Público
Público

Referéndum 1-O La Policía Nacional desaloja colegios electorales en las comarcas de Girona

La Guardia Civil no ha dudado en utilizar el uso de la fuerza, disparando pelotas de goma en Sant Julià de Ramis para dispersar a la gente que defendía la entrada al pabellón donde debía votar el presidente Carles Puigdemont.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Incidentes en el exterior del Pabellón Deportivo municipal de Sant Julia de Ramis (Girona), en donde esta instalado un centro electoral en el que esta mañana tenía que votar el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. EFE/Andreu Dalmau

La actividad en las comarcas de Girona, como en muchos puntos de Catalunya, comenzó anoche. Diferentes personalidades visitaron e incluso ocuparon centros de votación. Es el caso del presidente Carles Puigdemont, que visitó a las personas que estaban reunidas en el colegio Verd de Girona para apoyar; o Albano Dante Fachin, secretario general de Podemos, que ocupó el centro cívico de Breda.

En muchos centros la gente se ha quedado a dormir o ha acudido esta mañana temprano para proteger los puntos de votación de las autoridades. En diferentes puntos la presencia de los Mossos ha sido testimonial, han levantado acta ante la presencia de la gente y se han marchado sin incidencias.

En diferentes puntos la presencia de los Mossos ha sido testimonial, han levantado acta ante la presencia de la gente y han marchado sin incidencias

Sant Julià de Ramis ha sido el foco central de la actuación policial durante la mañana y donde ha empezado todo. Situado a escasos kilómetros de Girona e integrado en la misma ciudad, en Sant Julià de Ramis es donde debía votar el presidente.

Allí, ya ayer, se había aparcado un tractor en la puerta principal y cerca de 200 personas se habían reunido para proteger las urnas, pero a las 10:15 horas de la mañana de hoy un grupo numeroso de antidisturbios de la Guardia Civil han desalojado el exterior del recinto con el uso de la fuerza y han roto las puertas para entrar y requisar las urnas. Se han vivido escenas de violencia a la hora de retirar a la gente que se aglomeraba en la puerta del pabellón y hay heridos leves. La Guardia Civil no ha dudado en utilizar el uso de la fuerza para dispersar a la gente que defendía la entrada al pabellón e incluso han disparado bolas de goma al aire.

Carles Puigdemont, votando en Cornellà de Terri.

Tensión y violencia

Y Sant Julià sólo ha sido el primero de muchos. El cuerpo de la Policía Nacional ha sido el encargado de ir a todos los colegios electorales de Girona ciudad para desalojar la gente que había reunida en el exterior haciendo resistencia. Según la alcaldesa de Girona, la Policía Nacional ha entrado en al menos seis colegios electorales de Girona centro y aún hay dispositivos en marcha por toda la ciudad. Se han vivido momentos de mucha tensión y violencia por parte de los cuerpos de seguridad y ahora mismo las urgencias de los diferentes hospitales de Girona están colapsadas.

La Guardia Civil no ha dudado en utilizar el uso de la fuerza para dispersar a la gente que defendía la entrada al pabellón e incluso han disparado bolas de goma al aire

La imagen de la mañana, a parte de los policías nacionales llevándose urnas, ha sido que Carles Puigdemont ha podido votar en el colegio electoral de Cornellà de Terri. Los responsables de los colegios electorales dicen a la gente que, aunque la Policía Nacional se ha llevado algunas urnas, se podrá votar a pesar de las dificultades informáticas que ha habido durante toda la mañana.

En Camprodon, por ejemplo, agentes de policía encapuchados han entrado en colegios electorales y se han llevado las urnas y las papeletas. En la Tallada la Guardia Civil ha entrado en el colegio electoral de la localidad y la ha desalojado.

Muchos colegios de las comarcas de Girona han tenido problemas en el sistema informático que permite consultar el censo y las votaciones, pero a partir del mediodía se han solucionado y la ciudadanía ha podido ejercer su derecho con normalidad.