Público
Público

Banco Central Europeo Guindos juega al despiste con su candidatura al BCE

El ministro de Economía asegura que será un "español" quien ocupe la vicepresidencia pero no aclara si será él mismo quien pelee en Europa por ocuparla, una misión que es competencia exclusiva de su departamento. El resto de grupos elude pronunciarse hasta que su salida del Gobierno esté confirmada.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Economía, Luis de Guindos, en una imagen de archivo. REUTERS

Ni si, ni no, ni todo lo contrario. Así responde el ministro de Economía cuando se le pregunta por su candidatura a la Vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE). Luis de Guindos juega al despiste y sólo constata su creencia de que "será para un español o una española".

Dicho puesto no quedará vacante hasta el 1 de mayo de 2018, cuando el actual vicepresidente, el portugués Vítor Constancio, deje su cargo en el organismo encargado de las políticas monetarias de la UE. Sin embargo, las candidaturas tendrá que dilucidarlas el Eurogrupo en el próximo mes de febrero.

Ante la cercanía de dichas fechas, fueron varios los medios que volvieron a colocar a Guindos en la casilla de salida del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Y es que el ministro de Economía lleva tiempo intentando abandonar el Gobierno por un alto cargo en puestos europeos. 

Sonada fue su caída cuando se postuló, en 2015, para presidir, precisamente, el órgano encargado de reunir a todos sus homólogos para debatir sobre cuestiones relacionadas con el euro. Guindos perdió contra el actual presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. Después Rajoy volvió a tentarle para seguir en su puesto tras las elecciones de 2016 y él aceptó.

Su candidatura al BCE podría sonar extraña si se tiene en cuenta que, hasta la fecha, los cargos de la cúpula del BCE han recaído en personas con experiencia en el mundo financiero. De Guindos ha pasado tanto por Lehman Brothers -justo cuando quebró- y, antes, por PricewaterhouseCoopers, Endesa o el Instituto de Empresa. Pero su perfil político queda lejos de uno más técnico que sí poseen tanto Constancio como sus predecesores -el griego Lukás Papadimos y el francés Christian Noyer-, que fueron gobernadores en sus correspondientes bancos centrales.

Hasta la fecha, los cargos de la cúpula del BCE han recaído en personas con experiencia en el mundo financiero y no en perfiles políticos como el de Guindos

Además, el último miembro español del Consejo Ejecutivo del BCE, José Manuel González Páramo, fue miembro del Consejo de Gobierno y de la Comisión Ejecutiva del Banco de España y, actualmente, es miembro del consejo de administración de BBVA. Igualmente, su antecesor, Eugenio Domingo Solans, fue consejero del Banco de España y miembro de su Comisión Ejecutiva. Domingo Solans, fallecido en 2004, ingresó en el BCE en su fundación, en junio 1998, y fue el encargado de la introducción de los billetes y monedas del euro.

Pese a ello, por sus antecedentes y anteriores intentos, no sería extraño que De Guindos intentara de nuevo su salida hacia Europa. De hecho, su candidatura al BCE contaría ya con el apoyo de Alemania y Francia y le permitiría apuntarse el tanto de recuperar el prestigio de España en la Eurozona, perdido tanto con su salida del BCE, en 2012, como, recientemente, con la pérdida de la candidatura de Barcelona para acoger la sede de la Agencia Europea del Medicamento

Alemania habría apoyado también que De Guindos fuera candidato de nuevo a la presidencia del Eurogrupo. Un puesto para al que debía postularse como plazo máximo hasta este mismo jueves y al que el ministro español renunció. "Yo siempre lo he dicho, no soy candidato", sentenció. 

Sin embargo, no fue tan rotundo a la hora de responder sobre si se postulará o no a a la Vicepresidencia del BCE. "Estoy convencido de que será para un español o una española", jugó al despiste. En su departamento siguen su senda y se limitan a remitir a sus propias palabras. 

De decidirse, será él mismo quien negocie con el resto de dirigentes de la UE sus apoyos al puesto. Así lo han confirmado las fuentes europeas consultadas, que aseguran que ese tipo de movimientos técnicos, como los relacionados con los departamentos de Justicia o Interior, los realiza el Ministerio de Economía directamente sin injerencias de otros departamentos como Exteriores o la propia Presidencia. 

Podemos: "Queremos un ministro que piense en el futuro laboral de su país y no esté tan pendiente del suyo propio"

En cualquier caso, De Guindos sigue sin confirmar sus intenciones. Y tampoco se ha movido para recabar los apoyos de los grupos de la oposición y poder llegar a Europa con el respaldo interno. Tanto PSOE como Ciudadanos se niegan a opinar sobre algo sobre lo que no tienen noticia.

"Nos pronunciaremos cuando el Gobierno anuncie si De Guindos aspira a algún puesto en Europa, pero no entraremos en especulaciones", se excusan los socialistas. Un argumento similar utilizan los naranjas: "No tenemos nada que decir sobre una decisión que aún no está tomada y de la que no sabemos nada", sentencian.

Desde Podemos son más contundentes y lamentan que se hable más de la posible salida del Gobierno de De Guindos que de su trabajo al frente del Ministerio. "En los últimos meses no se ha hecho más que especular sobre cuál será su posible destino. Cuando uno está en un puesto de trabajo de tanta responsabilidad todos los esfuerzos deben concentrarse en eso y no en usar ese puesto de trampolín", opinan desde la Secretaría Económica de la formación morada. "El ministro debería estar menos pendiente de buscar un cargo en Europa. Más le valdría preocuparse por garantizar que la recuperación económica se produzca creando empleo de calidad", le recomiendan. Y concluyen: "Queremos un ministro que piense en el futuro laboral de su país y no esté tan pendiente del suyo propio".

Más noticias en Política y Sociedad