Público
Público

El Congreso aprueba el techo de gasto para 2018

Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria, Foro Asturias y UPN han votado a favor y Nueva Canarias se ha abstenido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Montoro, en el Congreso este martes. EFE/Kiko Huesca

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado este martes los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para el trienio 2018-2020 y el límite de gasto no financiero para 2018, conocido como techo de gasto, que sube un 1,3%, hasta los 119.834 millones de euros, y que conllevará la rebaja del IRPF para las rentas más bajas pactada con Ciudadanos, además de suponer el primer paso para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del próximo año.

El acuerdo sobre los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para 2018-2020 ha recibido 175 votos a favor de Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria, Foro Asturias y UPN, y una abstención de Nueva Canarias, frente a los 173 votos en contra del resto de partidos, incluido el PSOE, a pesar de que en diciembre respaldó los objetivos de estabilidad para los Presupuestos de 2017. De esta forma, este miércoles pasará al Senado para ser ratificado con la mayoría que tiene el PP en la Cámara Alta.

Una vez aprobados los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda para el próximo trienio y el techo de gasto, el Pleno del Senado los recibirá este miércoles para su aprobación. Con este paso, el Gobierno iniciará la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018.

Durante su intervención en el debate, Montoro ha asegurado que los objetivos y el techo de gasto muestran el "mejor escenario económico que ha tenido nunca la economía y la sociedad española ante sí", y ha defendido que se trata de unos objetivos que son "objetivamente mejores" que los del año pasado y traen novedades que van a mejorar vida de personas con rentas más bajas. El rechazo a estos objetivos supone dar la espalda a la recuperación económica y quedarse "al margen de lo que está siendo el final del túnel de la crisis", ha apuntado.

El Ejecutivo ha fijado en 119.834 millones de euros el límite de gasto no financiero del Estado para 2018, paso previo a la elaboración de las cuentas públicas de 2018, lo que supone un aumento del 1,3% respecto a las cuentas públicas de este año y el primer alza en los últimos cuatro años al elevarse el nivel de gasto en 1.497 millones de euros respecto a este año. El Gobierno había aprobado ya el pasado lunes los objetivos, pero que retiró del Congreso y volvió a aprobar en el Consejo de Ministros de viernes para relajar los objetivos de déficit autonómico.

Además del mayor margen a las CCAA, Montoro cerró también la semana pasada un principio de acuerdo con Ciudadanos para bajar el IRPF y se comprometió con Coalición Canaria a permitir que las autonomías puedan destinar su superávit a inversiones productivas financieramente sostenibles.

Por su parte, el portavoz de Economía del PSOE, Pedro Saura, ha explicado durante su intervención que el 'no' socialista a los objetivos y al techo de gasto para 2018 se debe a que los presente Cristóbal Montoro, que a su juicio no debería seguir siendo ministro al quedar "inhabilitado" tras la sentencia de la amnistía fiscal de 2012, y junto a Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha criticado que el techo de gasto conlleve un ajuste por el lado del gasto y no se actúe en el lado de los ingresos y se vaya a aprobar un "parche" con la rebaja del IRPF.

Objetivos de déficit para las CCAA

El Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) aprobó el viernes unos objetivos de déficit para las CCAA que elevan del 0,3% al 0,4% en 2018 y del 0% al 0,1% el déficit autonómico, para registrar equilibrio en 2020. La décima de margen que otorga Hacienda a las CCAA en 2018 y 2019 (con 1.000 millones más en cada ejercicio) procederá de la Seguridad Social gracias a los "buenos datos" de las cotizaciones, así como de los nuevos ingresos que se derivarán del aumento de las cotizaciones como consecuencia de la subida salarial que se fije en la negociación colectiva.

A estos 2.000 millones en los dos próximos ejercicios se suman otros 1.200 millones que las CCAA percibirán de la liquidación de 2015. Pese a la relajación de los objetivos de déficit que Montoro ha dado a las CCAA, el cambio no ha afectado al déficit del conjunto de las administraciones públicas ni al techo de gasto, por lo que se mantiene el objetivo de déficit del 2,2% para 2018 y el aumento del 1,3% previsto para el límite de gasto no financiero.

Así, la meta de déficit público del 2,2% del PIB comprometida para 2018 queda repartida en el 0,7% para el Estado, el 1,1% para la Seguridad Social, el 0,4% para las CCAA y el 0% para los ayuntamientos. Con estas cifras España se asegura abandonar el procedimiento de déficit excesivo en el que lleva inmersa desde 2009. Para 2019, el objetivo de déficit del 1,3% se derivaría de un déficit del 0,3% del Estado y del 0,9% de la Seguridad Social, frente al 0,1% de las CCAA y el equilibrio de las corporaciones locales.

Para 2020, España registraría ya solo un déficit del 0,5% de la Seguridad Social, si bien Montoro ya indicó que en la práctica "no habría déficit" porque "lo más probable" es que alguna de las otras administraciones registre superávit, con lo que se alcanzaría el equilibrio presupuestario. Los nuevos objetivos de deuda pública de las administraciones públicas, son del 70,8% para la Administración Central en 2018, el 69,5% en 2019 y el 67,6% en 2020; del 24,1%, el 23,3% y el 22,4% para las comunidades autónomas; y del 2,7%, el 2,6% y el 2,5% para las entidades locales, respectivamente.

De esta forma, la deuda pública, que se situará en el 98,8% en 2017, bajará al 97,6% en 2018, al 95,4% en 2019 y al 92,5% en 2020, lo que supone una caída de algo más de seis puntos en estos cuatro años. Mientras, se contempla un aumento del 2,4% de la regla de gasto para 2018, del 2,7% en 2019 y del 2,8% en 2020.