Público
Público

Podemos Andalucía Teresa Rodríguez unificará las marcas municipales de Podemos en un nuevo partido

La dirección regional avanza hacia un Podemos andaluz más autónomo al margen de las directrices de Pablo Iglesias, que había pedido preservar el nombre del partido en el próximo ciclo electoral de 2019 y para futuras confluencias con otras formaciones.

Publicidad
Media: 4.44
Votos: 9

Teresa Rodríguez durante un mitin, en una imagen de archivo. EFE

Podemos Andalucía ha dado un paso más en su accidentado camino para lograr más autonomía política, orgánica y financiera de la dirección estatal. El Consejo Ciudadano Andaluz, máximo órgano de decisión entre asambleas, aprobó el viernes impulsar la creación y registro de un nuevo partido político que “aglutine y uniforme” todas las marcas instrumentales de Podemos que existen ahora en los municipios andaluces. Se busca así corregir la diversidad de nombres de las candidaturas populares que concurrieron a las urnas en 2015 bajo el paraguas de la formación morada y homogeneizarlas bajo unas mismas siglas de cara a los comicios de 2019.

El nombre aún no se ha desvelado, pero fuentes de la ejecutiva regional de Teresa Rodríguez confirman varios extremos: Primero, la nueva candidatura “no necesariamente” llevará el nombre de Podemos, como ha pedido Pablo Iglesias a los territorios y como se someterá a la consulta de las bases. “Nosotros no vamos a imponerle la marca de Podemos a nadie”, dice Pablo Pérez, del equipo de Rodríguez. Segundo, la nueva marca que elijan para concurrir a las municipales será, “por lógica y coherencia”, la misma para las elecciones andaluzas, que deben celebrarse antes (como muy tarde marzo de 2019). “Nuestra intención es que haya un trabajo coherente entre lo municipal y lo andaluz, porque ambas esferas se retroalimentan”, explican estas fuentes, que admiten que “no tendría sentido” concurrir con un nombre a las autonómicas y tres meses después con otro distinto a las municipales.

Esta decisión, por tanto, también afecta directamente al proceso de confluencia entre Podemos e IU en Andalucía, en ralentí desde hace meses, y que aspira a tener alcance municipal y regional. La confluencia también se presentará a las urnas con un nombre nuevo, consensuado por ambas partes y teóricamente respetuoso con el peso político de cada formación. La intención de Teresa Rodríguez de crear una “herramienta jurídica “ (un partido político) que aglutine a todas las marcas blancas de Podemos en las municipales anticipa, por tanto, que esa nueva marca será también la que dé nombre a la futura confluencia. Desde la ejecutiva de IU admiten que ha habido conversaciones en este sentido, pero aún no se ha consensuado el nombre definitivo. “Lo importante, más allá del nombre, es que el sujeto político, que haya consenso en las políticas alternativas al PP en Madrid y al PSOE en Andalucía”, advierten.

La propuesta que el Consejo Ciudadano Andaluz aprobó el viernes en Málaga ha vuelto a generar cierta tensión con la dirección de Pablo Iglesias, que el sábado reunió al Consejo Estatal para plantear una serie de directrices políticas también con la mirada puesta en el ciclo electoral de 2019: europeas, autonómicas y municipales. Iglesias someterá la fórmula con la que Podemos debe concurrir a estos tres procesos electorales a una consulta a las bases, que también tendrá lugar en Andalucía. Se trata de tres preguntas concretas, una de ellas quiere saber si los militantes y simpatizantes de la formación morada apoyan que la formación morada vaya en confluencia con otros partidos a las municipales, “siempre que la palabra Podemos aparezca de forma visible en la candidatura”, “salvo” en aquellos municipios y territorios donde ya exista una marca consolidada y reconocible.

En Andalucía no existe ahora ninguna candidatura de unidad popular con una marca “consolidada y reconocible” al nivel que puedan estarlo en Madrid, Barcelona o las mareas en Galicia, todas próximas a Podemos. El municipio más potente que gobiernan es Cádiz, donde la figura de su alcalde, José María González ‘Kichi’, está directamente asociada a la marca Podemos (y a su líder andaluza y actual pareja, Teresa Rodríguez) que al nombre con el que concurrieron a las urnas en 2015: Por Cádiz sí se Puede. Desde la dirección regional creen que este debate variará en cada municipio, y defienden que hay marcas que sí han ganado peso propio: Participa Sevilla, que apoyó la investidura del alcalde socialista Juan Espadas, o Ganemos Córdoba, que también sostiene a la regidora del PSOE, Isabel Ambrosio.

Son por tanto dos debates sobre la estrategia municipalista de Podemos -el planteamiento estatal y el andaluz- que algunos creen “complementarios” y otros definen como un nuevo “pulso” de Teresa Rodríguez a Iglesias. La gaditana fue reelegida coordinadora regional de Podemos Andalucía hace año y medio con el compromiso de lograr una formación más independiente de Madrid, registrarse con un número de CIF propio que le permitiera tener acceso a su censo de militantes, contar con financiación propia, y total autonomía para diseñar las listas electorales e impulsar procesos de confluencia. Su propuesta chocó con el proyecto de Iglesias, que logró el respaldo mayoritario en Vistalegre 2, con un formato de partido mucho menos descentralizado.

Desde entonces el debate o conflicto entre la dirección estatal y la andaluza (que encabeza las ansias descentralizadoras de otros territorios) ha sido una constante, con llamadas a la calma y al consenso por ambas partes. Esa dificultad para llegar a un punto de encuentro ha derivado en dos episodios claves en los últimos meses: primero la dirección de Teresa Rodríguez inscribió la marca Marea Andaluza en el registro de partidos del Ministerio de Interior, antes de comunicárselo al estatal, en lo que se entendió como un intento de forzar la autonomía de Podemos Andalucía; luego se hizo un llamamiento a la calma interna del partido y explicaron que sólo trataban de preservar esa marca -que usó Rodríguez en las primarias de Podemos- para usarla en la confluencia con IU, pero la coalición de izquierdas se apresuró en rechazar el nombre y dijo que esa era una pelea interna de Podemos.

El segundo episodio es la decisión que adoptó el viernes el Consejo Ciudadano Andaluz de crear un nuevo partido político que aglutine todas las marcas instrumentales de Podemos en las municipales en Andalucía. Rodríguez recuerda que en 2015 cada candidatura popular improvisó un nombre propio -porque Podemos no concurrió como tal- y no quiere caer en el mismo error, “prefiere una estrategia colectiva a nivel andaluz”. Al inscribirse con un mismo nombre en el registro de partidos políticos, tendrán un número de CIF propio, que les permitirá abrir una sede o acceder al censo de militantes… Pablo Pérez Ganfornina, de la dirección regional de Podemos Andalucía, asegura que este proceso es “complementario” con lo aprobado el sábado por la dirección estatal, pero al ser preguntado sobre si la marca del futuro partido para las municipales llevará el nombre de Podemos, como ha pedido Iglesias, afirma: “No necesariamente, pero no es problemático. Nosotros no vamos a imponerle la marca de Podemos a nadie”.

Por ahora se desconocen los plazos: el plazo de la consulta a las bases sobre cómo concurrirá Podemos a las futuras elecciones y el plazo que se ha dado la dirección de Teresa Rodríguez para inscribir el nuevo partido político que aglutinará a todas las candidaturas populares en Andalucía. “Es complementario, no tiene que ir una cosa antes que la otra”, insiste Pérez.