militares en Florida. Los tres cubanos liberados en el canje, que se encontraban en prisión desde 1998, son Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labañino. "Como prometió Fidel (Castro) en julio del 2001 cuando dijo volverán, arribaron hoy a nuestra patria", ha afirmado en una declaración. Los tres se encuentran ya en la isla, mientras que organizaciones del exilio cubano en Miami han calificado de "grave error" el canje.

Cuando Obama llegó a la presidencia en 2009, flexibilizó algunas restricciones sobre Cuba, como los viajes de los cubanos-estadounidenses y el envío de remesas a la isla. Pero con el arresto y condena de Gross se estancó el proceso de acercamiento entre Washington y La Habana.