Público
Público

Azafatas de deportes ¿Hay que eliminar a las azafatas de los eventos deportivos?

Varios ayuntamientos y eventos deportivos se están planteando eliminar a las azafatas de marca o a las conocidas como 'paragüeras'. Pero ¿servirá para avanzar en la igualdad de las mujeres en el deporte?

Publicidad
Media: 3.57
Votos: 7

El ciclista Fernando Gaviria es besado por azafatas en el Giro de Italia /EFE

La reciente denuncia de una de las azafatas que participó el en torneo Conde de Godó de tenis,  ha reavivado el debate sobre la utilización de estas jóvenes en eventos deportivos.

Denunciaba que, durante el torneo, fueron obligadas a vestir ropa ligera, manga corta y minifalda, a pesar de las bajas temperaturas que se registraron durante esos días. La consecuencia: pasaron frío, sufrieron dolores de cabeza y tuvieron fiebre. A pesar de sus protestas, afirma, la respuesta que recibieron fue que "tenéis que ir así porque estáis más monas". "Llegamos a tener que soportar partidos de tres horas a tres grados", denunció. 

Azafatas de marca o 'paragüeras', ataviadas con minifaldas, grandes escotes y cuerpos de modelos son habituales en campeonatos de tenis, en carreras de coches, campeonatos de motociclísmo, eventos ciclistas... Las vemos sujetando paraguas sobre las figuras que compiten, esperando pacientemente horas tras los jugadores o besando (a pares) a los campeones, aquellos que alcanzan las posiciones de podio. Siempre hombres. Para muchos son ya tan habituales, que encuentran innecesario el debate que se despierta cada vez con más frecuencia y contundencia.

Recientemente en una entrevista en Catalunya Radio, el piloto de MotoGP, Maviric Viñales afirmaba que "es un poco extraño que lo cambien cuando se ha hecho toda la vida. Pero yo creo que para el Paddock es importante... Ver chicas guapas... es una buena imagen al final". Pero cada vez son más las voces que piden el fin de esta figura. 

La Volta a Catalunya, la vuelta ciclista de Mallorca o la vuelta ciclista al País Vasco han suprimido ya esta figura. Iniciativa per Catalunya ha pedido que se acabe con la utilización de 'paragueras' en Montmeló y el pleno del Ayuntamiento de Jerez ha exigido a la organización del circuito de motociclísmo que se realiza en esa ciudad que las elimine por considerar que cosifican a la mujer.

Son sólo algunos ejemplos. Pero, ¿se deben prohibir las azafatas en los torneos deportivos para garantizar que las mujeres no sean utilizadas como objetos y cambiar su imagen en el mundo del deporte?

Mar Mas, secretaria general de la Asociación de Mujeres en el Deporte Profesional (AMDP) considera que no.  "La solución no es eliminar esta figura de los eventos deportivos, porque hacen un trabajo estupendo de promoción y de producción. Pero que no lo hagan en minifalda, porque eso ya no es deportivo, sino usar a las mujeres como objetos sexuales", afirma.

Para Mas, el debate está viciado. No se trata de suprimir a las azafatas, sino de trabajar por al igualdad real de la mujer en el deporte "y no propagar el estereotipo de mujeres objeto, mujeres que sólo se usan como objetos sexuales para vender productos". "Si realmente se quiere cumplir con la Ley de Igualdad, debería haber un 50% de mujeres y un 50% de hombres", afirma. "Pero la verdadera igualdad sería facilitar que las mujeres participen en competiciones deportivas en las mismas condiciones que los hombres y que pudieran subir al podio en las competiciones, no ser objetos sexuales en eventos masculinos", añade.

Mas pone como ejemplo el pasado campeonato de hockey, donde a los equipos masculinos les dieron las mejores horas para jugar y a las mujeres las peores. "Las mujeres no están consideradas en el deporte".

"La igualdad de las mujeres en eventos deportivos es parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible a los que todos los países, incluido España se comprometieron a avanzar en las Naciones Unidas. La igualdad es facilitar que las mujeres participen en competiciones deportivas en las mismas condiciones de los hombres", añade Mas. "Tenemos mujeres buenísimas en muchísimas disciplinas deportivas, pero son invisibilizadas". añade. "Lo que hay que regular es el cerebro y la testosterona de la gente". 

Carmen Centol, presidenta de Asociación Española de Empresas de Azafatas (ADEAZA), afirma que por supuesto que "no es correcto, ni son dignas algunas de las imágenes que vemos y que son denunciadas. Imágenes de actitudes machistas y denigrantes hacia esas azafatas, ni algunos uniformes innecesariamente llamativos o escasos de tela. Sin embargo, La solución no pasa por eliminarlas de los eventos deportivos, sino por educar a los clientes". Centol recuerda que este es un sector económico que da mucho trabajo a gente joven, en su mayoría estudiantes, que han encontrado en la actividad de azafata/azafato, la posibilidad de acceder por primera vez al mercado laboral y, o complementar sus ingresos económicos".

Después de afirmar que este tipo de figuras hacen un trabajo importante pero nadie habla de las funciones que realizan, Centol se pregunta: "¿No son “las” y “los” profesionales, por ejemplo de televisión, agraciados y con buena presencia y fotogenia? ¿No es eso discriminación? ¿Y que pasa con los modelos?"

En un reciente artículo publicado en el HuffingtonPost, la artista visual y experta en comunicación de género Yolanda Domínguez, se preguntaba: "¿de verdad es necesario que sigan existiendo estas figuras femeninas?...¿No es suficiente el deporte para atraer al público y hay que combinarlo con pases de modelos?"  Y añade: "que este tipo de perfiles siga vigente sólo constata una evidencia: que el deporte es un mundo sexista del que las mujeres son excluidas. No sólo porque los medios invisibilicen constantemente a las deportistas femeninas, sino porque además da por sentado que quien se interesa por el deporte es exclusivamente público masculino. ¿Qué opinan de estas azafatas las mujeres que acuden a ver los partidos? Y si ese trabajo no es sexista, ¿por qué no vemos a las mismas azafatas besando a cámara lenta a las ganadoras de torneos femeninos? Algunas azafatas se quejan de que quitarles ese trabajo es sexista, quizás lo sexista sea que no haya otro lugar para las mujeres en el ámbito deportivo".
En esta misma línea Mar Mas pregunta: "¿A que nadie ha visto en campeonatos de mujeres profesionales a hombres vestidos de forma provocadora dando los premios o besando a las ganadoras?"

Lo que está claro es que, como ocurre con muchos otros ámbitos en que la figura de la mujer es discriminada y estereotipada, la respuesta no puede venir sólo de ellas. En esta línea, Dominguez concluye: "estaría bien que figuras tan destacadas y admiradas de nuestro país, como Rafa Nadal, Pau Gasol o Marc Márquez se manifestaran al respecto. Sería un gran apoyo y un ejemplo, no sólo para sus millones de fans sino para los patrocinadores de los eventos".