Publicado: 09.11.2013 07:00 |Actualizado: 09.11.2013 07:00

IU Madrid mete en un lío a la dirección federal con unos estatutos contrarios a los de la organización

Varios artículos chocan de frente con el principio de armonización al que se obliga a las federaciones. El sector crítico cree que si no hay reacción de arriba se puede provocar una ruptura en IU. En la calle Olimpo constata

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El enfrentamiento crónico en el seno de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid (IUCM) vuelve a estar latente tras la aprobación de los nuevos estatutos durante la Conferencia de Organización celebrada el pasado 5 de octubre. Algunas de las normas que deben regir el funcionamiento de la Federación madrileña chocan de lleno con las federales, contraviniendo la voluntad de la X Asamblea Federal, celebrada en diciembre de 2012, que estableció que las federaciones deberían armonizar su disciplina estatutaria a la de IU Federal.

Aquella Conferencia, además de estar impugnada por el sector crítico, encarnado en las corrientes Cambiar IUCM y Frente Amplio -representan al 49% de los militantes- se celebró sin la presencia de ambos grupos, por lo que la modificación estatutaria corrió a cargo de los delegados que apoyan al coordinador, Eddy Sánchez. La situación que se ha generado pone en apuros a la cúpula de IU Federal que, si no sucede nada extraño, no tendrá más remedio que exigir cambios, restando en cierto modo legitimidad a la actual dirección madrileña. 

El coordinador federal, Cayo Lara, se reunirá con Eddy Sánchez el miércoles en la sede de la calle Olimpo. A su lado estarán el responsable del Área Interna de IUCM, Carlos Gutiérrez, y el secretario federal de Organización, Miguel Reneses. La pelota está en el tejado de Lara, quien, pese a haber tratado por todos los medios de no intervenir en los problemas internos siguiendo a rajatabla el código al que le obliga su cargo, debe mover ficha y transmitirles la necesidad de que rectifiquen.

"Han hecho una modificación de los estatutos sin ningún tipo de objetivo político y sin altura de miras, adaptándolos al momento político interno y en algunas cuestiones chocan con los estatutos federales", dijeron a Público fuentes de la Ejecutiva Federal.

La reunión servirá para aclarar términos, no para dar ningún ultimátum, porque en todo caso la decisión última sobre la validez o no de la normativa madrileña la decide el Consejo Político Federal. "Aquí no se amenaza a nadie, habrá que hablar las cosas y resolver las contradicciones, que son muchas. Lo que hay que hacer es armonizarlas", explica en tono conciliador otra persona de la Ejecutiva. 

La lista de incoherencias es amplia y afecta a temas tan insospechados como, por ejemplo, la propiedad del símbolo de IUCM. El artículo 4 establece que "el símbolo de IUCM es el que recoge en el anexo adjunto a estos Estatutos, denominado emblema. El emblema de IUCM es propiedad de IUCM". Sin embargo, los estatutos federales no dejan lugar a dudas en el artículo 4.3: "Los emblemas de Izquierda Unida y de las distintas Federaciones son propiedad de IU". ¿Es un tema menor? Teniendo en cuenta el nivel de tensión que se está alcanzando en la Federación madrileña no debería subestimarse ya que, en el hipotético caso de que hubiera una escisión, el logo podría seguir perteneciendo a la actual jefatura.

Las posiciones están encontradas desde que Sánchez fuera nombrado coordinador regional con tan sólo 17 votos de diferencia y, entre otras cosas, decidiera excluir de la Ejecutiva al 49%. "La decisión es legítima", comentan desde Olimpo, "pero sin duda va en contra de la línea política de la dirección federal, que ha establecido el consenso como norma de trabajo. Aquí ya no se gobierna con manu militari, eso son tiempos pasados", concluyen. Los intentos por templar los ánimos en los últimos meses han sido muy tímidos y han resultado fallidos hasta ahora. 

Desde antes del verano, personas de relevancia en la Ejecutiva Federal han mostrado a este diario su preocupación por los problemas de Madrid, pero los meses pasan, cada vez están más cerca las elecciones al Parlamento Europeo y el clima no ayuda para nada a la estrategia de convergencia emprendido por IU para aunar un bloque anticapitalista. 

Más allá de la propiedad del símbolo, la modificación de los estatutos toca puntos muy delicados como los censos de afiliación o la elección del candidato por Madrid ciudad.

"Si IU Federal no interviene habrá una confrontación con la dirección y entiendo que eso romperá IU" Izquierda Unida puso en marcha una Unidad de Afiliación y Recaudación (UAR) a partir de la IX Asamblea Federal pero no se introdujo como obligación en los estatutos hasta cuatro años más tarde, en diciembre del año pasado, tras la celebración de la X Asamblea.

La UAR funciona como una base de datos on line que permite que IU Federal gestione de manera eficiente y centralizada todos los datos de sus afiliados, controle si están al corriente del pago de sus cuotas y distribuya la recaudación a la organización territorial correspondiente. Cada Federación tiene acceso a una UAR territorial y la Secretaría de Organización regional está en la obligación de actualizar la base de datos cada vez que tenga un nuevo afiliado.

IUCM introduce en el Artículo 1 de sus nuevos estatutos un apartado que le confiere "plena soberanía jurídica y política" en lo que se refiere a "la aprobación, establecimiento y conformación de su censo de afiliados/as". El lenguaje es ambiguo puesto que, según los estatutos federales, la competencia de las Secretarías de Organización se resume en la obligación de garantizar "el seguimiento del cumplimiento de los Planes de trabajo, los presupuestos y la actividad cotidiana de la UAR" (Art.18). Por el contrario, confiere a la UAR "la gestión de los Censos y los procedimientos de afiliación a través de una única base de datos" (Art.14) y es totalmente dependiente de IU Federal.

El hecho de que no se especifique claramente que la competencia del censo es de la UAR ha despertado recelos en los representantes del 49% porque el número de afiliados en una asamblea es lo que determina la representación que le corresponde en forma de delegados. Y los delegados son los que a la postre, por ejemplo, votan estatutos como estos que se han aprobado. La UAR, además, da de baja de manera automática a todos los afiliados que no hayan pagado dos cuotas consecutivas, con lo cual, evita tentaciones a la hora de registrar falsos afiliados.

Hugo Martínez Abarca, coordinador de la Asamblea de Chamberí, cree que la nueva normativa confiere a IUCM el control de los censos al margen de la UAR y que eso convertiría a Madrid en una excepción que difícilmente iban a aceptar otras federaciones. "Si no se para eso, habría una confrontación con IU Federal y entiendo que rompe IU", dice alarmado.

Carlos Gutiérrez, responsable del Área interna de IUCM, no entiende el revuelo y asegura que no hay contradicción con los estatutos federales. "Los criterios que se emplean para elaborar el censo son los de la UAR. De hecho no existe el censo federal sin pasar por los censos de las federaciones. Es el secretario de Organización el que da de alta al nuevo afiliado en la UAR", explica.   

Con estos estatutos, relata a Público otro responsable madrileño que prefiere permanecer en el anonimato, "el secretario de organización de IUCM puede certificar un censo aparte del que haya en la UAR, lo cual es poco transparente y contradice los estatutos federales, que señalan que el único censo válido es el de la UAR para toda IU". Desde su punto de vista, la UAR queda reducida a una herramienta "para cobrar las cuotas".

Por compararlo con otra federación, la andaluza, recién renovada y que tiene una entidad jurídica propia, calca literalmente de los estatutos federales lo relacionado con la UAR.

Otro foco de discordia es el proceso que la dirección de IUCM ha establecido para elegir al candidato electoral en Madrid ciudad. El artículo 47.4 de la normativa federal dice que "en el ámbito municipal [...] será en todos los casos la Asamblea Local, la estructura organizativa y política que elegirá la candidatura a las elecciones municipales en igualdad con el resto de municipios".

Madrid ciudad es el único municipio en el que la Asamblea Local de IU no puede elegir a su candidato La capital se convierte así en una excepción dentro de la Comunidad puesto que en los nuevos estatutos se concede la decisión final al Consejo Político Regional (CPR)."En este caso la contradicción es meridiana", reconocen desde IU Federal.

¿Por qué se hace así? Todos los miembros del Frente Amplio y Cambiar IUCM consultados por Público coinciden en que es una "cuestión de números". Hasta ahora el candidato lo elegían los coordinadores de las 21 asambleas de distrito. El reparto actual entre los que apoyan a la dirección y los que apoyan al sector crítico está 10 a 11, lo que hacía muy probable que en las próximas municipales hubieran elegido al candidato estos últimos.

Hoy, los estatutos estipulan que además de los 21 coordinadores habrá un representante del Grupo Municipal y otro de la Ejecutiva con la única potestad de elevar al CPR una propuesta. Esta composición inclina la balanza hacia la dirección de IUCM pero además, si eso no fuera así, el CPR siempre decidiría en favor de los de Eddy Sánchez. "Hacen una jugarreta para decir que incluso si nosotros decidiésemos el candidato acabarían ganando ellos", señalan desde Frente Amplio.

Ambos grupos aseguran, además, que ya en la Asamblea Regional que eligió coordinador a Sánchez se aprobó una enmienda que forzaba a establecer un sistema como el que estipulan los estatutos federales y no entienden esta decisión.

Yendo aún más lejos, hay otros artículos no tan llamativos que podrían considerarse contrarios a los estatutos federales. En el Artículo 1 la dirección de IUCM también se reserva para sí "la orientación, seguimiento y evaluación del trabajo de todos/as los cargos públicos en el ámbito de la Comunidad de Madrid, incluida la representación en el Parlamento y en el Senado". Esto, según el Artículo 7 de la normativa de IU Federal y tal y como han señalado desde su Ejecutiva a Público, no es competencia suya. "La dirección política y el seguimiento del trabajo de los Grupos Parlamentarios en las Cortes Generales y en el Parlamento Europeo, la definición general de los criterios de composición de dichos Grupos y sus Gabinetes, y la ratificación de las propuestas de candidaturas a las elecciones de estas Cámaras", rezan los estatutos federales. 

Tampoco respeta el Principio de participación de los jóvenes, que en los  federales contempla que "con carácter general, tanto las candidaturas, como en los órganos internos y listas de delegados y delegadas a asambleas procurarán incluir un 20% de jóvenes menores de 31 años contando con la presencia de al menos 1 persona menor de 31 años en tramos de 5 puestos". Los de Madrid hablan sin especificar de que "la selección de candidaturas tenderá a incorporar a personas que participan activamente en los movimientos sociales e igualmente la presencia de personas jóvenes de menos de 31 (treinta y uno) años" (Art.29).

Por último, cabe remarcar que tampoco hay una apuesta explícita por la igualdad de sexos en los órganos de IUCM. Los estatutos hablan de que "será obligatorio [...] que tanto las candidaturas presentadas como la composición final del órgano, estén conformadas de acuerdo a criterios de paridad de sexos, salvo que esto no fuera posible por causas insalvables y justificadas". (Art.18)

Los federales, al igual que con los jóvenes, hacen hincapié en el Principio de equilibrio de sexos y estipulan que "en los procesos en los que la elección de órgano o delegación fuese única o por consenso, al menos el 50% de sus miembros tendrán que ser mujeres" y explica que "este principio impone [...] la necesidad de impulsar la afiliación de mujeres y su participación en todas las actividades de nuestra organización, removiendo los obstáculos que la dificulten".

Sirvan como anécdota dos ejemplos. En la X Asamblea Federal la lista definitiva del Consejo Político Federal tardó horas en diseñarse para respetar que en la correlación de nombres aparecieran mujer/hombre, mujer/hombre, por orden de apellidos. Por otro lado, Público ha visto hasta dos documentos estatutarios de IUCM tras la Conferencia de Organización de octubre. El primero hablaba de una proporción hombre-mujer del 60-40. En los últimos, que han sido los entregados el pasado jueves, eso se corrigió con una simple llamada a la paridad.