Público
Público

Rajoy, dispuesto a retomar su relación con Pedro Sánchez tras el Congreso del PSOE

El Gobierno ya mantiene contactos con el resto de grupos parlamentarios para negociar el techo de gasto del 2018

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, y el ministro de Energia, Alvaro Nadal, poco antes de la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, en el Palacio de La Moncloa. EFE/Ángel Díaz.

"El Gobierno contará con el primer partido de la oposición". Así ha resumido el portavoz del Ejecutivo, Iñigo Méndez de Vigo, las intenciones de Mariano Rajoy de retomar su relación con Pedro Sánchez después de que éste sea reelegido secretario general del PSOE en el Congreso de este fin de semana.

Tras la reunión del Consejo de Ministros, el también ministro de Educación, Cultura y Deporte no especificó si el presidente tiene intención de citarse con el dirigente socialista en persona ni cuándo, pero sí destacó que "parece lógico" que, una vez termine el proceso interno y Sánchez sea proclamado oficialmente, "hablar para llegar a acuerdos".

También incidió en que "las relaciones con el PSOE son importantes para el Gobierno, para constituir mayorías estables" y poder pactar "cuestiones de Estado" como los pactos educativo o contra la violencia de género.

Asimismo, dijo querer contar con "el principal partido de la oposición" en la elaboración del nuevo techo de gasto que debería estar aprobado, para cumplir con Bruselas, a finales de junio o principios de julio. Aunque dicho debate se solapará casi con la aprobación final (y tardía) de los Presupuestos Generales del Estado para 2017, Méndez de Vigo aseguró que el ministro de Hacienda tiene intención de buscar pactos en esa dirección "inmediatamente".

"Queremos hacerlo rápido para que no se produzca la situación anómala de este año y los PGE del 18 puedan estar listos en el mes de octubre para su debate", aspostilló el portavoz gubernamental. De hecho, Cristóbal Montoro -cuya reprobación pedirá el PSOE tras conocerse la sentencia del Tribunal Constitucional en contra de su amnistía fiscal- ya ha mantenido algunos contactos con "algunos" grupos parlamentarios para iniciar las negociaciones, aunque no desveló si se trata de los mismos partidos con los que quisieron sacar adelante las cuentas de esta año: Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y Nueva Canaria.

Respecto a las negociaciones para la reforma de la ley de financiación autonómica que debería incluirse en los PGE del 18, Méndez de Vigo dijo estar esperando aún el dictamen que los grupos de expertos designados en la Conferencia de Presidentes del pasado mes de enero han de elaborar para llevarla a cabo. "Aún estamos dentro del plazo de 6 meses", aseguró.

Moción "sin fundamento"

De otro lado, el portavoz del Gobierno de Rajoy quiso insistir en su valoración de la moción de censura presentada por Unidos Podemos y sus consecuencias posteriores. Para el Ejecutivo, era una iniciativa "sin fundamento" en la que Pablo Iglesias "suspendió el examen al que él mismo se había convocado". "Ha perdido el radicalismo y ha ganado la estabilidad", incidió siguiendo el argumentario de los últimos días.

En la misma línea, dijo no estar "nada" preocupado por los acercamientos entre Podemos y PSOE y desterró la idea de que se puedan conformar mayorías alternativas en el Parlamento que hagan peligrar la silla de Rajoy en la Moncloa. "Las matemáticas mandan: suman 156 escaños. Y pretender sumar a Ciudadanos, que tiene un acuerdo de investidura con el Gobierno es ciencia ficción. Yo no me lo imagino", opinó Méndez de Vigo. "Y menos, después de que viéramos al señor Iglesias descalificando de forma notable al presidente de Cs en términos personales", apostilló en defensa de Albert Rivera.

Tampoco ven viable en Moncloa otra suma de confluencias para derrocar a Rajoy, como el posible acuerdo de PSOE, Podemos y ERC, una formación alabada hoy por Iglesias por su "progresismo". "Pasar al tripartito es tener bastante imaginación, pensar que es posible contar con ERC, que lo único que quiere es un referéndum de autodeterminación, para crear un Gobierno en España es un contrasentido", valoró el portavoz, que también considera que "quedó claro" que ni el viejo ni el nuevo PSOE pactarán un referéndum en Catalunya.

En relación a esta cuestión, Méndez de Vigo volvió a prometer "seguridad" por parte del Gobierno central a los funcionarios catalanes que no quieran participar en la consulta fechada por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para el próximo 1 de octubre. Aun así, no quiso contestar por qué Hacienda ha limitado la convocatoria de plazas para los Mossos d'Esquadra (de 500 que solicitaba el Govern a sólo 50) o por qué éste cuerpo no ha sido incluido en las bases de datos de Europol, como sí ha ocurrido con los miembros de la Ertzaintza en Euskadi. "Seguro que el ministro del Interior [Juan Ignacio Zoido] hablará con el conseller de Interior catalán sobre este tema", se limitó a responder.