Publicado: 17.04.2015 12:34 |Actualizado: 17.04.2015 21:19

El falso monje shaolín reconoce los asesinatos de dos mujeres que cometió en 2013

Cinco hombres y cuatro mujeres, en el jurado del caso. La comunidad africana en Vizcaya pide "justicia" para las mujeres asesinadas por Juan Carlos Aguilar.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Juan Carlos Aguilar, conocido como el falso monje shaolín, acusado por el asesinato en 2013 de las mujer nigeriana Maureen Ada Otuya y la colombiana Jenny Sofía Rebollo, se dirige a declarar en presencia de su abogada de oficio Livia González, en la sala

Juan Carlos Aguilar, el falso monje shaolín, en la sala de la Audencia de Bizkaia donde ha comenzado hoy la vista oral de su juicio por doble asesinato. /EFE

Juan Carlos Aguilar, de 49 años, conocido como el falso monje saholín, ha admitido hoy los asesinatos de la mujer nigeriana Maureen Ada Otuya y la colombiana Jenny Sofía Rebollo, cometidos en junio de 2013 en Bilbao. "Sí, reconozco todo", ha respondido Aguilar al ser preguntado por el fiscal sobre los asesinatos de ambas mujeres al inicio del juicio que ha comenzado hoy en la Audiencia de Bizkaia.

El falso saholín, que se ha negado a contestar a las preguntas de las acusaciones particulares, ha respondido "sí" a medida que el representante del ministerio público le iba interrogando sobre si los días 1 y 2 de junio de 2013 llevó a ambas mujeres al gimnasio que regentaba en Bilbao y las mató. La Fiscalía ha calificado los hechos como dos asesinatos con alevosía y ha pedido 20 años de cárcel para el acusado por cada uno de ellos.



Cinco hombres y cuatro mujeres integran el tribunal del jurado que enjuicia, desde este viernes, a Juan Carlos Aguilar. Desde poco antes de las doce del mediodía ha comenzado a conformarse la Sala, que está presidida por el magistrado Manuel Ayo, presidente de la Audiencia Provincial de Vizcaya.

Juan Carlos Aguilar fue trasladado a primera hora hasta los calabozos desde la cárcel de Zaballa. A este centro penitenciario llegó procedente de la prisión palentina de Dueñas, para ser juzgado. Las acusaciones piden un total de entre 40 y 45 años de cárcel para el procesado.

Compatriotas de la asesinada en 2013 d la mujer nigeriana Maureen Ada Otuya, junto al Palacio de Justicia de Bilbao donde se celebra hoy el juicio contra el acusado Juan Carlos Aguilar, conocido como el falso monje shaolín. /EFE

Un grupo de africanos frente al Palacio de Justicia de Bilbao donde se celebra hoy el juicio contra Juan Carlos Aguilar, conocido como el falso monje shaolín. /EFE

Miembros de la comunidad africana residentes en Bilbao han pedido hoy que se haga "justicia" con el falso monje shaolín Juan Carlos Aguilar

Comunidad africana

Una treintena de africanos se ha congregado esta mañana a las puertas del Palacio de Justicia de la capital vizcaína en solidaridad con las mujeres asesinadas y con intención de asistir al juicio. Algunos de ellos han dicho que han acudido a la Audiencia de Bizkaia para reivindicar "que se haga justicia" con el asesino de Otuya y Rebollo.

Juan Carlos Aguilar, que regentaba un gimnasio en Bilbao y se hacía pasar por monje shaolín, fue detenido por la Ertzaintza el 2 de junio de 2013 y encarcelado días después como presunto autor de las torturas y las muertes de las dos mujeres, así como por el despedazamiento de una de ellas, la ciudadana colombiana.

 

A través de un escrito, Aguilar reconoció hace pocas semanas los asesinatos con alevosía de ambas mujeres, aunque rechazó el ensañamiento del que también se le acusa en el caso de la primera, según ha informado el abogado que representa a la familia de esta víctima.

El hecho de no reconocer el ensañamiento supone que si no se consigue demostrar la existencia de este agravante, el acusado cumpliría una pena efectiva de 25 años. Si se aprecia su práctica, la condena efectiva ascendería a 30 años, el máximo previsto en la legislación española.