Público
Público

El Supremo ordena vigilancia policial para Forcadell hasta que declare la próxima semana

El magistrado Pablo Llarena aplaza hasta el 9 de noviembre las comparecencias de la presidenta del Parlament y de los otros cinco miembros de la Mesa de la cámara catalana a petición de sus abogados, alegando que necesitaban disponer de más tiempo para preparar las defensas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a sui salida del Tribunal Supremo, tras comparecer, con otros miembros de la Mesa de la Cámara, a raíz de la querella de la Fiscalía por la declaración de independencia catalana. REUTERS/Sergio Perez

El juez del Supremo Pablo Llarena ha ordenado, a instancias de la Fiscalía, vigilancia policial para la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y a los otros cinco investigados en ese tribunal hasta que declaren el día 9 de noviembre.

Esa vigilancia no se realizará de forma presencial, sino mediante la localización del domicilio y de un teléfono móvil para que la Policía pueda tenerles localizados, con el fin de garantizar su puesta a disposición judicial, según fuentes del Ministerio Público.

Una medida cautelar que los letrados han calificado a la salida como "la menos invasiva" para sus defendidos, ya que no implica ningún seguimiento ni presencia policial en sus domicilios, aunque han querido dejar claro que no la consideraban "necesaria".

Fuentes jurídicas han informado de la decisión del magistrado, adoptada tras acceder a aplazar las declaraciones hasta el día 9 de noviembre a petición de los letrados de los seis investigados. El fiscal no se ha opuesto a ese aplazamiento, pero ha pedido como medida cautelar la vigilancia policial para los seis, y el juez la ha acordado.

El letrado ha reconocido que la estrategia del expresidente Carles Puigdemont, quien ha rehusado comparecer ante la Audiencia Nacional, perjudica a la estrategia de los demás investigados.

Llarena ha acordado la suspensión de las comparecencias previstas para para este jueves y mañana y su posterior aplazamiento a petición de los abogados de los diputados del Parlament, investigados por los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación.

Los miembros de la Mesa del Parlament Lluis Corominas (i) y Anna Simo (c), a su llegada al Tribunal Supremo. REUTERS/Rafael Marchante

De esta forma, el magistrado ha atendido la petición de todas las defensas que, previo al inicio de las comparecencias, han solicitado al juez el aplazamiento alegando que necesitaban disponer de más tiempo para preparar las defensas, ya que apenas ayer les fueron notificadas las citaciones judiciales respecto de una querella que la Fiscalía presentó el lunes y el TS admitió el martes.

Juan Moreno, abogado de Joan Josep Nuet, se ha mostrado "satisfecho" por el aplazamiento ya que, a su juicio, eso "garantiza el derecho de defensa" para preparar su estrategia en condiciones, si bien ha precisado que todos los abogados han solicitado un plazo mayor que el concedido por el magistrado. Eso sí, el letrado ha explicado que su cliente no votó a favor de la tramitación de la declaración unilateral de independencia en el Parlament del pasado 27 de octubre (concretamente, no respaldó, como miembro de la Mesa, que esa propuesta se debatiera en el pleno) y que ese error debe llevar al archivo de la querella contra él.

Del mismo modo, los letrados han reconocido que la decisión del expresidente Carles Puigdemont, quien ha rehusado comparecer ante la Audiencia Nacional, perjudica a la estrategia de los demás investigados tanto en el TS como en la Audiencia Nacional. "Por supuesto", ha respondido Javier Melero, que defiende a Lluís Corominas, Lluís Guinó y Ramona Barrufet, cuando ha sido preguntado sobre si considera que Puigdemont debería haber acudido hoy a la Audiencia Nacional.

Varios de los abogados que defienden a los miembros de la Mesa han salido corriendo hacia la Audiencia Nacional puesto que también representan a algunos exconsellers, como es el caso del letrado Andreu Van Den Eynde, que defiende a Forcadell, al exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y a todos los investigados de ERC.

Forcadell ha abandonado a las 11.35 el Tribunal Supremo entre los aplausos de una comitiva de diputados y representantes de ERC y PDeCAT, a quienes ha lanzando besos antes de entrar en un vehículo que la ha recogido a la salida de esta sede judicial. Tras ella, han salido también los cinco miembros de la Mesa que se han acercado a saludar y abrazar brevemente a los políticos catalanes antes de tomar un taxi y abandonar el recinto. Todos ellos se han ido sin hacer ninguna declaración a los medios.

Forcadell ha celebrado  que los miembros  de la Mesa de la Cámara vuelvan "a casa" y ha mostrado todo su "apoyo" a los exconsellers del Govern que declaran  ante la Audiencia Nacional, en un mensaje en su cuenta personal de Twitter