Público
Público

Galicia La justicia constata de nuevo la purga de médicos en la Xunta mediante oposiciones amañadas

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia anula el concurso que arrebató al psiquiatra Víctor Pedreira su plaza de jefe de Servicio en el hospital de Pontevedra al considerar que se basó en una “desviación de poder”

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 10
Comentarios:

Víctor Pedreira, el enésimo médico purgado por Feijóo.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha anulado el concurso-oposición mediante el que la Xunta destituyó al ex jefe del servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario de Pontevedra (CHOP), Víctor Pedreira, al considerar que el proceso fue amañado para arrebatarle la plaza y de que se produjo una evidente “desviación de poder” para otorgársela a una persona más próxima al Gobierno de Alberto Núñez Feijóo.

Pedreira, quien ocupaba la jefatura de Psiquiatría del CHOP desde que se creó el puesto en 1982, había ocupado un cargo técnico en la administración del Gobierno bipartito de PSOE y BNG como subdirector general de Salud Mental del Servicio Galego de Saúde (Sergas). Dejó ese puesto poco después de que Feijóo ganara las elecciones autonómicas del 2009, y el mismo día en fue cesado de como subdirector general del Sergas, fue también destituido como jefe de Psiquiatría del CHOP.

El TSXG ha desestimado así el recurso interpuesto por el Servicio Galego de Saúde y ha validado en su integridad la sentencia del juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Pontevedra, que el pasado diciembre ordenó volver a convocar el concurso ante las evidencias de que se habían incumplido los principios de igualdad, mérito y capacidad que deben regir el acceso a la función pública. También de que el tribunal encargado de valorar los currículos, la experiencia y los proyectos de los dos galenos que se presentaron, el propio Pedreira y el doctor Isauro Gómez Tato, mantuvo una actitud hostil hacia el primero y de manifiesta parcialidad hacia el segundo. Eso permitió a Gómez Tato, una persona “más afín” a la Xunta de Feijóo, según rezaba aquel fallo, hacerse con el puesto en liza.

Pedreira, uno de los fundadores de la Asociación Batas Blancas de Galicia, destacó ayer la relevancia “no sólo personal, sino social” de la sentencia, ya que supone “una advertencia” a la administración sanitaria de la Xunta de que no puede saltarse la legalidad para situar en puestos técnicos de responsabilidad médica, que no política, a personas próximas a sus intereses, violando así los derechos del resto de profesionales. Aun así, Pedreira lamentó que su caso haya tardado cinco años en resolverse, dado que ya está jubilado y no podrá recuperar su plaza.

No es la primera vez que los tribunales anulan los procesos convocados por el Sergas para apartar de sus puestos a determinados médicos y cubrir sus plazas con otros más próximos a la política sanitaria de Feijóo , como ya ha denunciado Batas Blancas en otras actuaciones similares en el mismo hospital de Pontevedra y también en los de Santiago y A Coruña.

En su caso, Pedreira denuncia una verdadera “persecución profesional” que se inició tras las elecciones del 2009, cuando el nuevo gerente del CHOP le informó de su cese y de que tendría que presentarse a una oposición para consolidar su plaza.

El concurso se convocó meses después, pero el examen definitivo tuvo que esperar hasta el 2013. Primero, porque hasta tres tribunales fueron recusados ante la evidencia de que eran manifiestamente partidarios de Gómez Tato, y, segundo, porque una primera prueba también fue anulada porque, según la justicia, se favoreció a ese candidato de forma “escandalosa”.

En el examen definitivo, según consta en la sentencia del TSXG del pasado 26 de octubre y cuyo ponente ha sido el magistrado Fernando Seoane Pesqueira, la comisión evaluadora incumplió las normas éticas y legales que deberían regir un procedimiento de este tipo: “La total actuación de la comisión de evaluación dibuja un escenario de propensión en favor del candidato señor Gómez Tato, incompatible con la imparcialidad que debe presidir el trabajo de aquel órgano”.

Según los jueces, el tribunal de la oposición denegó “sin la debida justificación” la recusación de uno de sus miembros que había alegado Pedreira, el doctor Julio Bobes, y se negó a hacer públicos, como es habitual, los criterios de evaluación del currículum y la experiencia profesional, docente e investigadora de los aspirantes, a pesar de que en los baremos que la gerencia del CHOP venía utilizando para proveer plazas similares se realizaron cambios “que favorecen precisamente al adjudicatario y ahondan en la percepción de favoritismo”. Esas modificaciones, abunda el fallo, permitieron que se beneficiara “de manera manifiesta al señor Gómez Tato”.

En concreto, el TSXG destaca la valoración de Enrique Baca Baldomero, catedrático de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid, ex jefe de Psiquiatría del Hospital Puerta de Hierro de la capital española y uno de los profesionales de más prestigio en España. Según Baca, quien acudió a la vista oral en calidad de perito, esos cambios eran absolutamente “incoherentes” e “irracionales” y no tenían otro motivo que la voluntad de la nueva gerencia del hospital de entregarle la plaza al candidato promovido por la Xunta.

Por si fuera poco, la sentencia recuerda que durante ese juicio oral que siguió a la demanda de Pedreira, los testigos que estuvieron presentes en la oposición declararon que el tribunal se comportó de forma abiertamente hostil y arbitraria contra él. Especialmente el doctor Bobes, quien no dudó en “desdeñar la trayectoria profesional” de Pedreira “significándose en las descalificaciones” y “anticipando valoraciones” con una actitud “que no tuvo con el otro candidato”, a quien, por el contrario, se dedicó a “alabar” sin que la presidencia del tribunal realizara ninguna llamada al orden destinada a mantener siquiera una mínima imagen de imparcialidad.

Además, según el TSXG, el informe emitido por la comisión de evaluación de la oposición que justificaba que se entregara la jefatura del servicio a Gómez Tato “fue genérico, parco y poco ilustrativo”. Entre otras cuestiones, “no se destacan facetas o aspectos concretos de la exposición que hacen merecedor al señor Gómez Tato de una puntuación ocho puntos superior” a Pedreira.

El fallo que ha venido a dar la razón al ex jefe de Psiquiatría del CHOP se suma a otras resoluciones judiciales que han tumbado actuaciones de la Xunta del PP destinadas a purgar a la clase médica gallega apartando de sus puestos a determinados médicos para entregárselos a otras personas más próximas al PP.

Tras la llegada de Feijóo al poder, además de Pedreira, también fueron destituidos, entre otros, el neumólogo José María Borro, ex jefe del Servicio de Cirugía Torácica del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña; Enrique Temes Montes, jefe de Neumología del Complejo Hospitalario Universitario de Pontevedra; Enrique Vázquez Astray, jefe del servicio de Digestivo en el mismo centro, y Evaristo Varo, jefe de Cirugía General y Digestiva del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago y cuya plaza fue entregada a Manuel Bustamante, marido de Rocío Mosquera, quien fue la primera gerente del Sergas con Feijóo y posteriormente su consejera de Sanidad. Todos recurrieron a la justicia y todos han ganado sus pleitos.