Público
Público

Acercamiento entre PSOE y Podemos Pablo Iglesias: "Están diciendo cosas que suenan bien. Soy optimista"

Tras reunirse con Pedro Sánchez por primera vez en un año y tres meses, el líder de Podemos celebra el mejor entendimiento con el secretario general socialista. Anuncia que los equipos de ambos partidos, liderados por Margarita Robles e Irene Montero, portavoces parlamentarias de PSOE y Unidos Podemos, previsiblemente empezarán a trabajar en julio para estudiar nuevas subidas del salario mínimo, hablar del techo de gasto para 2018 o de una reforma de la negociación colectiva. Iglesias marca como último objetivo de esta alianza "armar una alternativa" que se traduzca en el "desalojo" del PP de la Moncloa, y afirma que intentará convencer a Sánchez de la importancia de una nueva moción.

Publicidad
Media: 5
Votos: 6
Comentarios:

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. EFE

MADRID.- Pablo Iglesias reconoce que hay diferencias entre su formación y el PSOE de Pedro Sánchez, pero destaca lo que le une "con este Partido Socialista", que "está diciendo cosas que suenan bien", y espera que estas palabras se traduzcan en "hechos". "Optimista", el líder de Podemos ha comparecido este martes en el Congreso de los Diputados tras conversar durante hora y media con el secretario general del PSOE, para constatar que están de acuerdo en "la necesidad de articular una alternativa al PP, en términos programáticos y de agenda de trabajo".

Iglesias: "Sánchez sabe que la moción forma parte de nuestros objetivos; ellos tienen una estrategia distinta y no lo contemplan como algo inminente"

A partir de este martes, las portavoces parlamentarias de PSOE y Unidos Podemos, Margarita Robles e Irene Montero, establecerán canales de diálogo para coordinar la labor de los grupos de trabajo de ambas facciones, que comenzarán a reunirse en julio. 

Como se preveía, Iglesias afirma que Sánchez le ha propuesto trabajar contra la precariedad que afecta a los jóvenes y sobre varias medidas de "rescate" a la juventud.

Por su parte, él se ha centrado en trasladarle seis propuestas de trabajo concretas: en relación al techo de gasto, al acuerdo comercial entre Canadá y la UE (CETA), la subida de las pensiones o a la reforma de la negociación colectiva. "El objetivo último de Unidos Podemos es armar una alternativa al PP que se pueda traducir finalmente" en "desalojar al PP de la Moncloa", sostiene.

En este sentido, Iglesias mantiene que su grupo no renuncia a la idea de presentar una nueva moción de censura a Mariano Rajoy en el futuro, pero este plan ha quedado en segundo plano en la reunión -Sánchez afirma que estudiaría la moción sólo si está garantizado que prospere-. "Empezar con esta agenda de trabajo es bueno". "Sánchez sabe que esto [la moción] forma parte de nuestros objetivos; tienen una estrategia distinta y no lo contemplan como algo tan inminente". "Vamos a trabajar para intentar convencerles", apostillaba.

Con tono conciliador, Iglesias ha insistido en que PSOE y Podemos van a "necesitarse" mutuamente para gobernar a nivel estatal, autonómico y municipal, y ha afirmado que en los próximos meses será aún más evidente que la situación del Partido Popular en el Ejecutivo es "insostenible". 

Plurinacionalidad, CETA y techo de gasto

El líder de Podemos afirma que ve viable un acuerdo sobre la negociación colectiva y una subida del salario mínimo del 7% anual; también en el incremento de las pensiones -"Un derecho constitucional"- , así como en materia de la prestación de hasta 100 euros mensuales -en cuatro años- a pagar a las familias con hijos a su cargo, defendida por Unidos Poemos. .

Iglesias ve "más diferencias" en lo que respecta al CETA. Afirma que con su abstención el PSOE dará un "medio paso" que sabe a "poco" 

Se muestra optimista también en lo que respecta al techo de gasto para 2018: considera que el Gobierno de Rajoy quiere utilizarlo para consolidar los recortes, y espera que el PSOE, que todavía no ha hecho pública su posición al respecto, acepte negociar una cifra alternativa  e instaurar un "suelo de ingresos", en vez de apoyar una política "sectaria y autoritaria" como la que defiende el PP en esta materia. "Ojalá podamos ponernos de acuerdo", incidía. 

En lo que respecta a la concepción de España como Estado plurinacional que comparten PSOE y Podemos, Iglesias ha reconocido que esto es "un avance" por parte de los socialistas, pero no ha aportado concreción a la posición del PSOE en este sentido. Unidos Podemos defiende la celebración de un referéndum pactado en Catalunya, en el que pedirían votar "no" a la independencia. 

Sí reconoce "más diferencias" en lo que respecta al CETA. El PSOE ha pasado de respaldar el acuerdo comercial con Canadá -durante la primera etapa de Sánchez como líder y en el periodo de la Gestora- a anunciar su abstención, un "medio paso" que para Podemos sabe a "poco". "Nos gustaría verles en el no", afirma Iglesias. Reconoce que el cambio de posición debe haber sido difícil para Sánchez, pero pide el apoyo de los socialistas para el Control de Constitucionalidad sobre el CETA que su formación quiere pedir en el Senado, así como para su solicitud al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de que elabore el preceptivo informe sobre el tratado que hasta la fecha no ha emitido. 

"ERC no debe ser criminalizada"

Iglesias insiste en que la conformación de una mayoría parlamentaria frente al bloque PP-C's es posible, y pide al PSOE que busque el acuerdo con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en lugar de con el partido naranja. 

"ERC no debe ser criminalizada", insistía el líder de Podemos, recordando que su formación podría llegar a acuerdos con Ciudadanos en materias como la reforma del sistema electoral y en otras "medidas concretas", aunque en el grueso de su actividad su partido espera que el de Albert Rivera siga colaborando con el PP. 


Gestos de acercamiento

Lo que hace un año era rivalidad y antipatía mutua, hoy se plasma en el aparente inicio de un nuevo periodo entre PSOE y Podemos, que siguen moderando tonos y formas para referirse al otro. Iglesias seguía la estela de su actuación en la defensa de la moción de censura, rechazaba establecer "ultimátums" y "plazos" al PSOE y defendía que toca "comenzar a trabajar" por lo que les "une". "Hemos coincidido mas de lo que muchos podrían suponer sobre lo que ocurrió en España en 2016, pero vamos a trabajar mirando hacia el futuro", zanjaba. 

"Hemos coincidido mas de lo que muchos podrían suponer sobre lo que ocurrió en España en 2016, pero vamos a trabajar mirando hacia el futuro"

Por otra parte, y como acostumbra ante reuniones que considera importantes, el líder de Podemos ha llevado un regalo a su homólogo del PSOE. En concreto, el último número de la revista New Left Review traducido al español, coeditado por la fundación de Podemos, el Instituto 25-M, y Traficantes de Sueños.

Desde su equipo afirman que Iglesias también quiere hacerle llegar a Sánchez una copia del libro Ibex 35: Una historia herética del poder en España, del sociólogo Rubén Juste -la obra fetiche de Iglesias para explicar el concepto trama, muy utilizado por su formación en los últimos meses.

Hace un año y tres meses, en su último encuentro presencial antes de la reunión de este martes, Iglesias llevó a Sánchez un ejemplar del libro Historia del baloncesto en España.