Público
Público

Máster de Cristina Cifuentes Una moción de censura contra Cifuentes necesita, al menos, un voto de Ciudadanos

La formación naranja tiene en sus manos sostener al PP en la Comunidad porque una posible moción del PSOE que podría apoyar Podemos, necesita también el voto favorable de Cs para que salga adelante.  

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, y la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes / EUROPA PRESS

Este miércoles comparece Cristina Cifuentes en la Asamblea de Madrid. La presidenta de la Comunidad tiene que demostrar que consiguió su máster en la URJC de forma legal, desmontando las pruebas que han ido saliendo en las últimas semanas y que desvelan numerosas irregularidades. PSOE, Podemos y Ciudadanos van endureciendo cada vez más su discurso con Cifuentes exigiendo su dimisión si no tiene las suficientes pruebas y explicaciones. En este panorama, con un PP que tampoco ha dado la cara, parece que la presidenta tiene difícil escapatoria. 

Los escenarios que se plantean posterior a la comparecencia son muchos, pero la moción de censura es la alternativa de los partidos que más se está barajando si Cifuentes no convence . Aunque también parece complicada porque en todas las posibilidades se necesitaría el apoyo de Podemos, PSOE y Ciudadanos. La moción de censura necesita aprobarse por mayoría absoluta, y ninguna de las formaciones por sí solas sumarían los votos suficientes. Podemos y PSOE se quedarían a un voto, por ello necesitarían que Cs también la apoyara.

La moción de censura sirve para exigir la responsabilidad política al Presidente de la Comunidad. Para presentarla hay que contar con el quince por ciento de los Diputados y tiene que incluir una propuesta de candidato a la Presidencia que haya aceptado la candidatura. PSOE con la propuesta de Gabilondo es la que tiene más puntos para llevar a cabo una moción de censura que, además, sería apoyada por Podemos. Aunque, por presentarla, también lo podría hacer Podemos que ya lanzó el pasado verano una moción contra Cifuentes por la financiación irregular del PP. Los que no contarían con las firmas suficientes para presentarla, sino pactan, es Ciudadanos ya que sólo son diecisiete diputados en la Asamblea y no llegan al quince por ciento del total.

Cualquier moción de censura requerirá los votos favorables de Podemos, PSOE y Cs para que salga adelante

Una vez presentada la moción de censura, se abre un plazo de dos días para presentar mociones de censura alternativas que deben reunir los mismos requisitos que la primera. Transcurrido este plazo, el Presidente convoca el Pleno para debate y votación de la moción de censura que no puede tener lugar antes del transcurso de cinco días ni después de veinte días desde la presentación de la primera.

La aprobación de la moción de censura requiere el voto favorable de la mayoría absoluta de la Asamblea. En la Asamblea son 129 diputados, por lo que para que salga adelante tendrían que contar con 65 votos a favor. La suma de diputados de PSOE y Podemos es 64 por lo que el pacto entre ambas formaciones no valdría y tendrían que contar, al menos, con el voto de uno de los diputados de Ciudadanos. De esta forma, la formación naranja volverá a tener en sus manos mantener a los conservadores gobernando. 

Si la moción no la apoyara Podemos, la moción ya sería prácticamente imposible porque PSOE y Ciudadanos solo sumarían 54 votos de los 64 que se necesitan.

Otra opción que se baraja, es que Ciudadanos dé el paso y rompa el pacto de investidura que llevó a la presidencia a Cifuentes. Ignacio Aguado, portavoz en la Asamblea de Cs, ha comparado la situación actual con la de Murcia que culminó con la dimisión forzosa de Pedro Antonio Sánchez como presidente autonómico tras ser imputado. Sánchez fue sustituido por otro diputado conservador, Fernando López Miras. Ahora, si Cs opta por seguir apoyando a los conservadores podría mantenerse el PP en la Comunidad si propusieran la investidura de un nuevo candidato que la formación naranja apoyara. Aunque, de momento, parece que los conservadores no tienen ninguna alternativa a Cifuentes.