Público
Público

Piden que se funda una estatua de Franco para esculpir con su bronce un monumento a sus víctimas

En Marea reclama en el Congreso que destruya definitivamente la efigie de Franco que se erigió en 1967 en Ferrol en honor del dictador

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 9
Comentarios:

Estatua ecuestre de Franco en Ferrol

La diputada de En Marea Yolanda Díaz ha presentado una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados reclamando al Gobierno que funda la estatua de Franco que loó durante años en Ferrol la figura del dictador para utilizar su bronce en una nueva escultura que honre a las víctimas de la dictadura. A la proposición se añade una pregunta escrita en la que los aliados gallegos de Unidos Podemos instan al Ejecutivo del PP a pronunciarse sobre el futuro de la estatua, una mole de siete toneladas con caballo y Generalísimo al trote que fue retirada en el año 2002 de su emplazamiento en una céntrica plaza de la villa natal de Franco.

No hacerlo, tal y como figura en el texto de la propuesta de Díaz, supondría “seguir dañando la memoria de aquellas personas que defendieron el régimen constitucional tras la sublevación militar del mes de julio de 1936” y permitir a España mantener el defecto “de origen” de la democracia manteniendo viva la memoria de un régimen “que tiene su origen en la injusticia” y en la “ignorancia del pasado, en la ausencia de derechos para las víctimas y en la impunidad total de lo represores”.

La diputada gallega recuerda que la efigie del tirano se moldeó en los hornos de los astilleros militares de Bazán, hoy integrados en Navantia, propiedad de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, a los que debería volver para licuarse y adoptar una nueva forma. El monumento original, que representaba a Franco cabalgando a lomos de un enorme corcel, fue costeado a través de una cuestación popular a iniciativa del Casino Ferrolano, y se instaló en la plaza de España en 1967.

En julio del 2002, el Ayuntamiento, presidido por Xaime Bello, del Bloque Nacionalista Galego, acordó su retirada, su puesta a disposición de la Armada ad eternum y su instalación en el parque de Herrerías, frente al Museo Naval de la ciudad, que desde 1938 hasta 1984 se apellidó oficialmente “Del Caudillo”.En el año 2010, el regidor socialista Vicente Irisarri, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, aprobó la retirada de ese emplazamiento para su depósito perpetuo bajo una lona en una nave-almacén de la Marina próximo a la escuela militar Antonio do Escaño, en el barrio de Caranza.

Sin embargo, la diputada de En Marea sostiene que la estatua, a pesar del cierre de vallas metálicas que lo rodean en sustitución de la lona, sigue siendo “bien visible para las trabajadoras y los trabajadores de los astilleros, las personas que visitan el Centro Cultural de Armada o los y las militares” allí destacados.

Además de la destrucción definitiva de la estatua de Franco, la iniciativa de Díaz insta al Gobierno de Mariano Rajoy a digitalizar y hacer pública toda la documentación relacionada con la represión franquista, especialmente la que contribuya a averiguar el destino de las víctimas del franquismo en paradero desconocido; a devolverles a ellos o a sus familias todos los bienes y documentos que permanezcan en poder del Estado; a promover el homenaje público a sus figuras y a promover la redacción y publicación de una Ley de Víctimas del Franquismo que equipare a estas con las víctimas del terrorismo, en la definición que les da la norma que con su nombre se promulgó en septiembre del 2011.