Público
Público

Representantes de asociaciones de víctimas del terrorismo exigen a Rajoy más compromisos

El presidente del Gobierno recibe en el Palacio de la Moncloa a 25 representantes de estas asociaciones.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Fotografía facilitada por el Ministerio del Interior del titular del Departamento, Juan Ignacio Zoido, en el autocar que traslada a los representantes de asociaciones de víctimas del terrorismo a la reunión mantenida con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. - EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha reunido este jueves con representantes representantes de asociaciones y víctimas del terrorismo. Un encuentro en el que han surgido voces críticas contra con la actuación del Ejecutivo, al que le han exigido más compromisos.

Rajoy ha recibido en el Palacio de la Moncloa a 25 representantes de estas asociaciones en un encuentro de dos horas y cuarto al que ha asistido también el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y en el que les ha trasladado un mensaje de apoyo y firmeza, así como que no va a modificar su política antiterrorista. En ese contexto, les ha asegurado, según han informado en conferencia de prensa posterior varios de los portavoces de las víctimas, que no cambiará la política penitenciaria, que no ha negociado y que no negociará y que mantendrá en todo momento su compromiso con las víctimas.

La gran mayoría de los representantes de las asociaciones que han acudido a Moncloa han asegurado que confían en las palabras de Rajoy y están convencidas de que mantendrá su palabra. Pero ha habido dos voces especialmente críticas, la de la presidenta del colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (COVITE), Consuelo Ordóñez, y la de la Fundación Gregorio Ordóñez, Ana Iríbar. Ambas, hermana y esposa respectivamente del concejal del PP Gregorio Ordóñez asesinado por ETA, han exigido a Rajoy más gestos y compromisos.

En su comparecencia ante los periodistas, Consuelo Ordóñez ha asegurado haber salido de la reunión igual que ha entrado y ha manifestado su malestar por el hecho de que el Gobierno, a su juicio, haya permitido que ETA haya manejado los tiempos y las formas de sus anuncios. Además, ha pedido a Rajoy que se detenga al etarra Josu Ternera porque dice no creerse que no sea posible, que se desactive el proyecto político de ETA, que cumpla estrictamente el plan de reinserción de presos y que no traspase la competencia de prisiones al País Vasco.

Por su parte, Ana Iríbar ha calificado de "decepcionante e injusto" el final que se ha permitido a ETA y ha reprochado al presidente que pacte con el PNV asuntos como el proyecto de ley de presupuestos generales del Estado. Frente a ello, se ha sucedido voces como la de la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, quien ha compartido las palabras de Rajoy y ha asegurado que le dan confianza y cree que no va a hacer ninguna concesión ni va a negociar nada en favor de los etarras. Por su parte, Florencio Domínguez, de la Fundación Centro para la Memoria de las Víctimas, ha pedido especialmente al presidente que no permita que se construya un relato irreal sobre lo sucedido con ETA.

La representante de la Asociación Víctimas de Terrorismo, Maite Araluce, ha asegurado haber disipado su temor de que se fuera a modificar la política de dispersión de presos, y Javier Correa, de la Asociación de Víctimas de las Fuerzas de Seguridad, ha dicho salir tranquilo tras las palabras de Rajoy. Otros portavoces han ido en la misma línea, y el de la Asociación Catalana de Víctimas, José Vargas, en su nombre y en el de otras asociaciones autonómicas, ha confiado que los presos de ETA cumplan íntegramente sus penas.

Fuentes del Gobierno han hecho hincapié en la utilidad de la reunión y han informado de que, tras ella, el presidente ha departido de manera informal durante un largo rato con sus invitados y se han fotografiado juntos en las escaleras de acceso al edificio principal del Complejo de la Moncloa.