Público
Público

Audiencia Nacional Pujol reconoció ante el juez que realizaba repartos de dinero con sus hermanos

Según los audios de la declaración del primogénito del expresidente catalán, el fiscal pidió su ingreso en prisión porque durante la investigación judicial ha aprendido a "descapitalizar el dinero".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Jordi Pujol Ferrusola, el primogénito del expresidente catalán, antes de entrar en la Audiencia Nacional. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Jordi Pujol Ferrusola, en prisión desde el pasado martes, reconoció ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata que realizaba repartos de dinero con sus hermanos. "De entrada no hacíamos nunca reuniones para decir 'voy a repartir' y por teléfono tampoco. Yo le decía voy a repartir "X" y se lo daba", aseveró el primogénito del expresidente catalán.

Como gestor de la supuesta herencia del abuelo Florenci, Pujol explicó a la fiscal Belén Suárez que él hacía transferencias a las cuentas andorranas que tenían cada uno de los hermanos o, si lo tenía en efectivo, ingresaba el dinero directamente a cada uno.

"Nunca hablábamos de nuestras cuentas"

Según los audios, el primogénito del 'clan Pujol' sí que reconoció que su hermano Oriol, exdiputado de CiU, le entregó "en efectivo" un millón de euros procedente de esa supuesta herencia porque creía que estaba "contaminando mucho" su carrera política. No obstante, no existen documentos que acrediten esta operación porque no era "necesario hacer papeles".

Ese dinero de Oriol no se repartió entre el resto de hermanos, sino que se lo quedó Jordi, que fue quien dividió el legado del abuelo Florenci Pujol entre todos y quien les ofrecía inversiones para que obtuviesen beneficio, pero nunca, según dijo, de manera habitual: "Eran muy esporádicas. Cada uno hacía su vida y hacía su guerra". Asimismo, le aseguró a la fiscal que no existían conversaciones ni reuniones entre los siete hermanos sobre su patrimonio: "Nunca hablábamos entre hermanos de nuestras cuentas".

Pero no era con todos sus hermanos con quien hizo negocios, sino que, según Pujol júnior, solo fue "una vez con Mireia y luego alguna con Pere y con Josep" y dudó de si con Marta, pero "con Oleguer nunca y con Oriol tampoco".

Y en concreto, explicó el caso de Mireia, que invirtió por sugerencia de su hermano mayor pero, como perdió dinero, le dijo que "no quería saber nada más de eso". Pese a ello, Pujol júnior dijo creer que "fue ella la que sacó más rendimiento de todos" de ese legado.

En el auto de prisión, el juez De la Mata atribuye a Jordi Pujol Ferrusola la coordinación siempre "en beneficio de la familia" del patrimonio que los Pujol tenían oculto en el Principado y que todos ellos atribuyen al legado del abuelo Florenci.

Un argumento que el magistrado ha rechazado en varias ocasiones porque "no se aporta elemento alguno que permita contrastar la veracidad de esta versión", ni de él ni de "ninguno de sus hermanos".

"La estrategia defensiva es coincidente y está obviamente orquestada y coordinada con la de todos los miembros de su familia", insiste De la Mata sobre el dinero del Principado, que permitió a Junior obtener un beneficio "no justificado" de 5,5 millones de pesetas, 6,6 millones de euros, 11,1 millones de dólares, 7,8 millones de marcos y 93.000 libras.

Cuestiones "que insultan a la inteligencia media"

Según estos audios, el fiscal pidió por primera vez la privación de libertad para Jordi Pujol "Júnior" ante el temor de que las cantidades que ha evadido en los últimos años no se puedan recuperar cuando haya sentencia firme, porque durante la investigación judicial ha aprendido a "descapitalizar el dinero".

El fiscal expuso ante el juez que a lo largo de la investigación se ha podido acreditar una "evolución" en la actuación de Pujol, que ha pasado de "las facturas genéricas" a los "préstamos ficticios".

Es decir, de presentar facturas por cuestiones "que insultan a la inteligencia media" para incrementar ese dinero, a realizar "préstamos ficticios" para deshacerse de ello, incluido a su propia hija.

De acuerdo con los cálculos de la UDEF, el dinero evadido por Pujol Ferrusola en negocios jurídicos ficticios, donaciones o préstamos no acreditados asciende a 9,4 millones, otros 12,3 millones corresponden a inversiones no repatriadas y 8 millones más a plusvalías latentes no declaradas. En total, 29,9 millones de euros.

Parte de ese dinero fue enviado a fondos cuya ubicación se desconoce, expuso el fiscal, quien propuso la incautación de su teléfono, que ahora está siendo analizado, para evitar transacciones por internet.

Planteó el representante de Anticorrupción que ahora se sabe que, al menos desde 1992, Jordi Pujol hijo fue titular de cuentas de Andorra por las que circularon fondos en efectivo por encima de 3.000 millones de pesetas, más 5 millones de euros y otras cantidades en dólares y marcos.

Y ahora ocurre que, sin terminar la instrucción, los saldos bloqueados "son insignificantes, ha disminuido considerablemente", e incluso se han modificado titularidades.

"Por estas razones debemos acabar la investigación, descubrir esos fondos y que no haya más activos que no puedan volver a España", defendió el fiscal ante el juez.