Publicado: 12.05.2015 13:19 |Actualizado: 12.05.2015 13:22

"La UE blinda su frontera para
impedir la entrada
de seres humanos"

La Comisión Europea de Ayuda al Refugiado (CEAR) presenta una serie de exigencias a los Estados miembros para evitar más tragedias y más muertes en las aguas del Mediterráneo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Campaña #UErfanos de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado./ UErfanos.org

Campaña #UErfanos de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado./ UErfanos.org

MADRID.- La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha presentado este lunes en rueda de prensa una serie de exigencias que los Estados miembros de la Unión Europea "deben tener en cuenta" en la agenda migratoria para evitar "que la UE sea un espacio de dolor y de tragedia en el que pierden la vida miles de personas", haciendo alusión al drama humano que está viviendo Europa estas últimas semanas -tras el hundimiento de un barco en el Canal de Sicilia, el naufragio de un barco en la costa italiana de Lampedusa o la muerte de diez personas en una operación de rescate en el Mediterráneo-. 

Así lo ha explicado Estrella Galán, secretaria general de la CEAR, que denuncia en nombre de la organización que la Unión Europea "está blindando su frontera para impedir la entrada de seres humanos, sobre todo de posibles refugiados".

Galán ha afirmado que en los últimos quince años más de 22.500 personas han perdido su vida en aguas del Mediterráneo. Ante esta situación, la UE "está mirando hacia otro lado" y se está perdiendo "la vida de las personas que se ahogan en nuestras fronteras". 



Jorge Quindimil, profesor de Derecho Internacional Público de la Universidad de La Coruña experto en el mar y fronteras marítimas asegura que "dentro de lo negro de este escenario, hay cabida en la esperanza". 

"Las tragedias en el Mediterráneo han puesto de manifiesto lo obvio: el mar es un peligro. Esta razón motivó el surgimiento de las leyes en el mar de prestar auxilio". Sin embargo, Quindimil subraya que este deber -que cobró forma de texto internacional en el año 1910 y se desarrolla como obligación en 1958-, en el que se incluye el rescate y el salvamento marítimo, se extiende a toda persona. "La comunidad internacional tiene el deber de prestar auxilio a todas las personas que estén en peligro en el mar con independencia de su nacionalidad, sus circunstancias y su situación jurídica". 

Sin embargo, el derecho general del mar cojea y por ello, los Estados miembros se mueven en situaciones de incumplimiento. "No detalla el contenido ni el alcance ni los presupuestos de una operación de rescate, no se define lo que es peligro en el mar ni el desembarco. El derecho general del mar es difuso". 

Unos 400 inmigrantes han desaparecido en el mar Mediterráneo después de que la embarcación en la que navegaban con rumbo a Italia naufragara. EFE/Francesco Arena

Un grupo de inmigrantes rescatado por la embarcación RBD llega al puerto de Corigliano Calabro (Italia) el pasado miércoles 15 de abril de 2015. Unos 400 inmigrantes han desaparecido en el mar Mediterráneo después de que la embarcación en la que navegaban con rumbo a Italia naufragara, según el testimonio de los 150 supervivientes trasladados por la Guardia Costera a la región de Calabria. Cerca de 8.000 inmigrantes fueron rescatados en los últimos cuatro días mientras intentaban cruzar el Canal de Sicilia para llegar a las costas italianas.

A pesar de que exista el deber de prestar auxilio a toda persona que se encuentre en peligro, Jorge insiste en que "no se trata solo de rescatar a las personas". El problema se encuentra fundamentalmente en la situación que viene después: adónde les llevan. "Rescatarles podría suponer llevarles a un país en el que van a solicitar un derecho de asilo". Esta es la situación en la que los Estados miembros de la UE no llegan a un acuerdo. 

CEAR propone una nueva política en materia de asilo en la que se dé "prioridad a la dignidad humana y a los derechos humanos", indica Paloma Favieres

Quindimil explica que la UE "solo reacciona a golpe de tragedias y de forma malintencionada" porque "las soluciones a largo plazo siguen sin llegar". El profesor de derecho internacional añade que "nunca hemos tenido normas que hayan conectado las operaciones de salvamento con los derechos humanos. La primera vez ocurrió con el reglamento de 2014 -que incorpora la obligación de los Estados de no devolver a las personas rescatadas a países en los que puedan estar en peligro y también acoge el concepto de llevar a las personas rescatadas a un lugar seguro- pero esto no es suficiente".

Paloma Favieres, responsable del Área Jurídica de CEAR, propone una nueva política en materia de asilo en la que se dé "prioridad a la dignidad humana y los derechos humanos de las personas". 

Desde CEAR han querido realizar una serie de propuestas y exigencias para evitar más muertes en las aguas del Mediterráneo. "Pedimos que las políticas de reasentamiento sean coherentes con las necesidades de los conflictos, garantizar la posibilidad de solicitar protección en las embajadas, activar políticas de concesión de razones humanitarias, quitar trabas a las personas que lleguen por vías legales, abordar las causas que obligan a las personas a salir de su país, evitar nuevos planes África que y supeditar la cooperación entre acuerdos". 

Jorge Quindimil, profesor de Derecho Internacional Público de la Universidad de La Coruña; Estrella Galán, secretaria general de CEAR y Paloma Favieres, responsable del Área Jurídica de CEAR./ C.G.M

Jorge Quindimil, profesor de Derecho Internacional Público de la Universidad de La Coruña; Estrella Galán, secretaria general de CEAR y Paloma Favieres, responsable del Área Jurídica de CEAR./ C.G.M

Favieres confía en que en junio, mes en el que la UE tiene que trasponer las directivas, se tenga en cuenta un sistema común de asilo, que "requiere una parte solidaria por parte de los Estados: económica, social, humanitaria...".

Paloma ha insistido en que el derecho al asilo es un "derecho amenazado" y que España presenta uno de los índices más bajos de asilo de Europa. Por ello, CEAR sostiene que la Unión Europea "no debe esperar a otra tragedia para reaccionar y dejar de ser un espacio de dolor y muerte". 

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado presenta este lunes la campaña UErfanos.org con el fin de recoger firmas -que llevarán a la Comisión Europea, al Parlamento Europeo a través de grupos parlamentarios y a los Estados miembros a través de los parlamentos- para luchar contra "una bandera que se llena de tragedia y de seres humanos que han perdido la vida por intentar alcanzar la Europa de la Esperanza".