Público
Público

Incendios Galicia La teoría de PP sobre los "terroristas incendiarios" de Galicia se viene abajo

El fiscal de Medio Ambiente gallego descarta que detrás de los fuegos exista una acción organizada criminal y asegura que "todavía es pronto" para saber el origen de los fuegos.

Publicidad
Media: 3.64
Votos: 14
Comentarios:

Manifestación en protesta por los incendios este domingo en Santiago de Compostela. EFE

Ni "terrorismo incendiario" ni "tramas organizadas". El fiscal de Medio Ambiente de Galicia, Álvaro García, ha descartado este lunes que detrás de la ola de incendios que arrasó hace una semana el noroeste español -causando cuatro muertos y más de 30.000 hectáreas quemadas- se esconda una banda criminal, como se apresuró a señalar el propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, pocas horas después de comenzar el fuego.

"No tenemos datos para entender que haya organización o un concierto de personas para provocar en sí mismo daño o mal de una manera directa. Con lo que tenemos no podemos conectar ninguno de los incendios que estamos investigando", ha dicho en declaraciones a la Cadena Ser el fiscal, que ha añadido que "todavía es pronto" para saber si fueron intencionados o no. "La investigación de incendios es muy laboriosa, muy complicada", ha dicho.

Tanto el Gobierno central como el regional, ambos liderados por el PP, cerraron filas desde el primer momento en torno a la tesis de una trama organizada para quemar los montes gallegos sin que hubieran comenzado las pesquisas y sin que se hubieran producido detenciones (el único detenido hasta ahora es un hombre que cometió una imprudencia mientras asaba chorizos).

"Es algo que no se produce por casualidad. Esto ha sido provocado”, declaró Mariano Rajoy. "Se daban las condiciones para hacer daño. Los incendios se han producido de una manera que la naturaleza no puede explicar. Y a partir de ahí yo creo que todos los ciudadanos podemos sacar las mismas conclusiones", señaló por su parte la ministra Isabel García Tejerina.

Feijóo habló directamente de "terrorismo incendiario" y propuso a Rajoy que los condenados por incendios reciban condenas equiparables a las aplicadas en casos de terrorismo.

Aludir a tramas organizadas de incendiarios ha sido un recurso frecuente por parte de los responsables políticos gallegos cada vez que se han producido grandes fuegos en el territorio, pero nunca se ha demostrado su existencia.

Aunque nadie niega que muchos de los focos pudieron haber sido intencionados, lo cierto es que los fuegos provocados por incendiarios y pirómanos (personas con clara intención de quemar) son relativamente escasos en España. Pese a que el 95% de los incendios en nuestro país son provocados por la acción humana, la mayoría se debe a negligencias o despistes, sobre todo en las actividades agropecuarias, como la quema de rastrojos, la quema de monte para obtener pastos o el uso de maquinaria inadecuada.

Actividades que, junto a unas condiciones meteorológicas desfavorables, una vegetación con abundante peso de especies no autóctonas como el eucalipto o el pino, la falta de medidas de prevención y limpieza de bosques, o los recortes en los equipos anti incendios ayudan a generar la tormenta perfecta que ha calcinado Galicia.