Público
Público

Trump llega a un convulso Reino Unido rodeado de un clima de hostilidad

Numerosas protestas recibirán al presidente de EEUU en su primera visita oficial al país. May le asegura que la salida del país de la UE ofrece a ambos Estados la oportunidad de cerrar un pacto "sin precedentes" para impulsar el empleo y crecimiento

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Manifestación contra Trump en Londres este jueves. REUTERS/Simon Dawson

En una de las semanas más convulsas que ha vivido el Reino Unido últimamente, hizo su aparición en el país el presidente estadounidense, Donald Trump, rodeado de una gran hostilidad ciudadana, puesta de manifiesto en numerosas protestas. La primera ministra británica, Theresa May, le aseguró que la salida del país de la Unión Europea ofrece a ambos Estados la oportunidad de cerrar un pacto "sin precedentes" para impulsar el empleo y crecimiento.

May relató las numerosas oportunidades que, a su juicio, el Brexit ofrece a las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y el Reino Unido durante la cena de gala que compartió hoy con Trump y con un centenar de empresarios en el palacio de Blenheim, en el condado de Oxfordshire (Inglaterra).

"Mientras nos preparamos para abandonar la Unión Europea, tenemos la oportunidad de llegar a un acuerdo comercial que haga crecer los empleos en el Reino Unido y en Estados Unidos", indicó la primera ministra. "También es una oportunidad para derribar las barreras burocráticas que frustran a los líderes empresariales a ambos lados del Atlántico", agregó.

Trump llegó hoy al Reino Unido ante una oleada de protestas, donde permanecerá durante el fin de semana, antes de reunirse el próximo lunes con el presidente ruso, Vladímir Putin, en Helsinki. La llegada del controvertido líder republicano al Reino Unido ha generado un nivel de movilización sin precedentes en el país desde las protestas callejeras contra la guerra de Irak en 2003.

Durante el viernes y el sábado se celebrarán varias concentraciones de rechazo en ciudades de todo el país así como a las puertas de los dos campos de golf del mandatario. Además, un globo gigante de un bebé que parodia al presidente sobrevolará las inmediaciones del Parlamento de Westminster en señal de protesta por la visita. Por su parte, la Policía de Escocia ha prohibido el vuelo del bebé Trump sobre el complejo de lujo que el mandatario regenta en Ayrshire, donde se alojará.

Melania y Donald Trump, junto con Theresa May, este jueves. REUTERS/Hannah McKay

Trump y su mujer, Melania, fueron recibidos a su llegada al castillo, antes de las 20.00, hora local (19.00 GMT), con una ceremonia militar, horas después de aterrizar en la capital británica para su primera visita al Reino Unido.

A la cena, que consistió en salmón escocés, filete de ternera inglesa y fresas con helado, también asistieron algunos miembros del Gobierno británico, como el recién nombrado ministro de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt, o el de Defensa, Gavin Williamson.

"Tener a los Estados Unidos a nuestro lado fue, para mí, la mayor alegría", dijo May parafraseando al primer ministro Winston Churchill, antes de reiterar que "el espíritu de amistad y cooperación" entre ambos países tiene una "larga y orgullosa historia". La primera ministra señaló que "el idioma, los valores y la cultura" que comparten el Reino Unido y los Estados Unidos "inspiran respeto mutuo" y hacen que las dos naciones sean "no solo las más cercanas aliadas, sino las más queridas amigas".

Asimismo, recordó que el Reino Unido es el mayor inversor en EEUU, un 30% por delante que el siguiente país, lo que "no puede ser subestimado". Algo que, "significa mucho más que números, significa empleos, oportunidades y riqueza para las personas trabajadoras de toda América".