Público
Público

Referéndum Independentista La "tropa" de Carmena, águila en el escudo y la "maldad" de la Memoria: las perlas del juez que prohíbe un acto político del 1-O

De tendencia ultraconservadora, Yusty Bastarreche tiene una larga trayectoria que llegó a descalificar a la alcaldesa de Madrid por su aspecto físico. "¡Viva España!", proclama en un manifiesto contra el proceso independentista.

Publicidad
Media: 4.18
Votos: 22
Comentarios:

Manuela Carmena, la alcaldesa de Madrid. EFE

La apariencia de imparcialidad es clave en la Justicia. Un juez no sólo debe ser imparcial e independiente, sino también parecerlo. Por ello, los jueces suelen apartarse cuando esta apariencia puede estar contaminada a la hora de juzgar un litigio con el fin de respetar este principio. La decisión suele ser personal, dado que las causas para apartar a un juez están muy limitadas.

Pero el magistrado José Yusty Bastarreche no se ha visto afectado por este principio profesional a la hora de prohibir un acto político en favor del referéndum del 1 de octubre (suspendido por el TC) que se iba a celebrar este domingo en un centro cultural municipal cedido por el ayuntamiento de Madrid que gobierna Manuela Carmena.

El juez Yusty Bastarrache suspendió de manera cautelar este acto político sin oír al ayuntamiento de Madrid, y a pesar de que se trata de un acto político frente al que los especialistas tienen dudas. Por un lado, se encuentra la prohibición del 1-O del Tribunal Constitucional. Pero, por el otro, el auto colisiona con el derecho de reunión política y el de libertad de expresión.

"¡Viva España!". Yusty Bastarreche terminó así un mensaje en la web de "Libres e Iguales", tal y como reveló este martes Público. En el mensaje reconocía que había firmado el manifiesto "contra el secesionismo" catalán y se ofrecía a la plataforma para lo que precisaran de él. Eso sí, advirtiendo que al ser magistrado no puede participar en partidos políticos.

"¡Pensar que semejante tropa está al mando de nuestras ciudades y villas, y puede estar en el Gobierno de España!"

El juez suspendió el acto político de este domingo, que se iba a celebrar en un centro cultural del Ayuntamiento de Madrid, a pesar de que en un correo interno de la carrera judicial de 2016 criticó el aspecto físico de Manuela Carmena, una excompañera de la cual denigraba.

Es más, tildó de "tropa" al equipo de Ahora Madrid que gobierna el ayuntamiento: "¡Pensar que semejante tropa está al mando de nuestras ciudades y villas, y puede estar en el Gobierno de España! Si por lo menos tuviesen un aspecto presentable", replicaba en su respuesta dirigida a otro magistrado Yusty Bastarreche el 28 de enero de 2016 en un correo corporativo difundido por eldiario.es.

Conocido en la carrera judicial por su extremismo y su desafío a sus compañeros, Yusty Bastarreche es un exsecretario judicial que pasó a ser juez. Ejerció en Pontevedra antes de ser destinado al juzgado de lo contencioso-administrativo 3 de Madrid, desde donde ha dictado el auto que ha incendiado las tertulias y del desafío independentista.

En un artículo publicado en ABC en 2005, Yusty Basterreche defendió que el escudo "auténticamente constitucional" es el águila de San Juan porque es que figuraba cuando el rey firmó la Constitución ya que el escudo de España se adoptó en 1981, al que define como "postconstitucional".

Hijo del almirante de la Armada José Yusty Pita (comandante de la Base Naval de Canarias durante el franquismo, y almirante del buque escuela Juan Sebastián Elcano), el magistrado también tildó de "maldad" el proyecto de Ley de Memoria Histórica. Fue en el año 2007, en pleno debate impulsado con la iniciativa del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

"[La memoria histórica] representa el res­quemor, el ansia de venganza y el odio de los ven­cidos en la Guerra Civil"

Así figura en un artículo publicado en el año 2007 en la Revista de Historia Contemporánea, donde cuestiona la demanda de la izquierda respecto a la ley de Memoria Histórica. Norma que considera "estrafalaria" y sin sentido por reabrir un periódico histórico para fijar "una verdad oficial, de obligado seguimiento" y que solamente puede acarrerar que se destapen "viejos odios y recelos": "El Proyecto de Ley va a conseguir que hasta los muertos sean de dos clases, «buenos» y «malos»", lo que le espanta.

"La verdad es que no sé muy bien si toda esta cues­tión de la memoria histórica es una gran maldad de Zapatero y el social-nacionalismo o es una manio­bra de gran habilidad. Por un lado, representa el res­quemor, el ansia de venganza y el odio de los ven­cidos en la Guerra Civil, en estado puro, sin mezcla de grandeza alguna, frente a los que la ganaron. No se sabe muy bien si lo que quieren los autores del Proyecto de Ley y el coro social, profesional y me­diático que los anima es verdaderamente llegar a una verdad auténtica o simplemente tratar de ganar la guerra con efecto retroactivo. Es decir, que los que la ganaron, sus descendientes o los que sin serlo puedan comprender la situación terrible que llevó a aquella situación, no puedan manifestar sus ideas. Ésa podría ser una intención, no por malvada, me­nos explicable".

El magistrado sostiene que "el social-nacionalismo no parece ha­ber aprendido nada" al empeñarse en homenajear "a personajes tan siniestros como Pasionaria, Carrillo o Companys, o hablar con nostalgia de la Repú­blica, como si semejante régimen no fuese la antesala de la Guerra y los políticos de la misma los grandes fogoneros de la hoguera que vino des­pués. Pero también puede ser, y desde luego podría ser, una simple maniobra a las que tan aficionado es Rodríguez Zapatero para tenernos fritos hablando y discutiendo de todo esto, mientras él se limita a permanecer en el Palacio de la Moncloa, que por lo visto es lo que más le importa en el mundo".​