Público
Público

Educación El Congreso debatirá que la empatía hacia los animales sea materia educativa

Unidos Podemos presenta una PNL para introducir el respeto a los animales en el currículo educativo de la educación secundaria como una herramienta contra la violencia en las aulas.

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 5

Una niña juega con un perro. AFP

La idea es que la empatía hacia los animales entre a formar parte de las materias educativas, pero el objetivo es mucho más ambicioso: hacer de esta una herramienta contra la violencia en las aulas, el acoso escolar y para el respeto hacia otros seres vivos.

Por eso, una propuesta nacida de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales y que el grupo parlamentario de Unidos Podemos llevará a la Comisión de Educación del Congreso, pedirá modificar la ley para introducir en el currículum escolar de la enseñanza obligatoria contenidos relacionados con el respeto hacia los animales.

“Muchas son las iniciativas que empiezan a surgir en España relacionadas con la educación en el respeto a los animales, pero la mayoría son aplicaciones puntuales y resultan incompletas al no estar dotadas de continuidad por falta de recursos, a menos que sean incluidas en el currículo de la enseñanza obligatoria”, señala el texto de la Proposición No de Ley en su exposición de motivos.

“Nos parece que cualquier iniciativa que fomente el respeto hacia otros seres vivos debería tener un hueco fundamental en el pacto educativo que se está debatiendo, al igual que otros temas como la igualdad de género o los derechos humanos. Y si el pacto educativo no sale, igualmente la llevaremos a la Comisión”, señala en conversación con Público el diputado Joan Mena, uno de los firmantes de la moción junto al portavoz del grupo, Xavier Domènech.

La propuesta está basada en estudios científicos y experiencias pedagógicas como la biofilia, definida como el vínculo emocional innato en los humanos hacia los demás seres vivos, y que, según los firmantes, ha sido valorado como recurso pedagógico para el desarrollo de las habilidades personales de los niños y jóvenes.

“Introduciendo la protección de los animales en la currícula escolar, se contribuye a que los estudiantes adquieran habilidades sociales como la empatía, comprensión, expresión de la afectividad y control de la agresividad, aprendan resolución de conflictos sin violencia, autocontrol de la impulsividad y alternativas a la agresividad. Educando en sensibilidad y empatía hacia los animales, se logra que estas cualidades se transmitan a los compañeros y por tanto que se reduzcan o desaparezcan estos problemas de agresividad y agitación en el aula. Así, del mismo modo que las conductas agresivas contra los animales son un factor predictivo de la violencia hacia las personas, un aprendizaje en el respeto a los animales ayuda a prevenir una actitud agresiva hacia los otros en el aula y por extensión en los demás espacios”, indica el texto.

Aunque el documento todavía no tiene una fecha para su debate, Joan Mena asegura que desde su grupo “invitan” a todos los partidos a firmar para conseguir un respaldo lo más amplio posible.

No es la primera vez que el Congreso atiende a aspectos relacionados con el bienestar animal. En diciembre, la Cámara Baja dio el visto bueno a una Proposición de Ley presentada por el Partido Popular que cambió el régimen jurídico de las mascotas para que dejaran de ser “cosas” y pasaran a ser reconocidos como “seres vivos dotados de sensibilidad”.