Público
Público

Reto soberanista en Catalunya Rajoy no niega haberse reunido con Puigdemont el 11 de enero

El presidente, fiel a su estilo, elude hablar del presunto encuentro secreto con el jefe del Govern catalán. Insiste en que no permitirá la celebración del referéndum en Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a su entrada hoy al hemiciclo para asistir a la sesión de control al Gobierno en el pleno del Congreso de los Diputados. EFE/Javier Lizón

Ni confirma, ni desmiente, ni todo lo contrario. Mariano Rajoy ha eludido este miércoles hablar de su presunta reunión secreta con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el pasado 11 de enero que hoy ha desvelado La Vanguardia.

El jefe del Ejecutivo ha atendido a los periodistas en los pasillos del Congreso tras la sesión de control al Gobierno, pero no ha respondido a sus preguntas. Sólo ha repetido su discurso habitual con respecto a Catalunya para negar que esté dispuesto a negociar nada que tenga que ver con un posible referéndum independentista. 

"Mi posición es la de la mayoría de las personas en Catalunya. Quiero que el señor Puigdemont participe en la Conferencia de Presidentes y que podamos hablar de financiación autonómica, dependencia, empleo y los problemas demográficos que afectan a toda España", inició Rajoy su discurso. 

"Quiero hablar de presupuestos, de inversiones, de infraestructuras y quiero intentar que todos hagamos un esfuerzo para recuperar la cohesión interna. Lo que no quiero es que la Generalitat esté condicionada por grupos extremistas que pueden afectar a modelo económico y social de Catalunya", siguió con su mítin haciendo alusión a la CUP, sin permitir interrupciones de la prensa.

Y concluyó con una advertencia clara a sus interlocutores en el Govern catalán: "Lo que no quiero es tratar de cómo ponernos de acuerdo con los grupos independentistas para saltarnos la ley conjuntamente. Yo no puedo autorizar un referéndum que pretende liquidar la soberanía nacional", agregó.

Y resumió: "Mi disposición (al diálogo) es la mejor y quiero hablar, pero de los problemas reales de los catalanes y no de liquidar España ni la ley", zanjó. Después, tras apenas dos minutos de atención a los medios, Rajoy se escabulló en medio de la nube que le rodeaba.

No quiso hablar más: ni del presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, imputado en el caso Auditorio; ni de Catalunya. Otras fuentes de Moncloa recordaron, en cambio, que siempre ha habido encuentros "discretos" con la Generalitat ya no sólo desde las épocas de Artur Mas al frente de la misma, sino incluso cuando José María Aznar habla catalán en la intimidad. Hoy, si Rajoy se reunió o no el 11 de enero con Puigdemont es una incógnita que queda sin resolver. Y también sin desmentir