Público
Público

PSOE Sánchez estará en el congreso de Susana Díaz, los sanchistas no

Los afines a la presidenta monopolizan más del 90% de delegados al congreso del PSOE-A del próximo fin de semana y dejan fuera a todos los primeros espadas del secretario general.

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 3
Comentarios:

Susana Díaz y Pedro Sánchez se saludan al principio del debate. | EFE

Pedro Sánchez asistirá al congreso del PSOE andaluz, pero los sanchistas no. No han conseguido entrada, ni Susana Díaz les han facilitado el pase ni ellos han logrado hacerse hueco. Los socialistas andaluces han celebrado este fin de semana los congresillos provinciales en el mismo clima de desunión que reinó en las primarias: susanistas contra sanchistas, con la salvedad de que aquí los primeros han barrido mayoritariamente a los segundos. Más del 90% de los delegados elegidos que acudirán al 13 Congreso regional del PSOE-A del próximo fin de semana, en representación de las ocho provincias, son afines a Díaz, y apenas un 10% está alineado con el secretario general del partido.

Desde Madrid, el sanchismo andaluz se percibe como pieza fundamental en el regreso de Pedro Sánchez a Ferraz. Desde Andalucía, el sanchismo andaluz ofrece una imagen residual. Su representación en el cónclave socialista que reelegirá a Susana Díaz es inferior a la que tuvieron en el 39 Congreso federal del PSOE, donde se pactaron listas conjuntas -70% susanistas, 30% sanchistas-, y también es menor al peso que lograron en las primarias. Así las cosas, el Congreso regional del 29 y 30 de julio viene con formato de trámite, de paseíllo triunfal para Díaz. Se presenta como un espacio de paz, unidad y cohesión del partido, porque cualquier elemento crítico, cualquier voz discordante ha quedado apartada del órgano que renovará la ejecutiva regional y trazará la hoja de ruta política hasta las próximas elecciones.

Esa abrumadora mayoría susanista también se ha visto reflejada en la votación sobre el informe de gestión de la dirección saliente del PSOE-A, que ha obtenido el respaldo del 91% de los militantes. Los sanchistas han hecho ruido en algunas provincias como Sevilla, Málaga, Córdoba y Cádiz. Según la ejecutiva actual, en sus intervenciones han lanzado críticas “duras, hirientes y agresivas” sobre la gestión de Susana Díaz, pero luego han preferido replegarse y postergar la batalla por el control orgánico para los congresos provinciales que vendrán después del verano.

Probablemente, el repliegue más significativo ha sido el de los críticos de Sevilla, que renunciaron a entrar en la lista de delegados al congreso después de que los susanistas les negaran el cupo del 30% que pedían. La agrupación liderada por Verónica Pérez no cree que el sanchismo represente ese porcentaje en su provincia -su resultado fue inferior en las primarias del PSOE federal-, por lo que se opuso a cederles el espacio que reclamaban.

Los sanchistas podían haber respondido presentando una lista alternativa, que habría enviado a sus delegados al congreso de haber obtenido al menos el 20% de votos (el límite que fijan los estatutos del partido), pero al final renunciaron a plantar cara. “Desde la responsabilidad, hemos decidido no presentar lista alternativa a la propuesta por la Ejecutiva provincial, que apoya a Susana Díaz, pero lamentamos que no se haya sabido aprovechar la oportunidad de salir con una organización unida de este proceso, aprobando una lista que represente al conjunto de la organización en Sevilla”, se quejó la plataforma de apoyo a Sánchez en la capital.

De modo que Pedro Sánchez estará en la clausura del congreso del PSOE andaluz, pero volverá a estar solo. Su guardia de corps en Andalucía, los que ahora están en su ejecutiva federal y que fueron imprescindibles en su regreso a Ferraz, se han quedado fuera: no estará ni el histórico alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, ni Alfonso Rodríguez Gómez de Celis ni Francisco Salazar, miembros de la nueva dirección federal. Tampoco entrarán representantes de la plataforma de apoyo a Sánchez en Sevilla, como las exconcejalas en el Ayuntamiento hispalense Nieves Hernández y Eva Patricia Bueno (esta última hizo una intervención “durísima” contra la ejecutiva de Díaz y la dirección de Verónica Pérez en Sevilla).

Sólo en Cádiz

Susana Díaz responde con reciprocidad a Pedro Sánchez, que no integró a ni un solo susanista en su equipo de Ferraz. La falta de acuerdo entre oficialistas y críticos para pactar listas conjuntas de delegados al congreso regional vuelve a dejar una imagen postbélica del PSOE andaluz. Los sanchistas han elevado la voz para reprochar al equipo de Díaz que “no hayan entendido el nuevo rumbo que ha tomado el partido bajo el mando de Sánchez”, y acusan a la dirección andaluza de actuar como “una república independiente, como si los cambios no fueran con ellos”. “No se enteran de que han perdido y que estamos en un nuevo tiempo político para el PSOE, más necesario si cabe en Andalucía, donde llevamos 40 años gobernando de la misma manera”, dice un destacado sanchista.

Los susanistas, por su parte, no tienen conciencia de haber “monopolizado” la práctica totalidad de los casi 500 compromisarios que votarán la nueva ejecutiva regional y aplaudirán la reelección de Díaz por aclamación. “Se les ofreció entrar en algunas provincias y lo rechazaron, porque consideraban que tenían derecho a más puestos. Si estaban tan seguros de su relevancia podían haber presentado una lista propia, y no lo han hecho”, dice un socialista próximo a Díaz, que se queja de las críticas “agresivas e hirientes” de algunos sanchistas contra la presidenta andaluza y su equipo.

Además la actual dirección del PSOE-A cuestiona “ese nuevo rumbo de Sánchez”, y advierte de que la gestión de Díaz deja tras de sí cuatro victorias electorales en Andalucía de las últimas cinco, y encara el futuro con las encuestas a favor: el último sondeo publicado esta semana da la victoria al PSOE-A con los mismos diputados (47), frente a un PP que pierde dos escaños (31), Podemos gana uno (16), Ciudadanos dos más (11), e IU perdería uno (4).

En los congresos provinciales de este fin de semana se han elegido a 484 delegados: 47 en Almería; 49 en Cádiz; 39 en Córdoba; 66 en Granada; 33 en Huelva; 61 en Jaén, 62 en Málaga y 101 en Sevilla. En la capital andaluza y en Huelva ha habido lista única, sin integración de sanchistas, y votada por aclamación. En Granada y Málaga, dos de las provincias donde la dirección es más contestada por los críticos, se ha negociado la entrada de cuatro delegados afines a Sánchez en la primera y 13 en Málaga.

La cifra de delegados que asistirá al Congreso Regional superará finalmente los 500 porque a los que se eligen en los congresos provinciales hay que sumar los delegados por organizaciones sectoriales y por Juventudes Socialistas. En Almería, Cádiz, Jaén y Córdoba, los críticos sí han plantado cara y presentado listas alternativas a Susana Díaz, pero sólo en Cádiz -donde los sanchistas lograron su mejor resultado en las primarias (40%)- han logrado el 20% mínimo necesario de los votos para meter a sus delegados en la lista finalmente aprobada.