Público
Público

Adiós al cañón nazi que Botella puso en una rotonda de Madrid entre irregularidades 

El Ministerio de Defensa ha informado al Ayuntamiento de Madrid de que la próxima semana retirará la pieza de artillería construida por la Alemania nazi, que fue instalada en el distrito de Fuencarral-El Pardo en 2013. 

Publicidad
Media: 4.07
Votos: 28
Comentarios:

Inauguración del cañón antiaéreo en 2013.- AYUNTAMIENTO DE MADRID

La historia es tan rocambolesca que sería difícil de comprender si no estuviéramos hablando del Madrid de Ana Botella, del Partido Popular y de esa manera tan peculiar, y tan fuera de todo estándar internacional, que el Gobierno de Mariano Rajoy tiene de entender la Memoria Histórica.

Durante cuatro años una rotonda de Madrid ha exhibido un cañón antiaéreo de 1938 de la Legión Cóndor, las fuerzas militares que Hitler envió a España para tumbar a la joven democracia republicana y aupar a su aliado Francisco Franco al poder. Las mismas fuerzas que masacraron a la población civil con sus bombas en Gernika, Cartagena, Alicante o Jaén. La rotonda se encontraba precisamente en el distrito de Fuencarral-El Pardo, el mismo que acogió la casa de Franco y que hasta hace apenas unos meses mantenía la plaza del Generalísimo.  

El cañón nazi, además, fue instalado entre múltiples irregularidades administrativas, según una investigación de la subdirección de Auditoría de la Deuda del Ayuntamiento de Madrid, dependiente del Área de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid a la que ha tenido acceso este diario. Ahora, cuatro años después de su instalación, el Ministerio de Defensa ha respondido a las dos misivas del ya exconcejal de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid Carlos Sánchez Mato pidiendo su retirada. El cañón nazi será removido, por fin, este 27 o 28 de diciembre.  

Durante cuatro años Madrid ha exhibido un cañón antiaéreo de la Legión Cóndor, las fuerzas militares que Hitler envió a España

Los datos. El 2 de enero de 2013 el Ministerio de Defensa emitió una orden ministerial en la que autorizaba la cesión temporal y gratuita al Ayuntamiento de Madrid para poder ser exhibido durante 5 años en la Rotonda de la Artillería Antiaérea España. La pieza sería entregada el 22 de abril por el Coronel Jefe del Regimiento de Artillería Antiárea nº 71, Manuel Busquier, y apenas seis días después sería inaugurada la glorieta con el cañón. Era el 28 de abril de 2013 y la cesión era formalizada a través de un contrato de depósito con duración hasta al primera semana de enero de 2018. 

Acta de recepción de las obras publicado por Defensa

La investigación de la subdirección de la Auditoría de la Deuda ha revelado que la instalación de la pieza de artillería, además de incumplir la Ley de Memoria Histórica, estuvo repleta de "irregularidades administrativas". "Las obras de instalación se ejecutaron sin proyecto aprobado ni dotación presupuestaria", recoge el informe al que ha tenido acceso Público, que denuncia que la glorieta fue inaugurado el 28 de abril de 2013, mientras que el proyecto que aprobaba la remodelación de la misma fue firmado el 31 de mayo, un mes después. 

"Esto conllevó que los trámites necesarios para empezar la obra tuvieran fecha posterior a la ejecución de las obras", recoge el informe, que recoge que las obras supusieron un gasto de 11.633 euros. 

Símbolo de la alianza entre Franco y Hitler

La instalación del cañón antiaéreo alemán ya despertó polémica en el momento de su cesión. En aquel momento la propia Izquierda Unida pidió su retirada tras las quejas recibidas por varios colectivos de vecinos. El Partido Popular, entonces en el Gobierno del Consistorio, argumentó que la artillería no era de Alemania ni de 1938 sino que había sido fabricada en España en 1941. Por tanto, no había ningún motivo para su retirada.

El problema para la versión de los conservadores es que no era verdad. El propio acta de recepción del cañón antiaéreo celebrado entre el gerente del distrito de Fuencarral-El Partido y el Coronel Busquier establece con una claridad meridiana que se trata de un "cañón antiaéreo alemán Flak 18/36, calibre 88/56 mm del año 1938 inutilizado por una perforación del cañón" . 

Defensa retirará la pieza de artillería entre el 27 y el 28 de diciembre

De hecho, un informe del Ministerio de Defensa sobre este modelo de artillería antiaérea alemana reconoce que llegaron a España con la Legión Cóndor "en apoyo al Ejército Nacional durante la Guerra Civil, en septiembre de 1936". El texto recoge que estas armas fueron utilizadas como "antibunker" en el Frente del Norte debido a "su precisión", pero también como "contracarro" en "los rápidos avances por Aragón y Cataluña".

"Finalizada la guerra, todas las piezas y los camiones quedaron en España y se distribuyeron entre los Regimientos de AAA. que se crearon", recoge este informe, que también destaca que Franco compró la licencia de fabricación y se construyeron varios cañones a mediados de los 40 en la Fábrica Nacional de Trubia. 

El informe del área de Economía y Hacienda del Consistorio madrileño concluye que la exhibición de este cañón "supone una vulneración de la Ley de Memoria Histórica" ya que el arma no es solo es un símbolo "franquista" sino que también "es uno de los más representativos del nazismo". 

DISPLAY CONNECTORS, SL.