Publicado: 20.05.2015 13:41 |Actualizado: 20.05.2015 16:34

Sor Caram se confiesa "enamorada" de Mas

La religiosa ha remarcado que para lograr una Catalunya "libre e independiente" todo el mundo se debe "enamorar" del proyecto y ser "corresponsable en los "sacrificios.

Publicidad
Media: 1
Votos: 3
Comentarios:
Lucía Caram con Artur Mas./ EFE

Lucía Caram con Artur Mas./ EFE

BARCELONA.- El president de la Generalitat, Artur Mas, ha acusado al resto de partidos de impedir un pacto contra la pobreza en el Parlament porque priman la "estética" y evitar "fotografías" con CiU, mientras ha defendido la "valentía" y el "coraje" de sor Lucía Caram por defender sus ideas, quien a su vez ha dicho estar "enamorada" de Mas.

Mas ha participado en un acto de campaña en el Museo de Historia de Barcelona junto al alcalde de Barcelona y candidato de CiU a la reelección, Xavier Trias, y Sor Lucía Caram, quien se ha definido como una "monja cojonera" que está "enamorada" del presidente catalán y líder de CiU y que ha apelado a la participación el 24-M porque sería "un pecado" no acudir a votar.



La religiosa ha remarcado que "si queremos una Catalunya libre e independiente" todo el mundo se debe "enamorar" del proyecto y ser "corresponsable" en los "sacrificios". Además, ha avisado del "riesgo" de que el país sea "ingobernable" si se construye desde una "indignación" que no plantea "alternativas" y ve la administración como un "enemigo".

En la línea de esa corresponsabilidad, el presidente catalán ha denunciado que si no existe un pacto nacional contra la pobreza en el Parlament es porque hay "a algunos que les da pereza hacerse fotografías" a su lado" y porque "priman la estética".

Mas también ha apelado a corregir errores del pasado y a repartir mejor la riqueza cuando se vislumbra la recuperación económica: "¿Seremos capaces de repartir mejor los beneficios de la recuperación si no hemos sido capaces de repartir bien los sacrificios durante la crisis?", se ha preguntado.

Sor Lucía Caram con Xavier Trias y Artur Mas, este miércoles./ EFE

Sor Lucía Caram con Xavier Trias y Artur Mas, este miércoles./ EFE

El presidente ha alentado a la gente a seguir el camino de Caram porque "cuando habla, su discurso va acompañado de una actitud serena y sabia, valiente, con coraje e ideas claras. Ella pone el dedo en el ojo, pero es un estímulo para hacer cosas y mostrar cosas que se han hecho".

Sor Lucía Caram aseguró que ahora lo que toca es "hacer la revolución de la bondad, del diálogo y de la fraternidad". La religiosa ha indicado que hay que ser crítico con los errores de los demás, pero también de uno mismo y ha reconocido que el camino no es el discurso que tilda a la administración de enemiga: "Creo que es incorrecto, precisamente pienso que la administración es un gran aliado para que nos da recursos que debemos saber aprovechar para trabajar en red", apuntó.

Caram ha insistido más de una vez en la idea de que ella no hace ni quiere hacer política, pero que si tiene ganas de sumar y dialogar es porque tiene claro que hay ciertos límites que se deben respetar: "Nunca debemos pasar la línea roja de los derechos humanos, por eso estamos condenados a entendernos".

Finalmente, Caram dijo que "es un pecado no ir a votar": "El único camino que lleva al cielo es ser ciudadano de este mundo y como tal, se ha de ir a votar ". 

El Gobierno niega presiones al Vaticano

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha negado este miércoles que el Gobierno presione al Vaticano para que sor Lucía Caram se aparte de la política, una acusación "triste y lamentable", al tiempo que cree que da la impresión de que el "nacional-catolicismo se quiere volver a implantar".

"Tengo cosas mejores que hacer que responder a una mujer que no da ejemplo con estas actitudes de lo que tendría que hacer con su vocación", ha rebatido en declaraciones a los medios durante una visita a Castelldefels (Barcelona), gobernado por el PP.

El ministro ha censurado que los partidos políticos "se presten a este juego" y ha reclamado separar Iglesia y Estado porque mezclar a ambas instituciones "forma parte de otros momentos históricos" como el "cesaropapismo". "Da la impresión de que el nacional-catolicismo se quiere volver a implementar, pero en este caso el nacional-catolicismo catalán", ha espetado.

La líder del PPC, Alícia Sánchez Camacho, también ha criticado la actitud de la monja Lucía Caram: "Todo el mundo se tendría que dedicar a lo suyo, y si alguien se quiere dedicar a la política bienvenido sea, pero lo que no se puede hacer es mezclar política y religión".

La popular ha afirmado que la irrupción de sor Lucía Caram en la campaña de CiU demuestra que Mas y el alcaldable de Barcelona, Xavier Trias, ya no pueden dar "incentivos" a sus votantes por sí solos.