Publicado: 29.03.2014 08:00 |Actualizado: 29.03.2014 08:00

El PSC teme que el voto independentista condicione sus primarias abiertas en Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El proceso abierto en Catalunya en torno a la celebración de una consulta soberanista ha marcado la campaña para las primarias abiertas que el PSC inicia este sábado —la segunda vuelta será el 5 de abril— para elegir a su candidato a la Alcaldía de Barcelona. Hoy, cientos de miles de barceloneses —todos aquellos mayores de 16 años, militantes y no militantes, que acrediten que residen en la capital catalana— están llamados a votar entre los cinco miembros del partido que lograron los avales para el proceso, en medio del temor instalado en los últimos días en todas las candidaturas respecto al peso que podría tener el sector más independentista de la sociedad catalana en el resultado de las votaciones.

Se da la circunstancia de que en las últimas semanas se ha generado un movimiento, especialmente en las redes sociales, que reclama el voto para Jordi Martí, el candidato más catalanista y más crítico con la dirección del primer secretario, Pere Navarro. Bajo el hashtag #indyXMarti miembros del PSC pero también y especialmente personas al margen de los socialistas catalanes e independentistas, están haciendo campaña a favor del actual portavoz en el Ayuntamiento de Barcelona con la idea de "cambiar" el partido y desautorizar las tesis federalistas que defiende la dirección nacional contra la consulta planteada por la Generalitat.

"Quienes han difundido esa iniciativa quieren utilizar las primarias abiertas para que el PSC vuelva a la senda del catalanismo", asegura Martí en declaraciones a Público. Él se desmarca del independentismo ya que a pesar de que defiende su voto a favor de la primera pregunta del referéndum impulsado por el Govern —"¿Quiere que Catalunya sea un Estado?"— le "gustaría" votar 'no' a la segunda —"¿Quiere que este Estado sea independiente: si o no?"—, "en función de lo que ofrezca el Gobierno español".

Pero el resto de los aspirantes contemplan con críticas y recelos esta polémica campaña difundida especialmente por Twitter. Desde la candidatura de Jaume Collboni, el exportavoz de los socialistas catalanes en el Parlament que respecto a la consulta defiende las mismas tesis que el equipo de Navarro, consideran "poco ético" que Martí "acepte apoyo de gente que no quiere votar al PSC y que pretende reventar el partido".

Sobre el debate soberanista, el equipo de Collboni —que de ganar las primarias y llegar a la Alcaldía se convertiría en el primer regidor abiertamente gay de una gran ciudad española— defiende un "pacto entre España y Catalunya" que ahonde en la vía federal y una consulta "legal y pactada".

Fuentes cercanas a otra de las candidatas, Laia Bonet, arremeten también contra el carácter "rupturista" de Martí, así como contra el "continuísmo" y el "oficialismo" que según ellos representa Jaume Collboni. Ella se mantiene, en cambio, "crítica con la línea oficial" de Navarro y aunque sí aboga por la "opción federalista" defiende "una relación bilateral" entre España y Catalunya. Desde su candidatura aseguran que durante la campaña Bonet ha visitado las agrupaciones del PSC de Barcelona "una a una".

Rocío Martínez-Sampere, la otra aspirante crítica con la dirección, defiende por su parte una "consulta con garantías dentro de la legalidad" y discrepa, por ello, del referéndum planteado por CiU, ERC, ICV y CUP. "No hay una hoja de ruta alternativa", lamenta. Su intención es representar "la síntesis" del PSC y la "unión de unos y otros". En declaraciones a este diario recuerda, en ese contexto, que a ella le apoyan dirigentes con perfiles tan diversos como Àngel Ros, miembro del sector catalanista, o Celestino Corbacho, afín a las tesis oficialistas. 

Desde el entorno de Carmen Andrés, quinta candidata en liza, aseguran que la consulta "tiene que hacerse dentro de la legalidad" y reivindican el "el derecho a decidir para todo, también para las políticas sociales". Ella, que es cercana también a las posturas de la dirección de los socialistas catalanes respecto al debate soberanista, parte con un importante colchón, que es el que le da ser la candidata del distrito de la ciudad con mayor número de militantes de Barcelona, el de Nou Barris. En alusión a la polémica en torno a Martí, su candidatura lamenta que haya quien durante la campaña haya habido quien ha tenido "más interés en hablar de la consulta" que de los intereses de los barceloneses.

La principal incógnita de estas primarias abiertas es conocer de qué manera influyen en este tipo de procesos los pesos internos, o si la participación masiva de no afiliados es la que determina el resultado. Las cifras internas, las que se desprenden de los avales recogidos por cada uno de los candidatos, sitúan como favorito a Collboni que obtuvo 2.973 respaldos de militantes y simpatizantes registrados. Le siguió de cerca Carmen Andrés, con 2.178, y ya más lejos se situaron Martí —con 1.469—, Martínez-Sampere —1.460— y Bonet —1.458—. Todos ellos mantuvieron anoche el debate de cierre de campaña en 8tv.

Desde las 10.30 horas y hasta las 19.00, todos aquellos barceloneses mayores de 16 años en cuyos DNI o pasaporte figure una dirección de la ciudad podrán votar a su candidato preferido pagando un euro en las 30 urnas situadas en sendos puntos de votación. Desde la oficina electoral del PSC apuntan que serán más de 150 los voluntarios movilizados para este proceso pionero en la capital catalana y en la familia socialista, que va incluso más allá de las primarias abiertas planteadas por el PSOE ya que en estas no es necesario que los ciudadanos que quieran votar tengan que apuntarse a un censo previo.