Público
Público

Andalucía El sanchismo despierta a los críticos contra Díaz en cinco provincias andaluzas

La líder del PSOE-A acelera el congreso regional a julio e insta a sus secretarios provinciales a movilizarse para frenar a sus rivales. Los sanchistas reclaman ya ocupar el 31% de los delegados andaluces que irán al congreso federal.

Publicidad
Media: 3.53
Votos: 19
Comentarios:

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, comparece en Ferraz tras conocer los resultados de las primarias para la Secretaría General del PSOE, en las que Pedro Sánchez ha ganado con el 49,77% de los votos. EFE/Javier Lizón

La derrota de Susana Díaz en las primarias abre paso al avance del sanchismo en todas las federaciones, incluso en Andalucía, la única región donde la presidenta de la Junta ha ganado de largo a Pedro Sánchez. La presidenta de la Junta ha obtenido un porcentaje de apoyos superior al 63% en su territorio y gana con un holgado margen al madrileño en las ocho provincias andaluzas.

Sin embargo, en cinco de ellas, el reelegido secretario general del PSOE ha aumentado considerablemente sus votos superando la barrera psicológica del 30%, la cota que se había marcado la propia ejecutiva regional para hacer saltar las alarmas. Díaz asume que por encima de ese margen, se confirma un despertar del sector crítico dentro del PSOE andaluz, rivales internos de la secretaria general que estaban dormidos y diseminados, y que han logrado organizarse y movilizarse bajo el paraguas del sanchismo.

La líder del PSOE andaluz está devastada psicológicamente por el fracaso de las primarias, según personas próximas, pero no ha tardado ni 24 horas en ponerse en guardia: el lunes habló con los ocho secretarios provinciales -estaban convocados a una reunión de urgencia en la sede de San Vicente -para comunicarles su decisión de acelerar la convocatoria del congreso del PSOE andaluz, que tendrá lugar el último fin de semana de julio (los días 29 y 30). Díaz tenía previsto retrasar el cónclave hasta septiembre en caso de ganar las primarias, para contar con tiempo suficiente para allanar su relevo al frente de la secretaría general andaluza.

Pero su derrota ha dado alas al sector crítico andaluz, que ya prepara una candidatura alternativa a la de la presidenta de la Junta, por eso Díaz ha precipitado el calendario orgánico: para no dar tiempo a sus adversarios de montar una lista potente de cara a las primarias andaluzas, que se celebrarán poco después del congreso federal del PSOE (17 y 18 de junio).

Sin embargo, el primer debate que tendrán que dirimir susanistas y sanchistas andaluces es la elección de los 255 delegados (del millar) que acudirán al congreso federal de junio en representación del PSOE andaluz. Este martes, los sanchistas van a solicitar formalmente a la ejecutiva regional de Díaz una reunión para negociar la designación de los delegados, con la premisa de que “se respete el porcentaje de votos obtenidos en las primarias”, esto es: que el 63% de los delegados andaluces al congreso los elija Díaz, el 31% pertenezcan al entorno de Sánchez, y el 5% al de Patxi López.

Es la misma petición que se le hará al resto de barones socialistas, y que supone equilibrar el reparto de poder del congreso federal según el resultado de las primarias, o sea, con mayoría de delegados sanchistas. De ser así, el reparto de compromisarios en Andalucía se antoja complicado en aquellas provincias donde los rivales de Díaz han ganado mucho terreno. Si la presidenta andaluza acepta, mostrará síntomas de integración con Sánchez. Si se niega, los sanchistas amenazan con impulsar listas alternativas en todas las provincias para disputar el poder orgánico a Susana Díaz y los suyos.

Los provinciales, en septiembre

Una vez aprobado este calendario, los ocho congresos provinciales serán en el mes de septiembre, y la renovación de las direcciones locales se harán a final de año. Susana Díaz ha contado con el respaldo de sus ocho secretarios provinciales en estas primarias, pero la reunión de este lunes con ello le ha servido para trasladarle su temor por el avance del sanchismo en cinco provincias -Cádiz, Málaga Granada, Almería y Huelva- donde, según la dirección regional, es más que probable que cuaje una candidatura alternativa en los congresos de septiembre. En Cádiz, una provincia que siempre ha sido rebelde a la ejecutiva regional, Pedro Sánchez ha logrado el 39% de votos; en Almería, el 36,5%; en Granada, el 35,4%; en Málaga, el 34,6% y en Huelva, el 29,9%.

En todas ellas, el liderazgo de sus secretarios provinciales está en entredicho. Díaz les ha pedido agilidad para recuperar el terreno perdido con sus afiliados para cerrar el paso al sector crítico, primero ante la cita del congreso regional de julio, y luego en los cónclaves de septiembre.

La ejecutiva regional teme, además, que los sanchistas busquen alianzas tácticas con los seguidores de Patxi López en las provincias más críticas. El exlehendakari vasco ha obtenido resultados moderados en Andalucía: el 6% de votos en Granada (la que más) y el 3% en Huelva (la que menos). Es modesto, pero si sumaran fuerza con los sanchistas pelearían de tú a tú en Cádiz (45%-55%), en Almería (60-40) o en Málaga (59-41).

No está claro que todos los secretarios provinciales vayan a presentarse a la reelección, la propia presidenta andaluza sopesa convencer a los más debilitados para que dén un paso atrás “si no están 100% seguro de poder revalidar su mayoría” (se habla del relevo del líder malagueño Miguel Ángel Heredia, a la sazón portavoz adjunto en el Congreso, que quedó muy señalado al difundirse un audio suyo en el que acusaba con falsedades a Sánchez de haber pactado un acuerdo con los independentistas catalanes).

En las otras tres provincias andaluzas, los números del madrileño también recortan distancia respecto a Díaz: en Córdoba, Sánchez ha logrado el 27,3% de votos; en Jaén, el 28,1% y en Sevilla, agrupación de la presidenta andaluza, un 26,3%. Jaén y Sevilla se mantienen como las estructuras orgánicas más sólidas del partido, con menor auge del sector crítico.

Algunos de los líderes provinciales consultados por Público admiten que las primarias han zarandeado la tranquilidad de sus organizaciones, pero coinciden en hacer un llamamiento a la calma. “No nos conviene ponernos nerviosos ahora, una cosa son las primarias y el sanchismo y otra que eso vaya a tener una respuesta equivalente en todas las provincias andaluzas”, dice un secretario provincial. “Aquí no todos los críticos son sanchistas. Una cosa es estar contra Susana y otra muy diferente estar con Sánchez”, avisa otra, aunque admite que el “efecto primarias” puede dar impulso a candidaturas alternativas en algunos territorios.

“Lo que unía al PSOE andaluz era el poder y la imbatibilidad de Susana Díaz. Ahora se ve cierta fragilidad en su liderazgo, pero en Andalucía no es real: sus resultados aquí han sido muy buenos, aventaja por mucho a Sanchez en todas las provincias y sigue siendo la presidenta de la Junta, y eso une por fuerza”, comenta un dirigente regional.

Un día después de la derrota por diez puntos de diferencia de Susana Díaz frente a Pedro Sánchez, los socialistas andaluces han sacado pecho del resultado en su federación (64% de apoyos), que consideran un aval a las políticas “socialdemócratas” del Gobierno autonómico, y al proyecto de Díaz en las primarias.

Los socialistas andaluces han tomado nota del rechazo que provoca la presidenta de la Junta en otras regiones de España (en la mayoría no ha superado el 30% de votos) y se han replegado a su territorio, donde aún son fuertes y se consideran indispensables para el futuro del PSOE federal y del Gobierno de España. Díaz no moverá ficha hasta que Pedro Sánchez la telefonee para negociar la futura ejecutiva que saldrá del congreso de junio.