Publicado: 12.12.2013 17:18 |Actualizado: 12.12.2013 17:18

Duran Lleida desea que la consulta soberanista sea legal

El socio de Mas aspira cree que sería "una barbaridad" que el Gobierno suspendiera la autonomía y se pregunta por qué hay "tanto miedo" a preguntar a los catalanes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El líder de UDC, Josep Antoni Duran Lleida, expresó este jueves su deseo de que la consulta soberanista en Catalunya sea legal. El  socio de Mas y portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, considera que sería "una barbaridad, un despropósito y un desacierto" que el Gobierno optara por aplicar el artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía.

En declaraciones a los medios en el Congreso, Duran Lleida valoró el "ejercicio de generosidad" que han realizado todos los partidos que han participado en el acuerdo para fijar la fecha —el 9 de noviembre de 2014— y el texto de la pregunta que se quiere formular, porque todos han cedido en algo.

Duran Lleida desea que la consulta sea legal, confía en que para ello sea autorizada por el Gobierno o por el Congreso y se pregunta por qué hay tanto "miedo y alergia" a que se sepa qué sienten los catalanes.

El portavoz de CiU admitió que ahora hay que buscar el amparo legal para que la consulta pueda celebrarse, y eso depende por una parte "de esta casa", en alusión al Congreso, y por otra del Gobierno, e insistió en que hay dos artículos de la Constitución que lo permiten. Así, citó el artículo 150.2, que permitiría transferir a la Generalitat la competencia de la convocatoria de un referéndum, así como el 92.2, referente a la autorización de referéndum por parte del Congreso. Señaló que ambos permiten que haya un marco legal.

Duran dijo que los nacionalistas catalanes de "plantear que la ciudadanía exprese lo que siente"

Además, lamentó la insistencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy en señalar que sobre la soberanía de España no puede decidir un solo territorio, y añadió que con esta consulta "no se pretende suplir al conjunto de España", sólo conocer "la opinión de una parte", saber lo que "desearían los catalanes".

Duran admitió que el Congreso y el Gobierno están "en su derecho" de rechazar la proposición de ley sobre la celebración de la consulta que venga del Parlament catalán, o de llevar el asunto al Constitucional, como también están en su derecho los nacionalistas catalanes de "plantear que la ciudadanía exprese lo que siente".

También expresó su opinión desde Catalunya el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, aunque se mostró cauto. "Yo, lo que diga Mas", se limitó a decir.

Tampoco los empresarios presentes en la conferencia, entre ellos los presidentes de Agrolimen, Artur Carulla, y de Ercros, Antoni Zabalza, quisieron pronunciarse sobre la noticia alegando que era una información que se acababa de conocer y que era muy precipitado valorarla. Por su parte, el nuevo presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, prefirió no comentar el acuerdo y recordó que es la junta directiva de la entidad la que tiene que fijar su posicionamiento al respecto. Sonriente, el conseller Felip Puig se ha limitado a expresar su satisfacción por el acuerdo sobre la pregunta y la fecha de la consulta soberanista.