Público
Público

Incidentes en la Complutense al llevar Hazte Oír su autobús a un acto universitario

Un simpatizante de la asociación ultra agrede al decano de la Facultad de Derecho, quien trataba de mediar en el enfrentamiento entre estudiantes y la organización transfóbica. 

Publicidad
Media: 3.58
Votos: 19
Comentarios:
Estudiantes de la UCM protestando ante el autobús de Hazte Oír. /@PAULABIOTA

Estudiantes de la UCM protestando ante el autobús de Hazte Oír. /@PAULABIOTA

Simpatizantes de Hazte Oír y estudiantes de la Universidad Complutense de Madrid se enfrentaron este viernes en la Facultad de Derecho, dónde estaba programada un acto en el que iba a participar el presidente de la organización ultra, Ignacio Arsuaga y que fue cancelada por decisión del Rectorado.

A pesar de la prohibición los participantes de ese acto, de marcada tendencia ultraconservadora, entre los que se encontraba el presidente de Hazte Oír y Rocio Monasterio, presidenta de Vox Madrid Oír, han decidido  celebrar un acto en las puertas de la facultad.

Incluso Hazte Oír llevó hasta allí su polémico autobús, lo que elevó la tensión.

Decenas de estudiantes abuchearon la llegada del autobús transfóbico de Hazte Oír a su llegada al centro universitario. Los jóvenes les esperaban con pancartas de "Hazte querer" y gritando consignas como "fuera fascistas de la Universidad" o "los ángeles no tienen genitales". El decano de la facultad de Derecho ordenó el cierre de las puertas del edificio para impedir la entrada de los ultracatólicos.

Un grupo simpatizante de los ultraderechistas  que acompañaba a Ignacio Arsuaga se enfrentó a los estudiantes que protestaban por su presencia.

Arsuaga caldeaba los ánimos al pedir "libertad de expresión" y afirmar ante los medios allí presentes que "la gente ha sido anardecida por los políticos que nos están insultando".

Ricardo Alonso, decano de la Facultad de Derecho, trataba de apaciguar los ánimos entre ambos grupos cuando se produjo un forcejeo con un simpatizante de la formación. Alonso, que denunció los hechos ante la Policía, afirmó que el suceso "no ha pasado a mayores". Algunos medios hablaron de que había recibido un cabezazo y el quiso puntualizar que le había roto los botones de la camisa.

Finalmente la Policía Municipal ha acudido al lugar de los hechos y ha obligado al autobús transfóbico a abandonar el parking de la  Facultad. Los jóvenes que protestaban por su presencia lo han despedido entre aplausos. 

Estaba previsto que este viernes se produjese una mesa redonda sobre libertad de expresión, y que la facultad prohibió. El decano ha explicado que la conferencia estaba organizada por un solo estudiante y "este tipo de actos solo pueden organizarse si lo solicita una asociación de estudiantes legalmente inscrita y con representatividad".