Público
Público

El director del CNI no aclara el papel de Corinna ante los diputados, según Cayo Lara

El portavoz de La Izquierda Plural asegura estar "más intranquilo que antes de entrar", pero afirma que Félix Roldán "ha sido sincero"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La comparecencia del director del CNI, el general Félix Sanz Roldán, ante la comisión de Gastos Reservados del Congreso de los Diputados no ha aclarado mucho las dudas que tenían los grupos parlamentarios antes de la sesión, celebrada a puerta cerrada y sin taquígrafos tal como establece el reglamento de la Cámara baja.

Al menos esa es la impresión que ha trasladado el diputado Cayo Lara, presidente del grupo La Izquierda Plural, al finalizar la comisión, que se ha prolongado durante dos horas. Lara ha sido el único miembro de la comisión que ha dado respuesta a las preguntas de los periodistas. El resto de miembros de la comisión han abandonado el lugar sin hacer declaraciones.

“Salgo más intranquilo que antes de entrar”, ha dicho Cayo Lara a los periodistas, aunque a continuación ha añadido: “Creo en la sinceridad de las respuestas dadas por el director del CNI”. El presidente del grupo parlamentario de la coalición de izquierdas ha declinado entrar en los contenidos de las respuestas “por respeto al compromiso adquirido al formar parte de esta comisión”, he declarado hace unos minutos a la salida de la reunión.

No obstante, ha lamentado que “los ciudadanos no tengan acceso a lo que hemos escuchado los diputados, creo que tienen derecho; pero el reglamento es así”. La única valoración se ha limitado a decir que “todavía queda mucho por conocer”. En relación a la intranquilidad que ha manifestado sentir ha dicho: “Con el CNI estoy tranquilo, con la actuación de Corinna, no”.

Lara ha explicado que la figura del rey no ha formado parte de las respuestas del director del CNI “entre otras razones porque nadie le ha preguntado por el rey”. Por su parte, la portavoz socialista Soraya Rodríguez se ha limitado a decir que no iba a realizar declaraciones: “No, no voy a decir nada”, ha dicho. El portavoz del PP, Alfonso Alonso, ha dicho en tono irónico: “¡Pero qué cosas preguntáis!”, en respuesta a las preguntas de los periodistas. 

El director del CNI, Félix Sanz Roldán, se ha sometido este  mediodía al interrogatorio de los diputados que conforman la comisión de Gastos Reservados del Congreso de los Diputados en el transcurso de una sesión parlamentaria que ha despertado un inusitado interés. La 'princesa' alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga personal del rey Don Juan Carlos, y sus 'gestiones delicadas' en favor del Estado español, según ha declarado ella misma, han centrado la atención de este trámite parlamentario. Pero ha habido también otros asuntos en el cuestionario de los diputados.

Según Europa Press, en su declaración Sanz Rodán ha negado que la institución haya encargado trabajos a la princesa Corinna ni que sus agentes hayan participado en servicios de seguridad para su protección. Es más, no le consta que se hayan utilizado recursos públicos específicos para su protección y desconoce dónde se ha alojado cuando ha pasado por España. Según algunos asistentes a la reunión, que ha estado presidida por el presidente del Congreso, Jesús Posada, el director del CNI ha dicho desconocer si la princesa Corinna ha realizado trabajos 'clasificados' para España, al menos como él los entiende, pero sí ha dejado claro que el CNI nunca le encargó nada. Es más, ha asegurado que jamás ha cobrado del Centro ni ha solicitado pago alguno.

En contra de la versión que insinuó el Sindicato Unificado de Policía (SUP), Sanz Roldán también ha señalado que los agentes del CNI no han prestado labores de escolta y protección para Corinna Zu Sayn Wittgenstein, entre otras cosas porque no tienen autoridad para ello y menos sin encargo expreso de un Gobierno, fuera el anterior o el actual. Ni la Casa del Rey tendría competencia para haberlo ordenado.

En todo momento, Sanz Roldán se ha limitado a informar del CNI, no de otras instituciones del Estado, pero sí ha señalado que a él no le consta que se hayan utilizado recursos públicos 'específicos' para la protección de la princesa Corinna.

Se ha tratado de una comisión atípica porque ha tenido lugar a puerta cerrada. Los diputados que han integrado esta comisión han sido apenas seis: Alfonso Alonso, portavoz del grupo parlamentario popular; Soraya Rodríguez, su homóloga en el grupo parlamentario socialista; Josep Antonio Duran i Lleida, portavoz del grupo catalán de CiU; Cayo Lara, presidente del grupo La Izquierda Plural, y Aitor Esteban, portavoz del grupo vasco del PNV.

Han sido seis pese a que los grupos de la cámara son siete. No ha habido ningún representante del grupo parlamentario mixto, que con 18 diputados es el tercero más numeroso de la Cámara baja. La razón no es otra que la oposición del PP a que uno de sus representantes esté presente. En concreto, el diputado Alfred Bosch, de ERC, designado por su compañeros de grupo. Los miembros de esta comisión requieren el apoyo de 3/5 de la cámara, es decir 210 votos, y se eligen al inicio de cada legislatura.

Corinna está relacionada con Urdangarin en diversos asuntos en los que media el tráfico de influencias

El nombre de Corinna ha aparecido relacionado con Iñaki Urdangarin en diversos asuntos en los que media tráfico de influencias, pagos de importantes cantidades de dinero de dudosa procedencia e, incluso, de mediación ante el propio Jefe del Estado para favorecer intereses particulares. Todo esto queda reflejado en no pocos correos electrónicos aportados por el ex socio de Urdangarín, Diego Torres, al juez Castro que instruye el 'caso Nóos'.

Pero, además, el interés de los miembros de la comisión se ha centrado en conocer si Corinna trabajó en tareas por cuenta del Gobierno español. En este sentido, tanto el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba - ex ministro del Interior y ex vicepresidente del Gobierno - como el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, han desmentido que el Gobierno haya realizado encargos a la 'princesa' amiga del rey, tal como ella misma ha declarado.

El asunto se ha ido complicando con datos aportados desde el Sindicato Unificado de la Policía (SUP), junto a otras fuentes policiales, según los cuales Corinna ha disfrutado de una residencia oficiosa en el entorno de El Pardo, cercana al Palacio de la Zarzuela, al tiempo que contaba con escolta de la Policía y de la Guardia Civil y supervisión por parte de agentes del CNI. Las mismas fuentes atribuyen a Corinna el nombre de 'Ingrid' en el argot de los servicios secretos españoles. Estas informaciones han sido desmentidas desde instancias oficiales.

Pero la comparecencia de Félix Sanz Roldán, máximo jefe operativo del CNI, organismo adscrito a la Presidencia del Gobierno y supervisado por la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, también ha tenido otros asuntos en la agenda de los parlamentarios. Su presencia fue solicitada originalmente por el grupo de CiU para que explicase el papel de la agencia de detectives privados Método 3, radicada en Barcelona, en la realización de espionaje a políticos catalanes.

El interés de la comisión se ha centrado en si Corinna trabajó por cuenta del Gobierno español

Este asunto ha generado una gran polémica en Catalunya, con no pocos políticos afectados, sobre todo después de unos informes policiales apócrifos contra Artur Mas y miembros de la cúpula de CiU que fueron filtrados a la prensa en plena campaña electoral catalana, el pasado mes de noviembre.

También el grupo de La Izquierda Plural solicitó la presencia de Sanz Roldán ante la comisión de Gastos Reservados para que aporte información sobre el hacker argentino que realizó trabajos para el CNI y que con posterioridad fue contratado por la defensa de Iñaki Urdangarin para, en teoría, 'ordenar' los correos electrónicos de el conglomerado de Nóos. Otras fuentes consideran que en realidad se requirieron sus servicios para borrar la huella de las comunicaciones electrónicas en las que figuraban el propio Urdangarín y su entorno.

Es la primera vez que el director del CNI acude a esta comisión en la actual legislatura. El general Félix Sanz Roldán (Uclés, 1946) fue nombrado director de los servicios de espionaje españoles el 3 de julio de 2009 por el anterior presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Previamente desempeñó el cargo de Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) - el puesto más alto en el escalafón militar - entre 2004 y 2008 -, también bajo la administración socialista. A su llegada a La Moncloa el presidente Rajoy decidió mantenerle en su actual responsabilidad, siendo un caso atípico tras el relevo de administraciones.