Público
Público

Posibles cambios en el Ejecutivo Guindos confirma su candidatura al BCE 

El ministro de Economía peleará con Irlanda para ocupar la Vicepresidencia del organismo encargado de las políticas monetarias de la Eurozona, pero todo apunta a que ya está negociado con el resto de países. Pese a su salida del Ejecutivo, no habrá crisis de Gobierno de forma inminente, aunque ya hay quinielas sobre su posible sustituto.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

El Ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, durante su intervención en el pleno del Congreso. | J.P.GANDUL (EFE)

El misterio ya se ha desvelado: Luis de Guindos será el candidato español para ocupar la Vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE). Después de meses jugando al despiste sobre su nombramiento, finalmente el Gobierno ha anunciado este miércoles —a pocas horas de que terminara el plazo para presentarse— que será él ministro de Economía quien, en caso de ser elegido, defienda los intereses de España en la Ejecutiva del organismo encargado de las políticas monetarias de la Eurozona. 

Así lo ha confirmado esta mañana el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en los pasillos del Congreso y el propio Ministerio en un comunicado: "El embajador de la Representación Permanente de España ante la UE (Reper) ha dirigido una carta al presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, con la candiatura de De Guindos", reza el documento.

De momento, Guindos tiene confirmado un rival, principalmente. Se trata del irlandés Philip Lane, gobernador del Banco Central de Irlanda. No obstante, se da por hecho que el Gobierno de Mariano Rajoy ha atado bien sus apoyos para poder vencer. De momento cuenta con Alemania y Francia como aliados y, según han manifestado siempre desde Moncloa, "hay muchas posibilidades de que el puesto lo ocupe un español".

De lograrlo, será la primera vez que un ministro ocupe cargos ejecutivos en el BCE dado que, según el tratado que lo regula, éste ha de ser totalmente "independiente". Además, habrá conseguido obviar las presiones para que fuera una mujer la que ocupara dicho puesto. Así lo quería, a nivel interno, el PSOE; pero también la Eurocámara había instado al Eurogrupo a proponer listas "con equilibrio de género". El presidente del organismo, Mario Draghi, en cambio, no quiso inmiscuirse en el debate y otras fuentes del PP europeo aseguran que los únicos criterios para esta elección son "técnicos".

Así las cosas, de cumplirse sus deseos, Guindos —que llevaba tiempo esperando un puesto en Europa desde que perdió la presidencia del Eurogrupo frente a Jeroen Dijsselbloem en 2015será nombrado el 22 y 23 de marzo oficialmente por el Consejo Europeo tras pasar los trámites correspondientes ante el Europarlamento, el Ecofin (Consejo de Ministros de Economía y Finanzas) y el propio BCE. No obstante, el actual vicepresidente —el portugués Vítor Constancio— no cesará en su cargo hasta el 31 de mayo. "El candidato elegido se incorporará a la Vicepresidencia del BCE el próximo 1 de junio", confirma el Ministerio de Economía en su comunicado. 

Por ello, de ser elegido, la salida de De Guindos del Ejecutivo no será inminente, como ya anunció este diarioRajoy no quiere ahora una crisis de Gobierno que pueda desestabilizar su imagen sin haber resuelto la situación en Catalunya.

Por ello, todo apunta a que se dará de plazo hasta finales de marzo para buscarle un sustituto. Así ganará tiempo, a la espera de que se nombre un nuevo gobierno de la Generalitat.

Todo el Ejecutivo espera -y así lo reconocen abiertamente- que los independentistas que tienen causas con la Justicia sean inhabilitados en el plazo de dos meses. De cumplirse sus deseos, correrían las listas de Junst per Catalunya y ERC y dichas formaciones tendrían que ponerse de acuerdo, sí o sí, para investir a un candidato que no fuera Carles Puigdemont.

Quinielas de candidatos

Una vez solucionado ese conflicto, Rajoy ya podría atender a sus propios problemas internos y realizar su crisis de Gobierno. Pase lo que pase, no será fácil: su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría, está en el punto de mira tras el fracaso de la Operación Diálogo en Catalunya y los fallos del CNI al no detectar las urnas del 1-O, entre otras cuestiones.

Pese a todo, Rajoy ha defendido a su vicepresidenta e incluso ha premiado a uno de los suyos con un ascenso: el sustituto de Jorge Moragas como jefe de gabinete del presidente, José Luis Ayllón, es un sorayo reconocido.

Por ello, el jefe del Ejecutivo tendrá que volver a hacer números si quiere mantener el equilibrio de poder entre Santamaría y su principal rival en el Gobierno: la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal .

Si, como apuntan algunas quinielas, el sustituto de De Guindos es el ministro de Energía, Álvaro Nadal, o su gemelo Alberto -secretario de Estado de Presupuestos-, habrá ganado Santamaría. Si, por el contrario, es Isabel García Tejerina, Cospedal podrá respirar tranquila. La ministra de Agricultura no es especialmente cercana a ella, pero sí forma parte del llamado G-8 que, liderado por el exministro de Exteriores José Manuel García-Margallo, son contrarios a la gestión de la vicepresidenta.

No obstante, también hay apuestas de candidatos fuera del Gobierno. Y en ellas están colocados no sólo altos cargos de la empresa privada como el consejero de Iberdrola Fernando Bécquer, sino ministrables habituales como Alberto Núñez Feijóo. Hay quien cree que ocupar la cartera de Economía sería una buena preparación para el presidente de la Xunta de cara a sustituir, el día de mañana, al propio Rajoy. Él, en cambio, sigue negando su deseo de dar el "salto a Madrid" y mantiene su compromiso con Galicia hasta el 2020.

El jefe del Ejecutivo podría aprovechar la remodelación de candidatos municipales y autonómicos que tiene previsto comenzar antes del verano para cubrir con Feijóo la baja de Guindos. Pero eso, como insisten siempre en Génova y Moncloa -que aseguran que la reunión que mantendrá con los barones del PP el próximo lunes es sólo para hablar de financiación autonómica y no de candidaturas-, "sólo Rajoy lo sabe".