Publicado: 02.07.2013 15:53 |Actualizado: 02.07.2013 15:53

El Gobierno ignora la reforma fiscal de Aznar

Rajoy tiene sus propios planes para consumar el cambio tributario que le pide la UE para 2014. El presidente de FAES, que propone rebajar el tipo máximo del IRPF al 40% desde el 52% actual, insiste en que hay que bajar los impuestos para deja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José María Aznar presentó este martes por la mañana Una reforma fiscal para el crecimiento y el empleo, un plan de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) con el que el equipo del ex presidente del Gobierno pretende influir en la reforma tributaria que el Ejecutivo de Mariano Rajoy prepara para 2014, según le indicó la UE que lo hiciera para poder retrasar el objetivo de déficit público dos años.

Sin embargo, el Gobierno tiene sus propios planes para la fiscalidad y en ellos está trabajando ya el Ministerio de Hacienda, aseguran fuentes del Ejecutivo, que en modo alguno incluyen bajar los impuestos recién subidos —como pide el texto de la Fundación— hasta que la situación económica consolide su mejoría. Rajoy ya ha dicho en varias ocasiones que no sube impuestos porque quiera sino "porque no hay más remedio". Los mismos interlocutores confirman que el informe de FAES se leerá "con mucho interés", pero no creen que pretenda ser condicionante de nada porque los objetivos de Rajoy y Aznar son los mismos: el crecimiento y el empleo, como reza el propio título del informe.

Una reforma fiscal para el crecimiento y el empleo es un extenso documento de 218 páginas que, entre otras medidas —analizadas y ejemplificadas exhaustivamente en el prólogo y ocho capítulos—, insiste en la bajada de impuestos ("menos, más bajos y más sencillos") que lleva reivindicando José María Aznar desde que dio la controvertida entrevista en Antena 3 el pasado 21 de mayo. "Cualquier paso que se dé hacia impuestos más reducidos y hacia bases imponibles más amplias es un paso en la buena dirección", recoge el texto, que además, tacha de "injusta e ineficiente" la actual estructura fiscal.

La reforma fiscal, según aseguró el propio presidente de FAES, ha sido una iniciativa de él, pero han sido otros los que han hecho el trabajo, que les ha llevado más de un año. El concreto, el plan está dirigido por Miguel Marín, responsable de Economía y de Políticas Públicas de FAES, y coordinado por el presidente de la Comisión de Hacienda y Administraciones Públicas del Congreso, Gabriel Elorriaga, y el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, José Félix Sanz —que, además, han presentado esta mañana el documento en el marco de la Escuela de Verano de FAES, celebrada en Guadarrama (Madrid)—.

El presidente de Honor del PP pidió al Ejecutivo de Rajoy que tome como referencia las "ambiciosas" reducciones de impuestos que realizó el Gobierno de Aznar en 1998 y 1999 y en 2002 y 2003. El texto que ha presentado, recomienda, además, rebajar el tipo máximo al 40% desde el 52% actual, que se establezcan dos tramos del IRPF con tipos marginales de entre el 25 y 35%, se reduzcan los del impuesto de Sociedades (serían de entre el 15 y el 20% y se eliminaría el trato diferencial que reciben las pymes), se sustituyan las cotizaciones sociales por incrementos del IVA y se suban los precios de carburantes, alcohol y tabaco.

Asimismo, FAES propone en su reforma fiscal una imposición sobre las actividades financieras frente a las transacciones, la eliminación total del impuesto sobre el patrimonio y que se fije un "mínimo común en la banda baja" del de sucesiones. La Fundación de Aznar pide con urgencia reforzar los instrumentos de lucha contra el fraude fiscal.

En las conclusiones del informe, Elorriaga sugiere que este "conjunto de medidas puede constituir la médula de una profunda reforma fiscal. Una reforma estructural imprescindible y urgente, perfectamente alineada —advierte el coordinador del documento de FAES— con las consideraciones y recomendaciones vertidas por el Consejo de la Unión Europea, y capaz de potenciar por sí misma el ritmo de crecimiento de la economía española". Para el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja, la economía española sólo podrá crear empleo mediante el crecimiento y éste sólo se conseguirá "con un sistema tributario suficiente, justo y mucho más eficiente que el actual", el que reclaman Aznar y su FAES.