Público
Público

Blesa Hallan muerto de un disparo en el pecho a Miguel Blesa en una finca de caza en Córdoba

El cuerpo sin vida del expresidente de Caja Madrid, condenado a seis años de cárcel por las 'tarjetas black', fue encontrado a las ocho de la mañana en la cochera de la finca. La autopsia determinará si se trata de un suicidio o de un accidente, aunque la Guardia Civil se inclina más por la primera hipótesis. 

Publicidad
Media: 3.96
Votos: 26
Comentarios:

El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa.- EFE

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa apareció muerto hoy en una finca de un pueblo de Córdoba con un disparo en el pecho efectuado por una escopeta en lo que, según fuentes de la investigación, parece un suicidio, aunque habrá que esperar a los resultados de la autopsia para esclarecer lo sucedido. Está previsto que este jueves se realice la autopsia tras el repentino fallecimiento, que ha cogido por sorpresa a todos, especialmente a su familia, que no baraja ninguna hipótesis sobre lo sucedido, según han traslado fuentes cercanas a Efe.

El cadáver del exbanquero fue encontrado a las ocho de la mañana en una finca llamada Puerto del Toro, en la localidad de Villanueva del Rey, en la provincia de Córdoba, hasta la que se desplazaron agentes de la Guardia Civil y facultativos médicos que solo pudieron confirmar el fallecimiento.

Blesa había llegado a la propiedad en torno a las 2.00 de la madrugada, desayunaba junto con Rafael A. Alcaide, un amigo dueño del coto de caza cercano que frecuentaba, hasta que se ha excusado para mover su coche e instantes después el amigo oyó un disparo y alertó de inmediato al guardés de la finca, que avisó a los servicios de emergencias. Según fuentes de la investigación citadas por el diario El Periódico, lo último que el expresidente de Caja Madrid dijo, dirigiéndose a Alcaide, fue: "Rafael, ¿tú tienes el número de teléfono de mi mujer? Te lo voy a dar por si alguna vez hace falta que la llames".

La muerte de Miguel Blesa fue certificada a las 8:40 horas, constatando que había sido causada por la perforación en el tórax de una bala de rifle. Según ha podido saber Público de fuentes judiciales, el juzgado de instrucción número dos de Peñarroya-Pueblo Nuevo (Córdoba) se ha hecho cargo del caso. Los investigadores del suceso están a la espera de que la autopsia determine si se trata de un suicidio o de accidente fortuito.  Las primeras conclusiones de la inspección ocular de los agentes de la Guardia Civil y de la autoridad judicial apuntan a la hipótesis del suicidio —"Con escopeta o va a la boca o va al pecho", señalan estas fuentes—. Los agentes ya han interrogado al dueño e inquilinos de la finca, amigos de Blesa, con los que solía salir de caza. 

Blesa poseía quince armas y licencias de armas del tipo D, para armas largas y para caza mayor, y de tipo E, para armas de tiro deportivo y escopeta de caza. Poco después de mediodía, el cadáver de Blesa era trasladado en coche fúnebre al Instituto de Medicina Legal de Córdoba donde se le practicará la autopsia mañana, jueves. Lo confirmaba así el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido: "Ha sido trasladado al Instituto de Medicina Legal de Córdoba según obra en mi poder y estaremos a expensas de que nos emitan los informes. Lo siento, no sé nada más".

Blesa había llegado solo a la finca de caza en torno a las 2:00 de la madrugada, apenas seis horas antes de su muerte, conduciendo su propio vehículo. No iba acompañado de su mujer y, al parecer, pensaba quedarse unos días

Sin embargo, no está descartado del todo que se trate de un accidente. Según informan varios medios, personas cercanas al exbanquero han afirmado que Blesa no estaba deprimido ni desanimado, aunque sí preocupado por sus problemas judiciales. Ese mismo entorno señala que este no era el peor momento para Blesa, ya que albergaba "serias esperanzas de que el Tribunal Supremo le diera la razón en el caso de las tarjetas black", tras recurrir la pena de prisión de seis años que le impuso la Audiencia Nacional.

El expresidente de Caja Madrid, que iba a cumplir 70 años el próximo 8 de agosto, fue condenado en marzo de este año a seis años de prisión por el caso de las tarjetas black al considerarlo culpable de un delito de apropiación indebida tras gastarse 436.688 euros. La Audiencia Nacional, sin embargo, decidió no imponerle ninguna medida cautelar hasta que se resolviera el recurso que tanto él como su sucesor en Caja Madrid, Rodrigo Rato, habían presentado en el Tribunal Supremo. Por eso no llegó a ingresar en prisión.

Sí lo hizo en 2013 de forma provisional por la compra de un banco en Florida (EEUU) pero tras pagar una fianza de 2,5 millones de euros salió veinticuatro horas después. En junio de ese año volvió a ser encarcelado, si bien la Audiencia Provincial anuló esta causa y puso en libertad al banquero.

Además, Blesa se enfrentaba a otras dos investigaciones judiciales, una relacionada por su gestión al frente de Caja Madrid —estuvo al frente de la entidad entre 1996 y 2010— y los supuestos sobresueldos que recibió su cúpula y otra por su aparición en los denominados papeles de Panamá.

La finca Puerto del Toro, de 2.000 hectáreas, es propiedad de la Sociedad Rozuelas del Valle S.L, y la gestión del coto (plan técnico de caza) está a nombre de Rafael Alcaide y Fermín Gallardo. Alcaide es amigo de Blesa y es quien recibió a los agentes de la Guardia Civil, junto a otro trabajador de la finca y el guarda.

Fuentes de la Policía Local de Villanueva del Rey han contado que Blesa solía frecuentar la finca Puerto del Toro, en el corazón de Sierra Morena, y que había ganado varios premios de caza mayor (corzos, venados, jabalíes, gamos). "Bajaba a comer al pueblo, donde era asiduo del Mesón Español, justo enfrente del Ayuntamiento. Era un hombre superdiscreto, amigo de los propietarios de la finca, en cuyo cortijo se quedaba a dormir", han señalado esas fuentes.